El Príncipe Andrés ha declarado que no sospechó nunca de las actividades criminales de Jeffrey Epstein

DECLARACIONES

El Príncipe Andrés ha declarado que no sospechó nunca de las actividades criminales de Jeffrey Epstein

El Príncipe ha afirmado que conoció al magnate estadounidense en 1999 pero que durante su amistad se veían de forma muy irregular.

El Príncipe Andrés ha declarado que no sospechó nunca de las actividades criminales de Jeffrey Epstein

El Príncipe Andrés de Inglaterra ha asegurado el sábado 24 de agosto de 2019 que "en ningún momento" durante su amistad con Jeffrey Epstein, "vio o sospechó" algo relacionado con sus actividades delictivas. El magnate estadounidense fue acusado de tráfico sexual de menores y a las semanas se suicidó en su propia celda.

El hijo de la reina Isabel II se ha manifestado sobre el caso emitiendo un comunicado con la finalidad de "evitar nuevas especulaciones" relacionadas con la amistad que tuvo en el pasado con el fallecido. El cual se ahorcó antes de la celebración del juicio en su contra por traficar sexualmente con menores.

"Me parece que desde el suicidio de Epstein ha habido una inmensa cantidad de especulación mediática sobre muchos aspectos de su vida. Es el caso, particularmente, con mi antigua relación o amistad con Epstein", ha explicado Andrés de York. "Por ello, agregó, quiero clarificar los hechos a fin de evitar nuevas especulaciones".

El Príncipe Andrés en una área privada de Buckingham PalaceEl Príncipe Andrés en una área privada de Buckingham Palace

El Príncipe ha contado que conoció al multimillonario estadounidense en 1999 y que durante el tiempo que mantuvieron una relación lo veía "de forma poco frecuente y probablemente no más de una vez o dos al año". También admitió que es cierto que se había alojado "en algunos de sus domicilios", explicando: "En ningún momento durante el tiempo limitado que pasé con él vi, presencié o sospeché de ningún comportamiento del tipo que llevó a su detención y a que fuera juzgado".

"Fue un error"

El octavo en la línea de sucesión al trono británico, como ya había confesado previamente, se arrepiente de haber visto a Jeffrey Epstein en 2010 tras ser puesto en libertad. Ha asegurado que "fue un error" verse con él tras haber cumplido una condena de 18 meses. Además, se solidarizó mucho con todas las víctimas del acusado: "Tremenda solidaridad con todos los afectados por sus acciones y su comportamiento".

El duque de York añadió que es consciente de que el suicidio de su examigo "ha dejado muchas preguntas sin respuesta" y de que "este es un momento difícil para todos los implicados". Fue 10 días después de que se encontraran a Epstein muerto en su celda, cuando Daily Mail sacó a la luz unas imágenes del 2010 donde aparecía el príncipe en la mansión de Nueva York del empresario, despidiéndose de una joven que abandonaba la vivienda.

Epstein tenía más amigos

El Príncipe Andrés y Jeffrey Epstein se conocían desde hacía mucho tiempo, y años atrás a todo lo sucedido, se les pudo ver de vacaciones juntos. Es sabido que el Príncipe llegó a invitar al magnate a la casa de la Familia Real británica en Sandringham y al castillo de Windsor. Tras volver a ser vistos juntos en 2010 cuando Epstein salió de la cárcel, el duque se vio obligado a pedir disculpas.

Esa reencuentro le salió caro, puesto que no solo pidió perdón sino que aseguró que había roto su relación con el imputado y dimitió de su cargo como representante del Reino Unido para el Comercio Exterior. Andrés de Inglaterra no fue el único que mantenían relaciones con el imputado, también fue fotografiado con famosos y políticos como el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton o Donald Trump. Incluso, en una ocasión Woody Allen fue visto saliendo de una fiesta de la famosa mansión de Epstein.

Te puede interesar