Victoria Federica, seria y reflexiva en una cena con una amiga en Madrid

EXCLUSIVA BEKIA

Victoria Federica, seria y reflexiva en una cena con una amiga en Madrid

La hija de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar se mostró preocupada durante una cena que compartió con una amiga en Madrid.

Victoria Federica, seria y reflexiva en una cena con una amiga en Madrid

Victoria Federica es una joven alegre que tiene muchos motivos para sonreír. Sin embargo, su vida no es perfecta y es lógico que en algunos momentos se muestre más seria y reflexiva, aunque esté compartiendo una cena con una buena amiga.

Victoria de Marichalar en un restaurante de MadridVictoria de Marichalar en un restaurante de Madrid | Foto: Bekia

Como ha podido saber Bekia, el pasado martes 25 de junio, la hija menor de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar disfrutó de una cena en el restaurante Saona de la calle General Oraá de Madrid, ubicado en el barrio de Salamanca que tan bien conoce. Allí compartió mesa y mantel junto a una amiga.

La sobrina de Felipe VI no parecía tener demasiado apetito, ya que tomó unas patatas de la casa, con salsa de queso, que acompañó con una bebida de cola. Además, se mostró seria y reflexiva, mostrando un rostro en el que se notaba que había algo que le preocupaba y a que a buen seguro compartió junto a su acompañante.

Las preocupaciones de Victoria Federica

Victoria de Marichalar había celebrado días atrás su puesta de largo, un evento por todo lo alto en el que se lo pasó en grande. Sin embargo, la fiesta no estuvo exenta de polémica debido a uno de los regalos con los que fue obsequiada: un cerdito vietnamita. El animal en cuestión debe ser registrado por la Comunidad de Madrid y Victoria Federica tiene que realizar otra serie de pasos para poder quedárselo.

Además de eso, se dice que está pensando en irse a vivir con su pareja, el torero Gonzalo Caballero, lo que habría provocado una fuerte bronca con la Infanta Elena. La Duquesa de Lugo no está de acuerdo con que su hija, que solo tiene 18 años, se marche de casa para irse a vivir con su novio, lo que habría dado como resultado una trifulca familiar. Con todos estos líos es lógico que la aristócrata esté preocupada.

Te puede interesar