Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo celebran su aniversario de boda más feliz

BODAS DE BRONCE

Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo celebran su aniversario de boda más feliz

Los Grandes Duques Herederos celebran su aniversario por primera vez como padres.

Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo celebran su aniversario de boda más feliz

El 20 de octubre de 2012, Luxemburgo vivió una boda real por todo lo alto. Ese día, el Gran Duque Heredero, el Principe Guillermo de Luxemburgo, contrajo matrimonio con la aristócrata belga Stéphanie de Lannoy, que se convirtió entonces en Su Alteza Real la Gran Duquesa Heredera. Desde entonces, la pareja ha vivido momentos buenos y otros no tan buenos, siendo el mejor de todos el nacimiento de su hijo Carlos.

Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo, muy cariñosos con su hijo Carlos de LuxemburgoGuillermo y Stéphanie de Luxemburgo, muy cariñosos con su hijo Carlos de Luxemburgo

En las Casas Reales se ejerce presión sobre los matrimonios regios para que tengan descendencia, sobre todo cuando el futuro de la dinastía está en juego al tratarse de la pareja heredera. Así, a pesar de que los Grandes Duques de Luxemburgo tenían otros dos nietos en la línea sucesoria, la Princesa Amalia y el Príncipe Liam, hijos de Félix y Claire de Luxemburgo, los ojos se seguían posando en Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo.

Los años pasaban, celebraban aniversarios y a pesar de que habían declarado que evidentemente iban a formar su propia familia, querían disfrutar de unos años para ellos dos solos. Finalmente el 6 de diciembre de 2019 se anunció que esperaban su primer hijo. El niño nació el 10 de mayo de 2020 y fue llamado Charles Jean Phillipe Joseph Marie Guillaume, se le dio tratamiento de Alteza Real y dignidad de Príncipe de Luxemburgo.

Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo con su hijo Carlos de Luxemburgo en la celebración de su bautizoGuillermo y Stéphanie de Luxemburgo con su hijo Carlos de Luxemburgo en la celebración de su bautizo

Nombres y títulos aparte, la pareja heredera se llenó de felicidad por haber cumplido con la necesaria continuidad dinástica, y sobre todo por haber formado la familia que deseaban con la llegada de su hijo Carlos. El quinto nieto de los Grandes Duques de Luxemburgo es un bebé muy bueno y adorable al que ya han llevado a actos oficiales en los que él mismo era el protagonista. También ofrecieron una entrevista para hablar de paternidad y de la felicidad que sienten con Carlos de Luxemburgo.

Un recuerdo a la boda real

Y así llegó su octavo aniversario de boda. El 20 de octubre de 2020 fue recordado por la Corte Ducal con una serie de imágenes correspondientes al enlace. En ellas se les ve dándose un beso desde el balcón del Palacio Ducal de Luxemburgo, desde el mismo balcón acompañados por Enrique y María Teresa de Luxemburgo, en un emotivo momento de su boda y saliendo de la Catedral de Santa María de Luxemburgo convertidos en marido y mujer.

"Feliz aniversario de bodas! Echamos la vista atrás a este bonito día hace 8 años", comentó la Casa Ducal de Luxemburgo junto a las imágenes. Ese día fueron inmensamente felices, pero 8 años más tarde lo son todavía más al haber completado su alegría con su deseado hijo Carlos.

Te puede interesar