8 momentos que han marcado la vida de Tina Turner

ALEGRÍAS Y PENAS

8 momentos que han marcado la vida de Tina Turner

La artista logró ser feliz y convertirse en toda una estrella internacional después de años sufriendo los abusos y agresiones de su primer marido.

8 momentos que han marcado la vida de Tina Turner

Tina Turner es una de las grandes figuras de la música internacional. Decidida, arrolladora en el escenario y dueña de una de las voces más potentes que se hayan escuchado en la historia de la música, lo cierto es que en su caso sí puede afirmarse que la vida tardó en tratarla bien y que la suya no ha sido un camino de rosas. Hoy todo el mundo la conoce por ser una cantante mítica y, sin embargo, el sistemático maltrato por parte de su primer marido, las vejaciones y la situación límite a punto de estuvieron de dejar al mundo sin disfrutar de una de las grandes estrellas de la música.

Afortunadamente pudo frenar esta horrible situación antes de que fuera demasiado tarde y, a base de tesón, honestidad y muchas lágrimas logró dar un giro a su vida y hacer de ella una en la que las alegrías también fueran protagonistas. De manera que, para que conozcas un poco más a fondo a Tina Turner, te contamos los ocho episodios que han marcado su vida.

1Una dura infancia marcada por el abandono

A pesar de que es mundialmente conocida como Tina Turner, su nombre real es Anna Mae Bullock y lo cierto es que su complicada vida comienza desde este mismo momento en el que no se queda con su familia biológica, sino que es adoptada por un matrimonio de Tennessee cuando tenía cuatro años. Esta decisión prometía llenar de estabilidad la infancia de la pequeña, pero esto nunca llegó a suceder. Su madre las abandonó a ella y su hermana cuando Turner tenía once años, una decisión que años más tarde repetiría su padre al contraer de nuevo matrimonio y que obligó a las hermanas Bullock a irse a vivir con su abuela.

Ver esta publicación en Instagram

Tina Turner 1978

Una publicación compartida de Anna Mae Bullock (Tina Turner) (@tina_thebest) el

Tristemente a los dieciséis años de la cantante, su abuela murió y entonces tuvo que desplazarse hasta donde vivía su madre, de quien años más tarde afirmó no haber sentido ningún tipo de cariño. Esta situación hizo que Tina Turner no sintiera apenas apego hacia su familia, a excepción de su hermana, y que pronto comenzara a buscarse la vida por sí sola. Empezó trabajando como auxiliar de enfermería, una labor que compaginaba con pequeñas actuaciones en locales que demostraban cual era su verdadera vocación.

2 Su primer gran éxito sobre el escenario

Precisamente siguiendo ese sueño de convertirse en artista recayó en varias salas de St. Louis y East St. Louis en las que primero para suerte, y luego por desgracia, conocería a Ike Turner, líder de la banda Kings of the Rythm. En su primer encuentro, su trato no pasó de la fascinación mutua, pero tras numerosas noches coincidiendo en el local, el batería de la banda la invitó a cantar y ella dejó al grupo y el público presentes boquiabiertos. Fue entonces cuando el grupo y Turner se asociaron bajo el título de Ike & Tina Turner.

Tina Turner en los años setentaTina Turner en los años setenta

Con ellos logró grandes triunfos en la década de los 60 como 'A Fool in love' o 'It's gonna work out fine', pero sin duda aquel que la encumbraría y la daría a conocer por todo el mundo sería 'River Deep, Mountain High' y 'Proud Mary', esta última gracias a la cual les fue otorgado un Premio Grammy. No obstante, los incesantes problemas entre ellos, motivados esencialmente por el maltrato y las continuas agresiones de Ike Turner sobre su ya mujer, provocaron el declive del grupo, hasta el punto de que sus apariciones quedaron reducidas a esporádicas participaciones en programas de televisión.

3El tormentoso matrimonio con Ike Turner

Si bien Ike Turner parecía en un principio ser el gran salvador de una joven Anna Mae Bullock que soñaba con ser cantante y con él lograba acercarse a su sueño, este terminó por convertirse en pesadilla una vez que contrajeron matrimonio. Lo hicieron cuando ella apenas había cumplido dieciocho años y, desde entonces, la violencia pasó a ser un elemento más de su relación. "Ike vivía como un rey. Tenía que peinarle y hasta cortarle las uñas. Yo era su pequeña esclava. Cuando nos trasladamos a Los Ángeles, comenzó a consumir demasiada cocaína y entonces fue cuando empecé a vivir un infierno", relató en una entrevista la cantante.

Tina Turner e Iker Turner durante un concierto en 1966Tina Turner e Iker Turner durante un concierto en 1966

Lejos de quedarse ahí, Tina Turner quiso hacer del suyo un testimonio valiente y por ello no dudó en contar con pelos y señales algunas de las 'perlitas' de su ex durante su infernal matrimonio: "Las drogas acentuaron su carácter malvado, su amargura y su cólera. Estaba tan desesperada que incluso intenté suicidarme con Valium. Y cuando estuve en el hospital, Ike vino a verme y me dijo: 'Eres una hija de perra. Es mejor que no hayas muerto porque así podré matarte yo'". Este es solo uno de los cientos de episodios vividos, esos mismos que la llevaron a cantar en más de una ocasión tras haber recibido minutos antes una paliza o que le llevaron a decidir practicarse un aborto dado que él además le era continuamente infiel.

Hubo que esperar quince años desde que pasaran por el altar para que esa relación llegara a su fin, cuando ella sufrió una brutal paliza que salió a la luz por las manchas de sangre que inundaron el traje de la cantante. A pesar de lo vivido, la artista confiesa haberle perdonado, aunque "como persona mayor" y, por supuesto aclarando que nunca "volvería a trabajar con él".

4 El renacer de una mujer y estrella

Esta etapa de su vida y el declive al que él la había arrastrado profesionalmente, provocaron que Tina Turner tuviera que reconstruirse a sí misma, en lo personal y lo profesional. Pero la música era su vida, y ahora que ya se había liberado del yugo de Ike Turner, la cantante se sintió libre para opinar, tomar sus decisiones y, sobre todo disfrutar de su carrera sobre los escenarios. A finales de los ochenta intentó entrar por la puerta grande de la industria de la mano de la discográfica United Artists, pero estos apenas incidieron en el mercado.

Hubo que esperar hasta mediados de la década siguiente para que ella encontrara su sitio. 'What's Love Got to Do With It' ocupó la primera posición durante tres semanas, lo que unido a su álbum 'Private Dancer' permitieron a Tina Turner resurgir en la industria discográfica con una brillante carrera como solista. De hecho, esta ha sido reconocida con ocho Premios Grammy y otros galardones internacional que décadas después luce orgullosa.

5 Su segundo y eterno matrimonio

Como no solo las cosas buenas iban a suceder en lo profesional, en lo personal la cantante ha podido experimentar lo que era una relación llena de respeto, amor y admiración. El afortunado fue Erwin Bach, un productor musical 15 años más joven que ella al que conoció en la década de los ochenta, pero con el que no se casó hasta 2013. Con él vivió desde entonces en Suiza, motivo por el cual ha renunciado a su nacionalidad estadounidense para ser considerada ciudadana suiza de pleno derecho.

Tina Turner y Erwin Bach posan juntosTina Turner y Erwin Bach posan juntos

De su relación con Bach, la cantante solo ha tenido palabras buenas y de agradecimiento como estas: "Cuando me miraba me decía que no veía la estrella o el color de mi piel o cualquier otro detalle. Solo veía una mujer muy deseable". Con él ha compartido su vida desde entonces e incluso ha sido la persona que años atrás le salvara la vida tras sufrir un problema de salud.

6 El trasplante de riñón

Cuando parecía que en la vida de Tina Turner todo iba sobre ruedas, la salud quiso darle un serio aviso. Para ella el descanso no era una opción, pues soñaba con satisfacer las expectativas de su público en cada concierto, pero tres meses después de casarse con Bach se despertó sin poder moverse ni hablar. "Estaba sufriendo un infarto. Fue un golpe muy duro para mi cuerpo, porque mi lado derecho estaba entumecido. Tuve que trabajar con un fisioterapeuta para aprender a andar de nuevo y usar mi mano derecha iba a ser un problema". Tras ello el médico le informó que sus riñones solo funcionaban al 35%, una situación que empeoró con el paso de los años, hasta que en 2016 se vio obligada a someterse a una trasplante gracias al órgano donado por su marido, de quien dice: "Me salvó la vida".

7 El adiós a la música

Tras el infarto y el trasplante de riñón, Tina Turner anunció su retirada definitiva de los escenarios. Ya lo había hecho en el 2000, pero su pasión por subirse a ellos y entregarse a los fans era mayor que su deseo de descansar. Por este motivo en 2004 reaparecía con un nuevo álbum y en 2008 presentaba nuevas colaboraciones con artistas del momento como Beyoncé o Cher. No obstante, el cuerpo cada vez se le resentía más y, por ello, en 2013 anunciaba, y esta vez en serio, que abandonaba una carrera llena de premios, logros y hazañas.

8 El suicidio de su hijo

Todo iba sobre ruedas en la vida de la cantante: vivía feliz en su matrimonio con Erwin Bach, ya sí disfrutaba del tiempo libre y presumía de llevar una vida mucho más relajada en el anonimato del que, en ocasiones salía, para asistir a entrevistas o programas de televisión como el de su gran amiga Oprah Winfrey. No obstante, en 2018 la tragedia volvía a llamar a su puerta. En esta ocasión se trataba de su hijo mayor, Craig Turner, nacido de su relación con Raymod Hills, saxofonista de la banda Ike & Tina Turner, pero al que el exmarido de la cantante adoptó cuando ambos se casaron.

Tina Turner despide a su hijo Craig/Foto:InstagramTina Turner despide a su hijo Craig/Foto:Instagram

La causa fue una herida de bala que él mismo se infligió horas más tarde de llamar a su madre, a quien telefoneó para oír su voz. Esta noticia dejó devastada a la estrella de la música, pero incluso tras este palo tan duro, Tina Turner sacó fuerzas de flaqueza y habló de ello al poco: "Era una persona introvertida. Era muy tímido, así que no me di cuenta, pero ahora cuando escucho nuestras últimas conversaciones, noto un cambio. Las últimas veces que hablamos, las conversaciones fueron diferentes, y no me di cuenta hasta después del suicidio".

Te puede interesar