De tal palo, tal astilla: así es la relación que comparte Isabel Preysler con cada una de sus hijas

FAMILIA NUMEROSA

De tal palo, tal astilla: así es la relación que comparte Isabel Preysler con cada una de sus hijas

Descubre el vínculo tan diferente que Isabel Preysler comparte con cada una de sus tres hijas, Chabeli Iglesias, Tamara Falcó y Ana Boyer.

De tal palo, tal astilla: así es la relación que comparte Isabel Preysler con cada una de sus hijas

De esta forma, y teniendo en cuenta la poca asiduidad con la que visita el país, es posible que esta relación entre madre e hija quede reducida, simplemente, a los viajes que Preysler realice a Miami, donde viven tres de sus cinco hijos. "No somos una familia normal", llegó a asegurar Chabeli Iglesias hace tiempo... Y es que, ante el revuelo ocasionado por su nacimiento hace ya más de cuatro décadas, el odio generado hacia los medios de comunicación le han llevado a situarse prácticamente en el anonimato, sin querer saber nada de las cámaras. Pero tanta independencia familiar le ha llevado incluso a no heredar absolutamente nada del estilo de su madre, siendo multitud de veces comparada con los acertados looks con los que nos deleitan sus otras dos hermanas, Tamara Falcó y Ana Boyer.

Tamara Falcó junto a Isabel Preysler para felicitar el Día de la Madre 2018Tamara Falcó junto a Isabel Preysler para felicitar el Día de la Madre 2018

Sus más y sus menos con Tamara Falcó

Fruto de su segundo matrimonio con el Marqués de Griñón, Carlos Falcó, nacía en noviembre de 1981 su segunda hija, Tamara Falcó, con quien actualmente comparte el mismo techo. Porque aunque lo cierto es que nunca llegó a dejar la casa familiar del todo, fue en el año 2015 cuando Falcó optó por hacer sus maletas de nuevo y acompañar a su madre y a su hermana Ana Boyer en uno de los momentos más duros de sus vidas, cuando el Marqués de Griñon falleció. Sin embargo, y gracias a la entrevista concedida a Bertín osborne hace unos meses, en su programa 'En tu casa o en la mía', se han podido conocer más detalles acerca del vínculo que caracteriza a Preysler y su hija.

"Discuto muchísimo con mi madre", aseguraba la joven entre su multitud de confesiones. Una actitud que a muchos nos lleva a recordar la época de la adolescencia pero que no parece incidir demasiado en su relación familiar. Así al menos quiso reflejarlo Preysler durante la apertura de la nueva tienda de Porcelanosa en Miami, el pasado mes de junio: "Me encanta que siga soltera y viva en casa. Me hace ilusión que mis hijas vuelvan a vivir en casa de su madre". De esta forma, y a aunque podría decirse que en muchas ocasiones madre e hija se llevan como "el perro y el gato", no nos cabe duda que ambas les encanta seguir compartiendo momentos del día a día juntas.

Además, fue en esta misma entrevista en la que se pudo conocer la poca predisposición de Isabel Preysler a la hora de sincerarse con sus propias hijas sobre su vida privada, reconociendo que "mami -como ella llama cariñosamente a su madre- nunca habla". Sin embargo, más allá de los sentimientos personales de cada una de ellas, no cabe duda de que Preysler siempre ha sido y seguirá siendo un referente de elegancia y actitud para sus hijas. Y sino que le pregunten a Falcó, quien optó por inspirarse en el estilo de su madre para dar con el look perfecto durante el concierto de Los Secretos en Madrid, celebrado el pasado julio.

Ana Boyer e Isabel Preysler en los Premios Prix de la Moda de Marie Claire 2012Ana Boyer e Isabel Preysler en los Premios Prix de la Moda de Marie Claire 2012

La pequeña de la familia

El tercer y último matrimonio de Isabel Preysler concedía a la celebrity filipina su último embarazo, el de su pequeña Ana Boyer. Hasta el momento, su historia de amor con Miguel Boyer, fallecido hace ahora cuatro años, había sido la más significativa por parte de la exmujer de Julio Iglesias, quien compartió junto al economista más de 35 años de amor. Un año más tarde de esta fatídica noticia, Preysler parecía recuperar la ilusión junto al escritor Mario Vargas Llosa, produciendo reacciones de todo tipo. Tanto que incluso se ha llegado a especular sobre la opinión que Ana Boyer mantuvo en su día y sigue manteniendo al respecto´sobre este repentino noviazgo, estando todavía un poco en el aire.

Así, fue en el momento en el que se conocía públicamente su romance con Vargas Llosa, cuando Boyer optaba por abandonar la residencia familiar para vivir junto al tenista Fernando Verdasco. Casualidad o no, lo cierto es que en su momento sonó a un acto de disconformidad por parte de la joven. Un distanciamiento que parecía evidenciarse hace solo unos meses, durante la celebración del Madrid Open 2019, cuando la pareja y Ana Boyer acudían al mismo evento pero sin compartir siquiera asiento juntos. Aunque un stories publicado horas más tarde por Boyer, junto a su marido, su madre y Mario Vargas Llosa, acabó derrumbando cualquier tipo de hipótesis.

Te puede interesar