Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy se convierten en marido y mujer tras su boda civil

BODA REAL LUXEMBURGO

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy se convierten en marido y mujer tras su boda civil

El Gran Duque Heredero y Condesa Stéphanie de Lannoy han sellado su amor con una boda civil celebrada en el Ayuntamiento de Luxemburgo.

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy en su boda civilGuillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy en su boda civil

El Príncipe Guillermo de Luxemburgo, Gran Duque Heredero de Luxemburgo, ha convertido en miembro de la realeza a la Condesa Stéphanie de Lannoy tras contraer matrimonio por lo civil este viernes 19 de octubre a las 15:30 horas.

Minutos antes de esa hora, los entonces prometidos y su cortejo, donde destacaron los Grandes Duques Enrique y María Teresa de Luxemburgo, salieron del Palacio Ducal para poner rumbo al ayuntamiento, donde tuvo lugar la ceremonia civil.

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy y los Grandes Duques en la boda civilGuillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy y los Grandes Duques en la boda civil

Guillermo y Stéphanie salieron saludando y sonriendo a los ciudadanos que se agolpaban en las inmediaciones para ser testigos del paseo prenupcial y caminaron la escasa distancia que separa el Palacio de la Casa Consistorial.

El Gran Duque Heredero eligió para su enlace civil un traje azul marino con raya diplomática, zapatos negros y corbata morada con raya blanca; por su parte, la Condesa eligió un traje de chaqueta de color marfil con bolso y zapatos plateados, luciendo una melena suelta aunque con el flequillo recogido hacia un lado.

El pueblo luxemburgués se vuelca con la boda

Durante el paseo, los novios han seguido repartiendo saludos y sonrisas al pueblo, e incluso se han acercado a algunos de los ciudadanos antes de entrar en el ayuntamiento, donde les esperaba el alcalde, Xavier Bettel, que tras ofrecer un obsequio a la futura princesa, ha casado a Guillermo y Stéphanie en la sala de plenos, convirtiéndoles así en marido y mujer ante la Ley.

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy durante su boda civilGuillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy durante su boda civil

Los ya Príncipes de Luxemburgo han sentido el calor de su pueblo, que se ha concentrado junto al Palacio Ducal y el Ayuntamiento de la capital agitando banderas nacionales y vitoreando a la regia pareja, que se ha acercado a saludar a los hombres, mujeres y niños que han querido compartir su alegría.

Guillermo y Stéphanie no han escatimado en saludos a los ciudadanos, han recogido banderas y otros obsequios, e incluso han firmado algunas fotografías cuando así se lo han pedido algunas de las personas que se sienten felices y orgullosas del enlace real.

Cena de gala para celebrar la boda civil

No ha sido hasta las 17:00 horas cuando los Príncipes Guillermo y Stéphanie han entrado de nuevo en el Palacio Ducal, donde a las 20:00 horas tendrá lugar una cena de gala para celebrar la boda civil con la asistencia de la Familia Ducal, la familia Lannoy, los representantes de las monarquías reinantes y no reinantes, las autoridades nacionales y otros invitados.

Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy tras su boda civilGuillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy tras su boda civil

Al día siguiente tendrá lugar el enlace religioso al que acudirán las Casas Reales Reinantes y no Reinantes, y donde estarán los Príncipes de Asturias. La boda será a las 11:00 horas y se celebrará en la Catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo.

A las 13:00 horas habrá una recepción oficial en el Palacio Ducal, pero no acabarán ahí los festejos, pues la boda del Heredero también ofrecerá un espectáculo musical en el centro de la ciudad a partir de las 18:00 horas. A las 20:20 se lanzarán fuegos artificiales y a las 20:45 la plaza Guillaume II acogerá los conciertos de Selah Sue y Funky P. Así, la fiesta terminará a altas horas de la madrugada.

Te puede interesar