El entusiasmo de Estela de Suecia en su visita al campeonato mundial de biatlón con sus padres y su hermano Oscar

FAMILIA REAL SUECA

El entusiasmo de Estela de Suecia en su visita al campeonato mundial de biatlón con sus padres y su hermano Oscar

La pareja heredera y sus hijos acudieron al campeonato mundial de biatlón de Östersund, donde animaron a los deportistas.

El entusiasmo de Estela de Suecia en su visita al campeonato mundial de biatlón con sus padres y su hermano Oscar

Aunque Victoria y Daniel de Suecia están centrados en sus obligaciones oficiales, les gusta cumplir con compromisos en los que puedan estar sus dos hijos, a los que están enseñando desde pequeños qué es y qué implica pertenecer a la Familia Real Sueca y ejercer como royal.

Victoria y Daniel de Suecia con sus hijos Estela y Oscar en el campeonato mundial de biatlón en ÖstersundVictoria y Daniel de Suecia con sus hijos Estela y Oscar en el campeonato mundial de biatlón en Östersund

Por ello, la pareja heredera quiso estar presente en el campeonato mundial de biatlón de Östersund para animar así a los deportistas en el último día de competición. Bien abrigados, la Princesa Victoria y el Príncipe Daniel acudieron junto a sus dos hijos, a quienes se había visto recientemente en la festividad por el Día del Nombre en honor a Victoria de Suecia.

El entusiasmo de Estela de Suecia

Una vez más se ha podido comprobar que la simpatía y la espontaneidad de la Princesa Estela no tiene límites. La Duquesa de Östergötland estaba encantada con la bandera nacional, con los deportistas, con el día en la nieve en familia y con todo lo que le rodeaba.

Oscar de Suecia en el campeonato mundial de biatlón en ÖstersundOscar de Suecia en el campeonato mundial de biatlón en Östersund

La heredera de la heredera estaba encantada, pero no así su hermano, el Príncipe Oscar, que aunque comenzó algo más entusiasmado, pronto se cansó y quiso estar con sus padres.

De todos modos, el día no fue corto, ya que además de ver las competiciones, la Familia Real Sueca pasó por la zona en la que se encuentran los esquís y donde se ponen a punto. Una vez más, la Princesa Estela sintió curiosidad por todo y casi podría haberse quedado en mantenimiento si le hubieran dejado. A sus 7 años, Estela de Suecia se perfila como la pequeña royal más simpática y decidida.

Te puede interesar