Rocío Carrasco, sobre la visita a la tumba de Rocío Jurado: "Ha sido duro, pero me ha hecho bien"

UN GRAN PASO

Rocío Carrasco, sobre la visita a la tumba de Rocío Jurado: "Ha sido duro, pero me ha hecho bien"

Tras 14 años sin pisar Chipiona, Rocío Carrasco volvió a la localidad de su madre y donde le dijo adiós por última vez 15 años atrás.

Rocío Carrasco, sobre la visita a la tumba de Rocío Jurado: "Ha sido duro, pero me ha hecho bien"

El pasado 1 de junio se cumplían 15 años de la muerte de Rocío Jurado, 'la más grande'. Con motivo de una fecha tan señalada, gran parte de su familia hacía un homenaje de puertas abiertas en el Cementerio de San José de Chipiona, donde está enterrada. Lo que nadie se esperaba es que, apenas unos días después, haría lo mismo su única hija, Rocío Carrasco, volviendo a la localidad después de 14 años sin pisarla.

Rocío Carrasco visitando la tumba de Rocío Jurado en su 15 aniversarioRocío Carrasco visitando la tumba de Rocío Jurado en su 15 aniversario

Un hecho que, a diferencia de lo anterior, ocurrió a puerta cerrada a pesar de los reporteros que esperaban a la puerta para captar el momento. "Vamos a Chipiona (...), hace mucho tiempo que no voy. Demasiado tiempo", se escucha decir a Rocío Carrasco en unas imágenes suyas viajando en el tren de Madrid a la localidad andaluza: "Es el sitio donde he pasado muchísimos de los mejores momentos de mi vida. Significaba vacaciones, playa, diversión, poder andar sola por calle. Que no estuviera nadie vigilándome, tenía mucha más libertad. Para mÍ significa mi madre, mi padre, mi adolescencia y, lo más importante, donde descansa ella".

"En mí ha cambiado algo"

Un motivo por el que, para Rocíito, volver se le hacía difícil: "No entiendo Chipiona sin mi madre, pero si es verdad que yo voy llenando mi recipiente de vida y cada vez me encuentro con más fuerza para hacer más cosas. Y una de ellas es volver y voy para no dejar de ir". Tal y como recogen las imágenes, la hija de la cantante se acercó a la tumba, depositó unas flores y apenas aguantó un par de segundos delante de la conocida estatua de su madre. Tras esto, se retiró rápidamente al estar sufriendo un ataque de ansiedad por la situación. "Yo solamente miré su cara, le dije que la quería, le puse las flores y me fui porque no podía estar más tiempo".

Corona de flores de Rocío Carrasco a Rocío Jurado en el 15 aniversario de su muerteCorona de flores de Rocío Carrasco a Rocío Jurado en el 15 aniversario de su muerte

Ahora, apenas 24 horas después, lo recordaba en el plató de Telecinco: "He vuelto a mi pueblo. En mí ha cambiado algo. Estoy más tranquila (...) creo que tiene que ver el contacto con mi gente, con la arena, con la brisa... muchas cosas", reconocía nada más llegar a junto de Carlota Corredera. Esta visita a Chipiona ha marcado un antes y un después en la vida de Rocío Carrasco y así lo reconoce ella misma: "He dado un paso que para mí era impensable porque antes no lo podía hacer. No tenía la capacidad emocional, porque estaba bloqueada por todo lo que he contado. Mi mente estaba solamente en eso y estaba paralizada. No tenía la suficiente fuerza como para enfrentarme a ir al cementerio".

"Quiero comprarme una casa en Chipiona"

El problema, confiesa, nada tenía que ver con la muerte de su madre y vacío que esta dejó en su vida: "Yo a ella siempre la siento cerca (...) La muerte de mi madre la tengo superada, ese duelo lo he pasado, sé que es ley de vida. Pero esto no significa que yo no me emocione cuando hable de mi madre o yo no llore cuando vaya al cementerio. Pero el hecho de ir allí después de 14 años me ha hecho bien, pero ha sido un momento muy duro. Yo antes no podía porque no tenía fuerzas. Ahora lo he hecho, pero ha sido un momento muy duro".

Rocío Carrasco llora la muerte de su madre Rocío JuradoRocío Carrasco llora la muerte de su madre Rocío Jurado

Un gran momento que le ha permitido abrir una nueva etapa en su vida. Un nuevo capítulo que viene marcado por un nuevo comienzo, el de la segunda parte de la docu-serie, 'En nombre de Rocío'. "Se lo dije a Anaís: 'Quiero ir y quiero empezar habiendo superado eso' que hacía tanto tiempo que mi cabeza y mi estado no me permitía. Fue muy duro, pero a la vez fue gratificante. Era ir a donde estaba ella, aunque a mí no me hace falta ir al cementerio para estar con ella, ella está conmigo todos los días. Pero quería superar esa barrera porque hasta ese momento no tenía fuerzas para hacerlo", un momento que la ha cambiado para siempre: "A mí me ha servido mucho y me sentí triste en un primer momento, pero luego me sentí amplia, llena por no tener ese límite. Me sentí con fuerza, un pasito más que hemos dado". Un pasito que le ha hecho reconectar con su segunda casa: "Yo me traje el recipiente de las vidas arriba de todo. Voy a volver pronto y quiero comprarme una casa allí", se sinceraba.

Te puede interesar