De la aparición de Carole Bouquet al amor de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en el Baile de la Rosa 2019

EN MÓNACO

De la aparición de Carole Bouquet al amor de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en el Baile de la Rosa 2019

Carolina de Mónaco reunió a sus hijos, nueras y yerno, además de a su hermano y su consuegra en el Baile de la Rosa.

De la aparición de Carole Bouquet al amor de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en el Baile de la Rosa 2019

El Baile de la Rosa es Carolina de Mónaco en estado puro. La participación de la Princesa de Hannover en la vida oficial no es demasiado extensa, aunque sí sigue estando presente, pero cuando llega esta evento que marca el inicio de la primavera, deja claro que quien tuvo, retuvo, y que sigue siendo más princesa que nadie.

Carolina de Mónaco en el Baile de la Rosa 2019Carolina de Mónaco en el Baile de la Rosa 2019

En este 2019, el Baile de la Rosa ha estado marcado por la ausencia de Karl Lagerfeld. El modisto era íntimo amigo de Carolina de Mónaco y se encargaba de diseñar la temática de la gala. Antes de morir dejó todo previsto para que en la noche del 30 de marzo, el Sporting Club de Monte-Carlo reflejara la playa del pequeño Principado, y así fue.

La Princesa de Hannover fue la gran estrella de la noche con un vestido de Alta Costura Primavera/verano 2019 que forma parte de la colección de Chanel que Karl Lagerfeld presentó en el Grand Palais de París. Con él hizo su particular homenaje al diseñador, además de otro a su madre, Grace Kelly, ya que se colocó un collar que Rainiero III le regaló.

Carolina de Mónaco y Alberto de Mónaco en el Baile de la Rosa 2019Carolina de Mónaco y Alberto de Mónaco en el Baile de la Rosa 2019

Junto a Carolina de Mónaco estuvo su hermano, el Príncipe Alberto, que ejerció de acompañante. Un año más no estuvo la Princesa Charlene, que no tiene por costumbre asistir al Baile de la Rosa ni aunque haya cumplido 65 ediciones, como tampoco acudió la Princesa Estefanía, poco dada a este tipo de festejos. Lo curioso es que sí estuvo el hermano de la Primera Dama, Gareth Wittstock, que asistió con su pareja, Roisin Galvin.

Reunión de los Casiraghi y allegados

Quienes sí estuvieron fueron todos los hijos de Carolina de Mónaco. Andrea Casiraghi acudió con Tatiana Santo Domingo, que apostó por el rojo. Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo demostraron una vez más que son la pareja más guapa y elegante del Principado, mientras que Alexandra de Hannover patinó con su vestido, pero estaba feliz y radiante. En su caso no le acompañó su novio, Ben-Sylvester Strautmann.

Alexandra de Hannover, Dimitri Rassam, Carlota Casiraghi, Pierre Casiraghi, Beatrice Borromeo, Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi en el Baile de la RAlexandra de Hannover, Dimitri Rassam, Carlota Casiraghi, Pierre Casiraghi, Beatrice Borromeo, Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi en el Baile de la R

La que sí acudió con pareja fue Carlota Casiraghi, que derrochó complicidad con Dimitri Rassam. Aunque siguen estando eternamente prometidos, no hay ni rastro de la presunta crisis que hizo que se publicara erróneamente que habían roto. En su momento lo desmintieron, y ahora han mostrado al mundo entero su amor.

Por si fuera poco, estuvo presente Carole Bouquet, madre de Dimitri Rassam y por tanto consuegra de Carolina de Mónaco. La actriz posó junto a los Grimaldi, aunque evitó colocarse al lado la Princesa de Hannover y se situó entre el Príncipe Alberto y su hijo. Asimismo, asistió con su nuera, Charlotte Giacobetti, esposa de su hijo Louis.

Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en el Baile de la Rosa 2019Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en el Baile de la Rosa 2019

Otros de los invitados fueron Christian de Hannover y Sassa de Osma. La pareja real viajó de Madrid a Mónaco para estar en el Baile de la Rosa, contribuir con su presencia a engrandecer los fondos de la Fundación Princesa Grace, y divertirse con su familia. Aunque Carolina de Mónaco lleva muchos años separada de Ernesto de Hannover, el Príncipe Christian tiene una relación muy estrecha tanto con su madrastra como con sus hermanastros Casiraghi, así como con su hermana pequeña, la Princesa Alexandra, a la que adora. Si no hubiera una guerra abierta entre Ernesto de Hannover y su heredero, el Príncipe Ernesto Augusto, todo sería felicidad para los Hannover y los Grimaldi-Casiraghi.

Te puede interesar