El doble motivo del largo y llamativo aplauso de la Reina Letizia al Rey Felipe en los 40 años de la Constitución

SUS RAZONES

El doble motivo del largo y llamativo aplauso de la Reina Letizia al Rey Felipe en los 40 años de la Constitución

A la Reina Letizia no le hizo ninguna gracia que el Rey Juan Carlos se llevara tantos aplausos.

El doble motivo del largo y llamativo aplauso de la Reina Letizia al Rey Felipe en los 40 años de la Constitución

El pasado 6 de diciembre se celebró el acto central por el 40 aniversario de la Constitución Española en el Congreso de los Diputados. Hasta allí se desplazaron diputados, senadores, los Padres de la Constitución y la Familia Real Española en pleno.

El Rey Felipe, emocionado por el aplauso de la Reina Letizia en el 40 aniversario de la ConstituciónEl Rey Felipe, emocionado por el aplauso de la Reina Letizia en el 40 aniversario de la Constitución
El acto contó con un discurso de la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, al que siguió uno más largo del Rey Felipe. Fueron muchos los temas que trató el Jefe del Estado, pero uno de los que más llamó la atención fue el referente a sus padres, a los que homenajeó con estas palabras: "Una Monarquía Parlamentaria, en el seno de una democracia, que impulsó mi padre el Rey Juan Carlos I, de forma tan decisiva y determinante, durante aquel periodo trascendental de nuestra historia. Y siempre junto a él, el apoyo permanente y comprometido de mi madre, la Reina Sofía"

Aplausos y más aplausos

Al finalizar su alocución, el Monarca recibió la ovación de buena parte del Hemiciclo, pero sobre todo de la Reina Letizia. Felipe VI le indicaba que debían marcharse ya, pero Doña Letizia le miraba y le seguía aplaudiendo, lo que provocó la risa del Monarca. Sin duda, una de las razones de la Reina para no dejar de aplaudir fue el inmenso orgullo que sentía hacia el Rey. Pero hay otro.

Como señala Carmen Rigalt, la otra razón sería que a la Reina Letizia no le gustó tanta ovación y tanto aplauso a los Reyes Juan Carlos y Sofía, sobre todo en el caso de su suegro. Al final, las mayores ovaciones fueron para ellos, y Doña Letizia entendía que no podía ser así, y quien se merecía los mayores aplausos era Felipe VI. A pesar de los esfuerzos por entenderse, las relaciones entre los Borbones siguen siendo complicadas.

Te puede interesar