Las cinco claves de la octava temporada de 'Juego de Tronos': análisis del final de la serie

CONTIENE SPOILERS

Las cinco claves de la octava temporada de 'Juego de Tronos': análisis del final de la serie

Conoce las cinco claves que han marcado el final de 'Juego de Tronos' y que pueden haber provocado que la octava temporada sea considerada como una de las peores de la serie.

Las cinco claves de la octava temporada de 'Juego de Tronos': análisis del final de la serie

La tensión vivida durante seis semanas es algo que los fans de 'Juego de Tronos' no podrán olvidar. Con el desenlace de la serie, se ha puesto fin a una de las ficciones más aclamadas y vistas de todos los tiempos, por no decir que es la producción televisiva más espectacular jamás vista. Todo el planeta ha estado pendiente de qué ocurriría al final con el destino de los Siete Reinos de Poniente y, después de ocho temporadas en las que ha habido drama, emoción, pasión, violencia, traiciones, conjuras, fuego, hielo y sobre todo mucho nerviosismo, ya sabemos quién se ha sentado en el desaparecido Trono de Hierro: Bran Stark tras ser elegido por los líderes de las grandes casas nobles, algo totalmente imprevisto. Analizamos cómo ha sido la temporada final, repasando algunos cabos que han quedado sueltos y los giros argumentales más espectaculares que han dado los creadores.

1. Capítulos iniciales demasiado introductorios

Cuando se dio a conocer que la temporada final de 'Juego de Tronos' solo tendría seis capítulos, las expectativas de los espectadores se dispararon, esperando ver en cada uno de ellos una alta dosis de tensión. Sin embargo, para muchos de ellos las esperanzas se quedaron simplemente en el intento, porque no fue hasta el tercero episodio cuando la trama comenzó a resolverse, coincidiendo con la Gran Guerra que se libró entre el ejército de los muertos y el de los vivos, que supuso la caída definitiva del Rey de la Noche.

Escena de la Gran GuerraEscena de la Gran Guerra

Durante los dos primeros pases de la octava parte de la ficción, los guionistas llevaron a cabo un resumen en el que trataban de ubicar a los personajes en cada una de las tramas que tenían abiertas. Sin embargo, el tiempo que se había planteado era el que era, y que la acción hubiera llegado un poco antes habría dado más vitalidad a la que se presentaba como la temporada más espectacular de todas.

El primer capítulo de la octava fue un símil bastante fidedigno con el primero de toda la serie. Mientras que el 1x01 comenzaba con la llegada de la comitiva real a Invernalia encabezada por Robert Baratheon, Cersei Lannister y todos sus hijos, con un joven Bran Stark observando todo desde las almenas, en el 8x01 eran la reina Daenerys y Jon Snow los que regresaban al norte, mientras que un muchacho también observaba toda la escena desde la muralla. Con este contraste, conseguían que el espectador se situara de nuevo en el mundo de 'Juego de Tronos' al tiempo que se percataría de todo el tiempo que había pasado desde el comienzo de la aventura.

Jon y Daenerys al inicio de la octava temporadaJon y Daenerys al inicio de la octava temporada

Por su parte, el segundo capítulo fue el de las despedidas. La sombra de los Caminantes Blancos comenzaba a vislumbrarse en Invernalia tras haber acabado con Último Hogar, la primera fortaleza que hay después del Muro, y era el momento de prepararse para la batalla. Puede que los fans se hayan acostumbrado demasiado a la acción, porque extrañaba observar tanto derroche de sentimentalismo. Que la batalla hubiera empezado al final de este primer episodio habría dejado con más ganas de 'Juego de Tronos' a todos los seguidores, que seguro no habrían dudado un momento en trasnochar el domingo que viene para presenciar el desenlace en directo.

2. Dudas y cabos sueltos sin resolver

Si algo no se puede negar es que 'Juego de Tronos' ha mantenido en vilo a medio planeta, que para saciar sus ganas de ver más y más siempre ha recurrido a generar teorías en base a cualquier detalle que venían. Uno de los personajes que más especulaciones ha suscitado ha sido el Rey de la Noche. Desde que la vieja tata narrase a Bran en la primera temporadas las leyendas sobre la Larga Noche, comenzó a situarse en la trama esta amenaza que estaba totalmente alejada de la literatura y que era real. La verdadera guerra no era entre las casas nobles de Poniente, sino entre vivos y muertos.

El origen del Rey de la Noche sigue siendo un misterioEl origen del Rey de la Noche sigue siendo un misterio

El líder del ejército que venía de más allá del muro era el auténtico villano de los Siete Reinos. Sin embargo, no se sabía nada sobre su origen y quién era realmente, algo que muchos fans esperaban que se resolviera en la última temporada. La corriente de opinión más fuerte sostenía que era el propio Bran Stark, ya que no se entendía si no la relación que había entre ellos, algo que tampoco se ha llegado a explicar con exactitud. Solo se sabe que los niños del bosque lo crearon para tratar de frenar el avance de los humanos destruyendo su mundo mágico, pero para 'Juego de Tronos' parecía algo aburrido pensar que era un simple hombre rubio que pasaba por allí y al que ataron en un árbol para clavarle un vidriagón en el pecho y convertirlo en un ser sobrenatural.

Melisandre, Arya y El Perro durante la Gran GuerraMelisandre, Arya y El Perro durante la Gran Guerra

Por otra parte, también Melisandre ha despertado siempre incertidumbre. Ya se supo hace varias temporadas que detrás de su joven rostro se escondía una anciana que salía al descubierto cuando se quitaba el collar que siempre llevaba encima, pero no se ha explicado por qué ocurría eso. De igual modo, en el penúltimo capítulo vimos el esperado reencuentro entre los hermanos Clegane. Durante la lucha, El Perro trató de acabar con La Montaña, pero al clavar el cuchillo no salía ni siquiera sangre, al más puro estilo de los Caminantes Blancos. Muchos fans se han quedado con las ganas de saber qué clase de bestia se escondía detrás de Gregor Clegane, pero el fuego ya le ha consumido. Y la duda final es qué pasará con Drogon, que desapareció en el último episodio tras quemar el Trono de Hierro y llevarse el cadáver de Daenerys.

3. Escenas de infarto propias de la serie

Lo que no ha decepcionado a ningún espectador de la última temporada de 'Juego de Tronos' son las escenas de infarto a las que tienen acostumbrados a los fans y que también se han dado durante los capítulos finales de la ficción de HBO. En concreto, estamos hablando de momentos como la muerte de Rgaegal en el cuarto episodio a manos de los escorpiones de la Flota de Hierro, la destrucción de todas estas armas por el dragón que quedaba vivo en el penúltimo capítulo, cuando decapitaron a Missandei para declarar la guerra a la Madre de Dragones, la ejecución de Varys o la lucha entre los hermanos Clegane.

Desembarco del Rey queda destruida en el penúltimo episodioDesembarco del Rey queda destruida en el penúltimo episodio

Posiblemente, fue el penúltimo capítulo el que más acción presentó, lo que muchos alabaron porque los guionistas habían vuelto a las raíces de 'Juego de Tronos', pero para otros muchos fue el peor episodio de toda la saga. En un momento en el que la guerra parecía haber acabado, Daenerys llevó a cabo la destrucción total de Desembarco del Rey, la capital de los Siete Reinos sobre los que iba a gobernar. De Madre de Dragones a Reina de las Cenizas, este loco desenlace para su personaje fue una de las escenas más impactantes de toda la serie, lo que le llevó a la muerte, siendo asesinada por el propio Jon para evitar que imperase un nuevo gobierno basado en la tiranía.

4. Giros argumentales en el destino de los personajes

Siempre se ha dicho que en 'Juego de Tronos' las profecías siempre se cumplen, pero no ha sido así finalmente. Cersei Lannister ha sido, después del Rey de la Noche, la antagonista por excelencia de la serie, por lo que todos los espectadores esperaban una muerte cruenta para ella a manos de su hermano pequeño, ya fuera Jaime o Tyrion, tal y como predijo Maggy la Rana. Sin embargo, perdió la vida abrazada a su mellizo y aplastados ambos por un techo que se les sobrevino encima como consecuencia de la destrucción de Desembarco del Rey. Un final poético para un personaje que merecía una muerte apoteósica.

La muerte del Rey de la Noche tampoco fue la esperada. Lo cierto es que Jon Snow fue revivido por el Señor de Luz porque tenía un claro objetivo en la Gran Guerra entre vivos y muertos, por lo que se esperaba que hubiera un enfrentamiento directo entre ellos. No obstante, fue Arya la que finalmente acabó con el líder de los muertos, tal y como predijo Melissandre en su momento. En este caso, la profecía sí se cumplió, no entendiéndose por qué en el caso de Cersei no ocurrió lo mismo. A pesar de ello, Jon mantuvo un claro papel secundario que muchos seguidores no llegaron a entender, puesto que siempre se había planteado como decisivo para acabar con los muertos.

Daenerys enloqueció al final de la serieDaenerys enloqueció al final de la serie

Por su parte, el giro argumental más sobrecogedor fue el de Daenerys. Después de toda una vida intentando recuperar lo que era suyo por derecho propio, los guionistas de la serie decidieron que su papel tenía que ser reencarnar el gen loco de los Targaryen, el de su padre. La mayor parte de los fans no entendieron que se desencadenara esta trama ya que, aunque siempre ha sido un personaje que ha mostrado signos de impaciencia y ambición por el Trono de Hierro, nunca había estado dispuesta a todo por conseguirlo, a utilizar el lema de su casa, "Sangre y Fuego", para alcanzar ese objetivo.

5. La muerte de la protagonista

Después del giro argumental de los guionistas, Daenerys Targaryen se acabó convirtiendo en su propio padre, y lo que el Rey Loco no pudo hacer, lo consiguió ella: acabar con Desembarco del Rey. Debido a ello, toda la corte que hasta entonces le había sido fiel le dio la espalda, al no estar de acuerdo con esta matanza emprendida a lomos de su dragón, por lo que su destino parece que estaba claro: jaque mate a la reina.

Jon acaba con la vida de DaenerysJon acaba con la vida de Daenerys

"El amor es la muerte del deber", dice Jon Nieve el minuto 26 del capítulo final. Es en ese momento cuando se da cuenta que la amenaza es real y que es el momento de poner fin al corto reinado de su tía, Daenerys. Después de jurarla lealtad y fundirse en un beso, acaba con la vida de la protagonista por excelencia clavándole un puñal en el pecho.

Sin embargo, el otro gran protagonista de la serie siempre ha sido el Trono de Hierro. Con su desaparición tras su quema por Drogon, se puso fin al símbolo de la Corona, ya que el final de 'Juego de Tronos' ha significado la llegada de la democracia, en cierto modo. Desde ahora, los Seis Reinos, puesto Invernalia será independiente, serán regidos por un monarca elegido por los diferentes dirigentes de las grandes casas nobles de Poniente.

Te puede interesar