4 desgracias y alegrías que han marcado la vida de Victoria de Suecia, la princesa vencedora

NO HA SIDO FÁCIL

4 desgracias y alegrías que han marcado la vida de Victoria de Suecia, la princesa vencedora

Victoria de Suecia ha tenido una vida llena de felicidad, pero también de grandes retos que le han hecho más fuerte.

4 desgracias y alegrías que han marcado la vida de Victoria de Suecia, la princesa vencedora

Victoria significa 'La mujer triunfadora', o 'La mujer exitosa', y si hay alguien que hace honor a su nombre, ella es la Princesa Victoria de Suecia, una mujer que pese a nacer en el seno de la Familia Real Sueca, y por tanto con una posición acomodada, se ha tenido que enfrentar a varios retos. Afortunadamente, en todo ha salido victoriosa, y enfila su vida con la perspectiva de aquel que no lo ha tenido nada fácil, pero que ha peleado por conseguir que su existencia sea mejor.

Carlos Gustavo y Silvia de Suecia con su hija Victoria con días de vidaCarlos Gustavo y Silvia de Suecia con su hija Victoria con días de vida

Victoria Ingrid Alice Desiree nació el 14 de de julio de 1977 en el Hospital Karolinska en Solna, Estocolmo. Como primogénita del Rey Carlos XVI Gustavo y la Reina Silvia, se le concedió tratamiento de Alteza Real y las dignidades de Princesa de Suecia y Duquesa de Västergötland, además de ser heredera de la Corona... al menos durante un tiempo. Su vida ha tenido momentos alegres y amargos, como la de todo el mundo, si bien es cierto que la que está llamada a ser Reina de Suecia ha tenido que atravesar tragos poco agradables hasta conseguir ser la mujer feliz que es.

1Heredera casi discriminada

Al ser la primera hija del Rey, se convirtió automáticamente en heredera al trono de Suecia. En el reino escandinavo había Ley Sálica, por lo que al nacer mujer perdería su posición si tenía un hermano, como así sucedió. Soplaban tiempos de cambio, y además, los médicos comunicaron a la Reina que sería complicado que volviera a concebir.

Magdalena de Suecia en su bautizo con los Reyes de Suecia y sus hermanos Victoria y Carlos FelipeMagdalena de Suecia en su bautizo con los Reyes de Suecia y sus hermanos Victoria y Carlos Felipe
Afortunadamente se equivocaron, y el 13 de mayo de 1979, los Reyes dieron la bienvenida a su segundo hijo, el Príncipe Carlos Felipe. Con este natalicio, Victoria quedaba desplazada... pero el proceso para reformar la Ley ya había comenzado, y pese a las protestas del Rey, en 1980 el Parlamento Sueco aprobó la equiparación de sexos en la sucesión al trono, aunque dándole carácter retroactivo para que Victoria volviera a ser la Heredera. Carlos Felipe volvió a ser el segundo en la línea de sucesión, y Victoria retomó la posición que le correspondía.

El enfado de Carlos Gustavo fue mayúsculo. Entendía el cambio en la Ley, pero no aceptaba el carácter retroactivo, y opinaba que era mejor que su heredero fuera el Príncipe Carlos Felipe, su hijo varón. Ya nada pudo hacer, y solo le quedó aceptar la situación y preparar a Victoria como su sucesora. El tiempo ha pasado, y la Princesa Victoria ha demostrado ser una digna heredera, con mayores niveles de aceptación que su padre. El Monarca ha terminado loando las capacidades de su hija como futura reina, aunque siguiendo en sus trece, expresó públicamente que al igual que él, la ciudadanía preferiría que le sucediera un varón. Nada de esto ha hecho mella en la relación de Victoria con su padre, al que adora.

2 La dislexia, un problema compartido

La dislexia es un problema que provoca que quien lo sufre no pueda leer con fluidez. Sus tentáculos se extienden también a la escritura, lo que dificulta el aprendizaje y exige a los niños una dosis extra de trabajo para poder lograr sus objetivos. Este padecimiento es muy común en la Familia Real Sueca, tanto que la padecen el Rey Carlos XVI Gustavo y sus tres hijos.

Magdalena de Suecia en su primera Navidad con sus hermanos Victoria y Carlos FelipeMagdalena de Suecia en su primera Navidad con sus hermanos Victoria y Carlos Felipe

La Princesa Victoria ha confesado lo mal que lo pasó al darse cuenta de que no era como los demás, que todo le costaba un esfuerzo añadido, y lo peor de todo, que sus compañeros no entendían que sufría dislexia y se reían de ella. La heredera confesó que había sufrido acoso escolar y que había vivido un infierno: "En el colegio oía cosas que me hacían daño. Era incapaz de leer o de escribir. Las letras pegaban saltos y todos se reían de mí". Lo llevó tan mal que se echaba la culpa y se sentía tonta: "Solía pensar que era estúpida y lenta".

Afortunadamente, con mucho esfuerzo y comprensión ha logrado convivir con este problema y desarrollar sus compromisos oficiales con total normalidad. En ese sentido, lucha también contra prosopagnosia, una condición que crea problemas a la hora de recordar caras y nombres. Con esto también ha podido.

3 Una enorme piedra en el camino: la anorexia

Lo que había sufrido con la dislexia no era nada con lo que le esperaba. A los 18 años padeció anorexia, un trastorno alimenticio que la llevó al límite y que estaba acompañada de una ansiedad que le debilitaba día tras día. Esta enfermedad no fue llevada en silencio, sino que la Casa Real Sueca habló de un desorden alimenticio. Dejó sus compromisos académicos a un lado para centrarse en su recuperación, que siguió en Estados Unidos.

Victoria de Suecia en 1996 y Victoria de Suecia en 1997, cuando sufría anorexiaVictoria de Suecia en 1996 y Victoria de Suecia en 1997, cuando sufría anorexia

Victoria Bernardotte logró marcar límites y exigirse mucho, pero sin caer en obsesiones enfermizas. Consiguió exteriorizar lo que sentía y no culparse tanto como hacía hasta entonces. Finalmente superó la anorexia y ha aprendido a vivir con la ansiedad. Nunca se ha ido del todo, pero ahora tan solo es un recuerdo lejano que mantener a raya. Afortunadamente, es fuerte.

4 Una complicada historia de amor con final feliz

Victoria de Suecia mantuvo una relación con Daniel Collert que acabó malográndose. No era su amor verdadero, ese hombre estaba por llegar y le conoció cuando le contrató como entrenador personal en 2002. Se enamoraron, pero aunque todo era perfecto entre ellos y Daniel Westling era un hombre estupendo, los Reyes de Suecia no pensaban lo mismo y se opusieron al romance, sobre todo el Monarca.

Los Príncipes Victoria y Daniel de Suecia posan felices tras casarse en 2010Los Príncipes Victoria y Daniel de Suecia posan felices tras casarse en 2010

La ciudadanía tampoco le veía demasiado preparado, no caía especialmente bien ni le veían el consorte adecuado para quien está llamada a ser Reina de Suecia. La presión fue haciendo mella, y en 2006 rompieron. Daniel Westling abrió una cadena de gimnasios e intentó olvidar a la Heredera, al igual que ella, pero no se le pueden poner diques al mar, y a finales de ese año se reencontraron y retomaron su historia de amor, ese romance que nunca debió haber terminado.

Un año después, Victoria y Daniel ya vivían juntos, una costumbre y extendida entre la generación posterior a la del Rey Carlos XVI Gustavo, y en 2009, el Monarca concedió por fin a su primogénita permiso para contraer matrimonio, así como el Parlamento. Si no hubiera dado su brazo a torcer, la Princesa Victoria habría tenido que renunciar al trono por amor. Afortunadamente, el Jefe del Estado entendió que su hija ha sentido lo mismo que en su día sintió él por Silvia Sommerlath, una azafata alemana totalmente ajena a la realeza.

Victoria y Daniel de Suecia de excursión con sus hijos Estela y Oscar en TyrestaVictoria y Daniel de Suecia de excursión con sus hijos Estela y Oscar en Tyresta

El 24 de febrero de 2009 se hizo oficial el compromiso, aunque tuvieron que esperar hasta el 19 de junio de 2010 para casarse. La boda, que tuvo lugar 34 años después de la de los Reyes, se celebró por todo lo alto en la Catedral de San Nicolás de Estocolmo ante las Casas Reales de todo el mundo. Olof Daniel Westing pasaba a ser Su Alteza Real el Príncipe Daniel de Suecia, Duque de Västergötland. Su amor, que sigue intacto pese al correr de los años, fructificó dos veces. El 24 de febrero de 2012 nació su primogénita, la Princesa Estela, y cuatro años más tarde, el 2 de marzo de 2016, vino al mundo el Príncipe Oscar. Han pasado malos momentos, pero los buenos lo superan todo. Una vez más, Victoria ha vencido.

Te puede interesar