Rocío Carrasco inaugura el museo de Rocío Jurado rodeada de amigos, familia y con algunas ausencias

LA MÁS GRANDE

Rocío Carrasco inaugura el museo de Rocío Jurado rodeada de amigos, familia y con algunas ausencias

16 años después de su muerte, su hija y heredera universal ha cumplido uno de los grandes sueños de la artista.

Rocío Carrasco inaugura el museo de Rocío Jurado rodeada de amigos, familia y con algunas ausencias

Lo quiso hacer en vida, pero su prematura muerte hizo que Rocío Jurado no pudiese ver abierto el museo en su honor en Chipiona, su tierra natal. Fue también su muerte, la repartición de sus bienes y ciertas irregularidades administrativas lo que también hicieron que tardase nada menos que 16 años en hacerse realidad este sueño. Pero ayer, 2 de junio de 2022, fue su hija la que lo hacía tan solo un año después de pisar por primera vez Chipiona en 15 años y tras volver a la vida pública y mediática con su docuserie 'Rocío. Contar la verdad para seguir viva'. Ahora, más fuerte que nunca y hablando 'En el nombre de Rocío', ha vuelto a la localidad dándose un baño de masas.

Rocío Carrasco dándose un baño de masas en la inauguración del museo Rocío Jurado en ChipionaRocío Carrasco dándose un baño de masas en la inauguración del museo Rocío Jurado en Chipiona

La hija de 'La más grande' llegaba al museo vitoreada por decenas de personas que se agolpaban a las puertas. Pero no lo hacía sola. Rocío Carrasco estaba rodeada de amigos y familiares en un día tan especial como este. Lo hacía de la mano de su marido, Fidel Albiac, siempre en un segundo plano, pero con momentos de intimidad como hacía tiempo que no se veían públicamente. También su prima, Rocío Jurado, una de las voces que se han sumado en su relato en la segunda serie documental.

Rocío Carrasco besando a Fidel Albiac en la inauguración del museo Rocío Jurado en ChipionaRocío Carrasco besando a Fidel Albiac en la inauguración del museo Rocío Jurado en Chipiona

Tampoco se lo quisieron perder personas que tuvieron un importante papel en su regreso a la vida pública. Es el caso de Anaís Peces, Directora de las docuseries de Rocío Carrasco y la voz que interactúa con ella durante los capítulos; David Valldeperas, Director de 'Sálvame' y compañero en 'La fábrica de la tele'; o Ana Bernal-Triviño, periodista, colaboradora de los debate de 'Rocío. Contar la verdad para seguir viva' y una de sus mayores defensoras que pusieron nombre a las múltiples violencias que este narró en la serie documental.

Rocío Carrasco, Ana Bernal-Triviño y Anaís Peces en la inauguración del museo Rocío Jurado en ChipionaRocío Carrasco, Ana Bernal-Triviño y Anaís Peces en la inauguración del museo Rocío Jurado en Chipiona

Por allí también se encontraba Carmen Borrego, miembro esa familia que Rocío Carrasco eligió y que estuvo con ella en sus peores momentos. Pero lo hacía en calidad de reportera de 'Sálvame', teniendo la oportunidad de hablar con la protagonista a su llegada al museo. También lo hacía el Maestro Joao en compañía de su pareja. El vidente es un gran defensor de Rocío Carrasco tanto en redes como en los platós, llegando a enfrentarse a Rocío Flores en directo reprochándole su actitud. También Miguel Poveda, artista y amigo de la familia de Rocio Jurado.

Carmen Borrego entrevistando a Rocío Carrasco en la inauguración del museo Rocío Jurado en ChipionaCarmen Borrego entrevistando a Rocío Carrasco en la inauguración del museo Rocío Jurado en Chipiona

También tuvo un importante papel Luis Mario Aparcero, Alcalde de Chipiona, quien consiguió abrir el museo de la mano de Rocío Carrasco desde que formalizaran su acuerdo en enero de 2020. Este también se ha sumado a las voces de 'En el nombre de Rocío' para dar luz a lo que realmente ocurrió durante estos 16 años que impidieron la apertura del museo de Rocío Jurado. Durante el evento, ambos demostraron el cariño y aprecio que se tienen con diferentes muestras públicas ante los allí presentes.

Rocío Carrasco y Luis Mario Aparcero, Alcalde de Chipiona, en la inauguración del museo Rocío Jurado en ChipionaRocío Carrasco y Luis Mario Aparcero, Alcalde de Chipiona, en la inauguración del museo Rocío Jurado en Chipiona

En cambio, y pese a la presencia de 600 invitados, hubo muchos nombres que no hicieron acto de presencia y que han llamado la atención casi tanto como los allí presentes. Si bien Carmen Borrego se encontraba allí trabajando, no estuvieron allí ni María Teresa Campos ni Terelu, posiblemente por sus obligaciones profesionales como colaboradora de 'Viva la vida'. Tampoco lo hacían otros colaboradores de 'Sálvame' y defensores de Rocío Carrasco. Tampoco Carlota Corredera, presentadora de la primera serie documental, lo que le permitió unirse mucho a Rocío Carrasco.

El discurso de Rocío Carrasco

Antes de abrir oficialmente las puertas del museo, Rocío Carrasco quiso dar un sentido discurso para agradecer que se haga este sueño realidad. Unas palabras que pronunció sin poder emocionarse: "Para mí esto no va a ser fácil. Por las venas de Rocío Jurado, de mi madre, corría la sangre de una artista, como la que corría por las venas de Camarón, de Lola, de Pastora Imperio, de Paco de Lucía... corría sangre, como en la de ellos, andaluza. Y eso no puede ser casualidad. Andalucía y el arte siempre van de la mano y este museo hoy inauguramos en un homaneje a la música, al poderío, al cante y a este tierra Y la gente de esta tierra. Que es humilde, que es trabajadora, pero que tiene mucho arte, como el que tenía ella".

Rocío Carrasco inaugurando el museo Rocío Jurado en ChipionaRocío Carrasco inaugurando el museo Rocío Jurado en Chipiona

El destino quiso que Rocío Jurado -a a mí me cuesta mucho llamarla Rocío Jurado, así que vais a permitirme que diga 'mi madre'- llegara al mundo aquí, en Chipiona, tierra de mariscadores, de viñedos, de camaleones y de la flor cortada. Su padre, Fernando, mi abuelo, era zapatero; mi abuela, Rosarío, mujer bella donde las hubiera y con una garganta privilegiada, tenía la voz más bonita que se ha escuchado en estas calles. Gracias a ellos y a toda su familia, ella triunfó, pero jamás se olvidó ni un solo día de su lugar en el mundo y de los suyos. Sus raíces están aquí y aquí van a seguir para siempre.

Mi madre amaba cantar, era feliz cuando la escuchaban y soñaba con tener un museo aquí en Chipiona, pero su verdadero sueño era envejecer aquí, rodeada de flores, comiéndose un paquete de pipas en la Avenida de Regla. Ese era su deseo real. Pasar los últimos años en el chalet que le había comprado a su abuela Rocío. Ella quería pasar sus días paseando por las playas de Regla, por el muelle, por el faro, por la Cruz del Mar, por la plaza de abastos... yendo a tomarse un café con la Ani, a pelearse con ella, que se peleaban todo el día; ir a ver a mi tío Antonio, tomarse un moscatel con él, reírse con él; disfrutar de mi tío Manolín en el campo, que desde aquí yo le mando un beso", decía mirando al cielo.

Te puede interesar