El esfuerzo del Rey Felipe para reconciliarse con el Rey Juan Carlos pese a las presiones

PADRE E HIJO

El esfuerzo del Rey Felipe para reconciliarse con el Rey Juan Carlos pese a las presiones

El Rey ha hecho un gran esfuerzo para reconciliarse con su padre y darle el homenaje que creía que merece.

El esfuerzo del Rey Felipe para reconciliarse con el Rey Juan Carlos pese a las presiones

La relación del Rey Felipe y el Rey Juan Carlos no siempre ha sido fácil. Al posicionamiento sin fisuras del Monarca al lado de Doña Sofía en sus problemas matrimoniales se unieron sus tensiones con Doña Letizia o la distinta forma de pensar en cuanto a cómo actuar con la Infanta Cristina. Después de la abdicación de Juan Carlos I, se ha sentido apartado y solo mientras por otro lado aparecían escándalos y más escándalos que no hacían más que confirmar que el Rey Emérito debía ser apartado.

La Familia Real en el 40 aniversario de la ConstituciónLa Familia Real en el 40 aniversario de la Constitución

Sin embargo, las aguas parecen haber vuelto a su cauce. El pasado 6 de diciembre se cumplieron 40 años de la Constitución Española, y por ello, el Congreso de los Diputados acogió un acto en el que estuvieron presentes los seis miembros de la Familia Real. Tras el discurso de Ana Pastor, presidenta de la Cámara Baja, fue el turno de las palabras de Felipe VI, que en su larga alocución recordó a sus padres, y sobre todo a Juan Carlos I.

"Una Monarquía Parlamentaria, en el seno de una democracia, que impulsó mi padre el Rey Juan Carlos I, de forma tan decisiva y determinante, durante aquel periodo trascendental de nuestra historia. Y siempre junto a él, el apoyo permanente y comprometido de mi madre, la Reina Sofía". A esas palabras le siguieron los aplausos del Hemiciclo, que quiso honrar así a quienes hasta el 19 de junio de 2014 fueron los Reyes de España.

El Rey Felipe y el Rey Juan Carlos bromeando en la reunión del Patronato de la Fundación CotecEl Rey Felipe y el Rey Juan Carlos bromeando en la reunión del Patronato de la Fundación Cotec

Tanto el reconocimiento público como el hecho de estar presente en el Congreso ha sido fruto de la reconciliación entre padre e hijo. Felipe VI entendió que pese a los escándalos y al daño causado a la Corona, Juan Carlos I se mereció un homenaje. La decisión fue difícil, ya que como señala El Mundo citando fuentes de La Zarzuela, el consejo que se le daba al Monarca es que no diera protagonismo a su padre, ya que su imagen pública está por los suelos y no hace más que desprestigiar a toda la Casa Real. Por si fuera poco todo lo pasado, los audios de Corinna y Villarejo en los que se acusaba al Emérito de haber cometido presuntos delitos y su inoportuno saludo a Mohammed Bin Salman tras haber sido acusado por la CIA de ordenar el asesinato de Khashoggi, llevaron a estos consejeros a insistir a Felipe VI con que no debía homenajear tan directamente a su padre.

Amor de hijo

Sin embargo, el Rey entendía que era lo que tenía que hacer. Si se homenajeaba a la Constitución y a sus padres, también tenía que recordarse al hombre que pilotó la Transición. Además, no quería que se repitiera lo que sucedió el 28 de junio de 2017, cuando Juan Carlos de Borbón se quedó fuera del acto realizado en el Congreso para conmemorar los 40 años de las primeras Elecciones Generales democráticas. En aquel momento, el Rey Juan Carlos se sintió herido y humillado y no dudó en hacerlo público.

El Rey Juan Carlos y el Rey Felipe en la entrega del Toisón de Oro a la Princesa LeonorEl Rey Juan Carlos y el Rey Felipe en la entrega del Toisón de Oro a la Princesa Leonor

Luego llegó 2018, año de la rehabilitación del Rey Juan Carlos por su 80 cumpleaños y los 40 de la Carta Magna, pero al final, los escándalos y su mala salud dieron al traste con todo. Lo peor fue la reaparición de Corinna y Villarejo, que han puesto a la Corona nuevamente contra las cuerdas. Felipe VI lo ha pasado muy mal por el daño a la Institución y por tener que debatirse entre lo que siente como hijo y lo que siente como Rey. Finalmente, pesó más el amor de hijo y al agradecimiento a lo que hizo en el pasado, por mucho que su pasado más inmediato y su presente disten mucho de ser ejemplares. Se cerraba así la tensión padre e hijo, y también los homenajes. Ahora, Juan Carlos de Borbón tendrá que dejar de quejarse por ser apartado y Felipe VI podrá seguir adelante.

Te puede interesar