La infelicidad de Lady Di y el divorcio del Príncipe Carlos: los motivos de la huida del Príncipe Harry

TRAUMA FAMILIAR

La infelicidad de Lady Di y el divorcio del Príncipe Carlos: los motivos de la huida del Príncipe Harry

La aterradora idea de formar parte de una familia desestructurada habría hecho que el Príncipe Harry tomase esta decisión precipitadamente y sin hablarlo con nadie más.

La infelicidad de Lady Di y el divorcio del Príncipe Carlos: los motivos de la huida del Príncipe Harry

La publicación del libro 'Battle of Brothers' del historiador Robert Lacey sobre la guerra y distanciamiento entre los Príncipe Guillermo y Harry ha vuelto a colocar los problemas internos de la Familia Real británica en el centro de la polémica. Ahora, tras varios días de nuevas informaciones y especulaciones, la periodista y escritora Penny Junor abre una nueva senda en la historia británica sobre los motivos que habrían llevado al menor de los hermanos a salir apresuradamente de la Corona británica tras una decisión unilateral.

El Príncipe Carlos y Lady Di, cada uno por su ladoEl Príncipe Carlos y Lady Di, cada uno por su lado

Tal y como apunta Junor, el origen habría estado ya en la infancia de la Princesa Diana de Gales, que vivió traumatizada desde muy pequeña por la separación de sus padres después de que su madre se fuese de casa cuando ella apenas tenía 6 años. Este hecho llevó a que la custodia tanto de Lady Di como de sus hermanos fuese para su padre en detrimento de su madre por su actitud.

"Carlos no sabía que Diana había crecido traumatizada"

Esto mismo hizo que, ya una vez casada con el Príncipe Carlos, el matrimonio fuese por los mismos derroteros por el miedo de la Princesa a formar parte, de nuevo, de una familia desestructurada con una tercera persona -Camilla Parker Bolws- de por medio. Diana Spencer parecía la mujer perfecta para ser una futura Reina: de origen aristocrático, su padre había trabajado para la Reina Isabel II y parecía sentirse cómoda en el mundo de la realeza. "Lo que Carlos no sabía es que Diana había quedado traumatizada por el divorcio de sus padres. Creció sin sentirse amada y ese terrible sentimiento arruinó su vida y fue un factor importante en la ruptura de su matrimonio", apunta Junor.

La Princesa Diana de Gales abrazando a su hijo el Príncipe Harry de InglaterraLa Princesa Diana de Gales abrazando a su hijo el Príncipe Harry de Inglaterra

Esto mismo hizo que los Príncipes Guillermo y Harry "crecieran con poca comprensión de cómo es una familia feliz". Un hecho que hizo que, al conocer a Meghan Markle, el propio Príncipe Harry reviviese los fantasmas que tanto habían atormentado a su propia madre y que le habían hecho acabar con lo que se creía que sería una historia feliz. "Harry vio que [Meghan Markle] no tenía cimientos familiares firmes y esto lo hacía mucho más complicado de lo que parecía", y esto podría ser lo que empujó el devenir de los hechos: "Creo que hay un elemento de la historia que se repite", reconoce la mencionada periodista.

"Hay un elemento de la historia que se repite"

Pero lejos de que este hecho apartase al Príncipe Harry de Meghan Markle, esta "le sorprendió tanto" después de varias relaciones fallidas que todo fue rodado. El joven no dudó en empezar a hablar sobre el matrimonio a todo su entorno nada más comenzar la relación con la actriz, algo que preocupó enormemente a su familia. De hecho, su propio hermano, el Príncipe Guillermo creyó que se estaba precipitando: "Era una pregunta razonable y algo que un hermano protector tenía que hacer. Sus padres se habían precipitado a un desastroso matrimonio un año después de conocerse y apenas sabían nada el uno del otro realmente cuando ya estaban dándose el 'sí, quiero'", apunta.

Primer plano del Príncipe Harry y Meghan Markle en dirección a Frogmore House tras su bodaPrimer plano del Príncipe Harry y Meghan Markle en dirección a Frogmore House tras su boda

Pese a las buenas intenciones con las que el Príncipe Guillermo decía esto, su hermano pequeño no se lo tomó nada bien y creyó que lo hacía por el simple hecho del origen de su por aquel entonces novia: una actriz de Hollywood que ya se había casado, un personaje reconocido de la prensa rosa e hija de un matrimonio problemático. Este primer enfado se hizo todavía mayor cuando el Duque de Cambridge habló con su tío, Earl Spencer, para que interviniese en esta historia y le hiciese ver al Príncipe Harry que su decisión era precipitada, igual que lo había sido la de la ya fallecida Lady Di, tal y como apunta el libro 'Battle of Brothers'.

El Príncipe Harry no se tomo mal las palabras de su tío, ya que entendía la preocupación que tenía por él; pero en cambio si estaba mucho más furioso con su propio hermano por entrometer al resto de la familia en una discusión que -a su parecer- debería de ser algo entre ellos dos. "El distanciamiento fraternal se estableció", apunta la biografía: "Había acercamiento y reconciliación especialmente cuando se les requería una demostración pública de unidad familiar". Una fachada que ocultaba las verdaderas trastiendas de una relación rota.

El Príncipe Harry y Meghan Markle en su primera aparición conjunta tras el SussexitEl Príncipe Harry y Meghan Markle en su primera aparición conjunta tras el Sussexit

Antes, durante y después del enlace real entre el Príncipe Harry y Meghan Markle las cosas no se pusieron fáciles y la exactriz fue colocada en el centro de todas las críticas. Una situación que hizo que esta no se sintiese cómoda en ningún momento como miembro de la Casa Real. Ante esta situación, el Duque de Sussex entendió que tenía que proteger a su mujer, su hijo y la felicidad de ambos. Markle, al igual que Lady Di, venía de un hogar roto y su único apoyo, su madre Doria, se encontraba a miles de kilómetros y la nueva Duquesa estaba completamente sola ante el peligro. A diferencia de Kate Middleton, esta no tenía una familia funcional que la apoyase.

Por este mismo motivo, fue entonces cuando el Príncipe Harry tomó la decisión de alejarse de la Corona británica, abandonar sus obligaciones reales e instalarse a miles de kilómetros de su propia familia en Estados Unidos, pero cerca del único apoyo que podía tener su esposa, su propia madre. El Duque de Sussex tomó la decisión "sin discutirlo con nadie", solo le preocupaba la felicidad de su mujer y que esta no se convirtiese en la Lady Di del siglo XXI.

Te puede interesar