El viaje de Alberto y Charlene de Mónaco a Noruega: con los niños, muy cariñosos y almuerzo con la Familia Real Noruega

VIAJE OFICIAL

El viaje de Alberto y Charlene de Mónaco a Noruega: con los niños, muy cariñosos y almuerzo con la Familia Real Noruega

El viaje sirvió para honrar la figura de Alberto I de Mónaco, para que Charlene recuperase su agenda internacional y para presentar a Jacques y Gabriella a la Familia Real Noruega.

El viaje de Alberto y Charlene de Mónaco a Noruega: con los niños, muy cariñosos y almuerzo con la Familia Real Noruega

Lo anunció la agenda oficial de la Casa Real Noruega: el 22 de junio de 2022 los Reyes Harald y Sonia, los Príncipes Haakon y Mette-Marit y la Princesa Marta Luisa ofrecían un almuerzo a los Príncipes Alberto y Charlene de Mónaco en la finca real de Bygdø, residencia de verano de la Familia Real Noruega. No solo servía como reencuentro entre los Príncipes de Mónaco y los royals noruegos, sino que suponía la vuelta de Charlene de Mónaco a la agenda internacional tras 16 meses.

Harald y Sonia de Noruega y Alberto de Mónaco en un almuerzo en BygdøHarald y Sonia de Noruega y Alberto de Mónaco en un almuerzo en Bygdø

Si ya había expectación con este viaje, al ver cómo se desarrolló el interés fue todavía mayor. Los Príncipes de Mónaco no viajaron solos, sino que llevaron con ellos a sus dos hijos, el Príncipe Jacques y la Princesa Gabriella. El Marqués de Baux y la Condesa de Carladès están ya acostumbrados no solo a los actos en su país, sino también a viajes al extranjero como el que les llevó a Japón en 2019 o a Irlanda en 2021.

Y por supuesto los mellizos posaron para la imagen que se distribuyó del encuentro entre la Familia Real Noruega y la Familia Real de Mónaco, un almuerzo al que se le dio tanta importancia que se quiso que no estuvieran solo los Reyes y la pareja heredera, sino que también la Princesa Marta Luisa se uniera al encuentro con los Príncipes de Mónaco y sus hijos.

Alberto y Charlene de Mónaco y sus hijos con Harald y Sonia de Noruega, Haakon y Mette-Marit de Noruega y Marta Luisa de Noruega en un almuerzoAlberto y Charlene de Mónaco y sus hijos con Harald y Sonia de Noruega, Haakon y Mette-Marit de Noruega y Marta Luisa de Noruega en un almuerzo

Pero este viaje no solo sirvió para estrechar los lazos entre ambas dinastías y para presentar a la Familia Real Noruega a Jacques y Gabriella de Mónaco, sino que además del almuerzo había un acto que cumplir fuera de los muros de Bygdø al que acudieron los Grimaldi con Haakon de Noruega ejerciendo como anfitrión.

Los Príncipes de Mónaco se desplazaron al Museo Fram de Oslo para inaugurar la exposición 'Navegando el Mar de la Ciencia, Científico y explorador. El Príncipe Alberto I y la temprana exploración noruega de Svalbard'. Allí los Príncipes Alberto y Charlene acabaron de una vez por todas con los rumores de separación, que siempre les persiguen pero en ocasiones con más fuerza, abrazándose y dándose un beso públicamente. Ya más no pueden hacer.

Haakon de Noruega, Alberto y Charlene de Mónaco y Jacques y Gabriella de Mónaco en la inauguración de una exposición en OsloHaakon de Noruega, Alberto y Charlene de Mónaco y Jacques y Gabriella de Mónaco en la inauguración de una exposición en Oslo

Una vez en el interior del Museo Fram, el Príncipe Alberto cortó la cinta inaugural y recorrió con la Princesa de Mónaco y sus hijos, y por supuesto el Príncipe Heredero de Noruega, esta exposición en honor al antepasado de Alberto de Mónaco y sus hijos, el Príncipe Alberto I, que reinó entre el 10 de septiembre de 1889 hasta el 26 de junio de 1922, fecha de su muerte, de hecho esta muestra es en honor por el centenario de su fallecimiento.

El homenaje de Noruega a Alberto I de Mónaco

El tatarabuelo del Príncipe Alberto, amante de los descubrimientos y las exploraciones, participó precisamente en la de Svalbard, de la que realizó la cartografía. Dedicó gran parte de su vida al estudio de lagos y mares, estudio Oceanografía y fue vital para Svalbard, por lo que ha querido sen honrado por Noruega. Sus descendientes admiraron su obra y los mellizos se llevaron como recuerdo de su paso por este lugar dos juegos de Lego del barco polar Fram que da nombre al museo.

Jacques y Gabriella de Mónaco con unos juegos de Lego en presencia de Alberto y Charlene de Mónaco en una exposición en OsloJacques y Gabriella de Mónaco con unos juegos de Lego en presencia de Alberto y Charlene de Mónaco en una exposición en Oslo

Un día después de la inauguración, Alberto II se desplazó a Longyearbyen para descubrir un busto de bronce de Alberto I donado por el Instituto Polar Noruego de Longyearbyen en memoria de sus muchas expediciones árticas y de sus vínculos con los exploradores noruegos. Tomó parte además de un crucero privado con el que navegó siguiendo la ruta realizada por el Príncipe Alberto I durante su exploración.

Te puede interesar