Isabel Pantoja llega al hospital junto a Kiko Rivera para conocer a su nieta Ana

PRIMERA NIETA

Isabel Pantoja llega al hospital junto a Kiko Rivera para conocer a su nieta Ana

Nada más salir de Alcalá de Guadaía, Isabel Pantoja ha acudido al hospital sevillano en el que ha nacido su nieta Ana, la primera hijo en común de Kiko Rivera e Irene Rosales. Es su tercer nieto.

Kiko Rivera recibe a su madre Isabel Pantoja a la puerta del hospital en el que ha nacido AnaKiko Rivera recibe a su madre Isabel Pantoja a la puerta del hospital en el que ha nacido Ana

Mientras ella volvía a la cárcel de Alcalá de Guadaíra para pasar su primer noche después de haberle concedido el tercer grado -un régimen de semilibertad que le obliga a acudir a dormir a prisión de lunes a jueves-, su nuera Irene Rosales ingresaba en un hospital sevillano para dar a luz.

Pasaban ya las doce de la noche cuando Anabel Pantoja utilizó las redes sociales para dar la gran noticia de que la pequeña Ana ya había venido al mundo. Un bebé que nació por cesárea a las 00:30 horas con un peso de 2,8 kilos.

Se esperaba su nacimiento para dentro de diez días, pero la pequeña se ha adelantado y su abuela ya ha podido acudir al hospital para conocerla. A primerísima hora de la mañana, Agustín Pantoja y Anabel Pantoja acudían a Alcalá de Guadaía para recoger a la tonadillera.

Anabel Pantoja y Agustín Pantoja recogen a Isabel Pantoja de la cárcelAnabel Pantoja y Agustín Pantoja recogen a Isabel Pantoja de la cárcel

Ana Rivera Rosales, el mejor regalo de Navidad de la familia Pantoja

Media hora después la orgullosa abuela era recibida en el centro médico por su hijo Kiko Rivera con una oreja de sonrisa a sonrisa. Ahora Isabel Pantoja ya tiene en brazos a Ana, su tercer nieto y el primer hijo en común de su hijo Kiko Rivera y su novia Irene Rosales.

La pareja anunciaba el pasado mes de mayo que iban a ser papás y que se había comprometido. Ya en verano, luciendo barriguita, Irene Rosales desvela que estaba esperando una niña que se iba a llamar Ana en honor a la abuela de su chico. Ahora la pequeñaja se ha convertido en el mejor regalo de Navidad que podía tener la familia.

Te puede interesar