Santi Millán: "Me considero una persona feminista, pero mi educación ha sido de heteropatriarcado"

ENTREVISTA BEKIA

Santi Millán: "Me considero una persona feminista, pero mi educación ha sido de heteropatriarcado"

El actor y humorista se une al especial 'Stop Princesas' de Comedy Central en el que se da voz a las cómicas.

Santi Millán: "Me considero una persona feminista, pero mi educación ha sido de heteropatriarcado"

Santi Millán es actor, es presentador y por supuesto es humorista. Por ello, el catalán fue elegido para poner el toque 'masculino' a un especial de Comedy Central 'Stop Princesas' en el que comparte protagonismo con la presentadora, Marta Flich, y con las humoristas Susi Caramelo, Macarena Gómez, Marta González de Vega, Eva Soriano y Patricia Sornosa.

Aunque son ellas las protagonistas, que para eso es un especial que desmonta clichés sobre la mujer, Santi Millán aporta el punto de vista masculino al feminismo, porque no lo olviden, el feminismo es una lucha necesaria para hombres y mujeres y el feminismo también libera a los varones.

Santi MillánSanti Millán

Bekia: 'Stop Princesas! es un especial de humor feminista. Pero, ¿Qué es el humor feminista?

Santi Millán: El humor feminista es hablar de feminismo en clave humor, algo que puede hacer tanto un hombre como una mujer.

B: ¿Qué hace un hombre en un especial de cómicas?

S.M: El ejercicio que se hace es ese, que algo no funciona bien cuando resulta extraño que en un programa todo sean mujeres y solo haya un hombre. Si pasara al revés nadie dice qué es raro que solo haya una cómica entre todos estos hombres. Se busca el normalizar, el decir que las mujeres también tienen sentido del humor, también pueden hacer comedia y pueden hablar de muchos temas y reírse de ellas mismas, que es muy saludable.

B: ¿Por qué piensas que tradicionalmente el mundo de los cómicos ha sido de hombres?

S.M: Creo que es algo cultural, igual que el mundo de la cocina era de los hombres porque el mundo laboral era de los hombres y las mujeres estaban relegadas a otras cosas. Poco a poco las mujeres van ocupando el lugar que merecen que no es otro que un lugar de igualdad de oportunidades y que ellas pueden decidir lo que quieren y lo que no quieren hacer. El hecho de ser mujer no te predispone a hacer nada en particular. Intentar pretender que como es una mujer para hacer comedia no, ¿por qué? no tiene ningún sentido. Es interesante que empecemos a considerar que las mujeres pueden hacer comedia igual que un hombre.

B: ¿Quiénes son tus cómicas favoritas?

Dentro del elenco que actúa en este especial todas son fantásticas y son cómicas a las que sigo y admiro. Todas las que están lo son y muchas que no están también son mujeres divertidas con un gran sentido del humor. Gracias a Dios hoy en día tenemos cómicas en este país que están haciendo un gran trabajo, están destacando y están al mismo nivel o más que cualquier cómico.

B: Sin desmerecer a nadie. ¿Si tuvieras que quedarte con algunos de los monólogos de tus compañeras, cuál elegirías y por qué?

S.M: Es complicado quedarme con uno. Lo bueno es que todas hablan de la misma temática, un mismo nexo de unión, pero cada una lo hace desde su punto de vista y son muy diferentes. Por ejemplo Eva Soriano habla de cómo nos han engañado en los cuentos o Patricia Sornosa toca el tema de la prostitución. Todo eso es enriquecedor. Cada una tiene su personalidad, habla desde su punto de vista y cada una te hace reflexionar y eso es lo interesante en este especial. Aparte de lo que te puedas reír, cuando has acabado de ver el espectáculo, seguramente la gente hablará, debatirá, y reflexionará y eso es lo que se busca.

B: En el caso de tu monólogo lo escribiste tu o fue entre varios guionistas?

S.M: Fue un trabajo conjunto con el equipo del programa y hablando sobre temas pensamos que estaría bien enfocar el feminismo desde el punto de vista de un tío de mi edad. Tengo 50 años y mi educación ha sido de heteropatriarcado. Me considero una persona feminista pero también es verdad que hay muchos paradigmas que tenemos instalados que pensamos que son lógicos y normales y viendo este tipo de espectáculos y reflexiones que hacen otras mujeres te cuestiones que estás equivocado. Al final fue como enfocamos el monólogo, plantear esas dudas.

Santi Millán en el desfile de Menchen Tomas en la 080 Barcelona 2016Santi Millán en el desfile de Menchen Tomas en la 080 Barcelona 2016

B: ¿Por qué el feminismo es también una lucha necesaria para los hombres?

S.M: No es que sea necesaria, es una lucha lógica. El hecho de ser hombre no tendría por qué cuestionarse si es necesario o no, es una cuestión de derechos e igualdad y hay que luchar por ello, independientemente de que seas hombre o mujer. Si eres una persona progresista no lo puedes ver de otra manera. Pensar de otra manera es anacrónico y no tiene cabida en los tiempos que corren. No solo encuentras en el género masculino gente reticente a cambiar cosas respecto a la relación entre géneros, dentro de las mujeres también. El 8 de marzo en la manifestación donde veías a los partidos en plena precampaña cómo se posicionaban buscando la aprobación de su electorado y veías a mujeres de partidos conservadores cuestionando la necesidad del feminismo o cuestionando algunas cosas y yo no acabo de entenderlo.

B: ¿Tú como hombre has sido víctima de situaciones machistas?

S.M: Sí, por supuesto y yo no pondría la mano en el fuego ni por mí porque muchas veces tenemos comportamientos machistas sin ser conscientes de ello. Está bien que haya cierta educación por parte de las mujeres de reprogramarnos y enseñarnos un poco qué es lo que es correcto o cómo deberían ser las cosas.

Santi Millán y Rosa Olucha en la cena benéfica de la Fundación Rafa NadalSanti Millán y Rosa Olucha en la cena benéfica de la Fundación Rafa Nadal

B: ¿En tu casa hay reparto de tareas y corresponsabilidad?

S.M: Sí, mi mujer manda y yo obedezco. Creo que el funcionamiento en la pareja tiene que ser pactado por ambas partes. No hay que buscar, como yo plancho el lunes, tú planchas el martes... no. Si por ejemplo esta semana te viene mejor a ti ocuparse de los críos, pues te ocupas tú, otra igual me viene mejor a mí, y así te organizas. También está bien buscar los puntos fuertes de cada uno. A mí me gusta cocinar, y siempre que puedo cocino yo porque es algo que me gusta. Si mi mujer dice que le gusta la intendencia y que yo soy más caótico, pues ya se puede encargar ella de otras cosas. Creo que tiene que ser algo pactado. El problema es que hay una idea prefijada que hay una tarea que corresponde a uno de los dos géneros y no tiene por qué ser así. En el monólogo comento que a los hombres se nos presupone que somos manitas y que tenemos que saber hacer todos los arreglos de la casa y colgar los cuadros, y una mujer está tan capacitada para colgar un cuadro como un hombre.

B: ¿Te parece que España es un país feminista?

S.M: Me parece que están cambiando muchas cosas, pero todavía nos queda un largo camino por recorrer.

B: ¿Y en cuanto a la homofobia? ¿Piensas que somos un país tolerante que acepta y respeta al colectivo LGTBI?

S.M: Como todos y hay de todo. En este aspecto queda mucho por recorrer. Hay que respectar las elecciones individuales, independientemente de que las entiendas o no. Muchas veces juzgamos a la gente por nuestros patrones de funcionamiento y eso es algo erróneo. Tú puedes tener unos valores muy respetables, pero puede que los demás no los compartan. El hecho de que alguien sea de una manera o de otra no te tendría que incomodar o resultarte extraño. A mí el hecho de que alguien sea gay me parece que es una elección personal totalmente respetable. Es un debate que me parece tan anacrónico y tan fuera de lugar que puedas cuestionar a alguien cómo se siente... es algo que no acabo de entender.

Te puede interesar