Chiqui cuenta el infierno que ha vivido en su relación con Borja: "La gente no cambia"

PROBLEMAS DE PAREJA

Chiqui cuenta el infierno que ha vivido en su relación con Borja: "La gente no cambia"

La exconcursante de 'Gran Hermano' terminó su relación con el padre de sus hijas hace una semanas y ahora ha querido explicar cómo ha sido su relación.

Chiqui cuenta el infierno que ha vivido en su relación con Borja: "La gente no cambia"

Chiqui confirmaba hace unas semanas en su cuenta de Instagram que era cierto que su relación con Borja, padre de sus dos hijas, había acabado: "Por el bien de mis hijas y del mío". Ahora se ha querido sentar en 'Sábado Deluxe' para explicar entre lágrimas los motivos de su ruptura. La murciana ha confesado que los últimos cinco años de su relación no ha sido feliz y que separarse de él ha sido lo mejor que le podía pasar.

"Llevo seis meses en tratamiento psicológico", ha confesado confirmando que la decisión de separarse se produjo el 13 de octubre de 2019 pero no ha querido entrar en detalles de qué fue lo que pasó para que después de sopesar en varias ocasiones acabar la ruptura fuese ese día en el que tomase la decisión: "No voy a relatar lo que pasó, es muy fuerte. Sentí miedo tanto por mí como por mis hijas". La pareja siempre ha tenido baches pero ambos han luchado durante diez años por sacar esa relación y a sus dos hijas adelante. A pesar de ello, como ella misma reconoce, no todo era bonito y los últimos cinco años han sido un auténtico infierno. Además ha confesado que si ha aguantado tanto tiempo con él ha sido por sus niñas: "No debe hacerse porque no es bueno ni para uno mismo ni para ellas".

Chiqui hablando en 'Sábado Deluxe'|Foto: telecinco.esChiqui hablando en 'Sábado Deluxe'|Foto: telecinco.es

"Borja no se hacía responsable de las niñas, ni de la casa ni nada. Se pasaba el día con el ordenador y me tenía terminantemente prohibido entrar en el cuarto donde se encontraba él", ha querido contar asegurando que el día a día entre ellos no era nada agradable. Ha confesado que Borja es una persona muy celosa y controladora pero que después de separarse se siente una mujer 'liberada': "No podía salir, se metía incluso con mi físico. El día que me puse de parto de mi segunda hija estaba con el ordenador y ni me preguntaba cómo me encontraba mientras me daban contracciones. No hay que aguantar ni tolerar nada. La gente no cambia por mucho que te lo digan", dice lanzando un mensaje a las personas que estén viviendo una situación similar a la que ha pasado ella.

Chiqui: "La gente no cambia"

A pesar del calvario que le ha hecho vivir su expareja, Chiqui se encuentra mucho mejor anímicamente ya que ha buscado ayuda y sigue en terapia. Reconoce que está abierta al amor y que ahora tiene más claro qué es lo que quiere: "Un hombre hecho y derecho que me quiera de verdad", dice afirmando que lo único que necesita es que la respeten. Las Navidades que está pasando junto a sus hijas y sus padres le están ayudando a estar positiva y feliz. El tiempo curará las heridas que le ha dejado esta relación de 10 años.

Te puede interesar