5 películas en las que Brad Pitt demostró que es un tipo duro

Y CON CARA DE ÁNGEL

5 películas en las que Brad Pitt demostró que es un tipo duro

El actor cuenta con una extensa trayectoria entre las que destacan varios papeles con los que se ha alejado de su imagen de chico guapo.

5 películas en las que Brad Pitt demostró que es un tipo duro

Brad Pitt no ha ganado nunca un Oscar, y por el momento no se espera que lo haga. Eso sí, es uno de los actores más famosos y prestigiosos de Hollywood tanto en su faceta de intérprete como en la de productor. A lo largo de su carrera ha interpretado papeles tanto de 'chico bueno' como de 'chico malo' y tipo duro, algo que denota lo buen actor que es, ya que cuenta con un físico proclive a papeles de galán y de guaperas. Afortunada o desafortunadamente, según se mire, su trayectoria ha ido en otro sentido, siendo varias las cintas en las que con mayor o menor protagonismo, se ha convertido en el antihéroe.

1 'El Club de la Lucha' (1999)

Brad Pitt era ya un actor consolidado cuando David Fincher volvió a llamarle para coprotagonizar 'El club de la lucha'. En 1995 le había dirigido en 'Seven', y quedó tan satisfecho con el resultado que quiso volver a contar con él para esta adaptación cinematográfica del libro homónimo que Chuck Palahniuk había publicado en 1996. En 'El club de la lucha', Brad Pitt interpreta a Tyler Durden un vendedor de jabón que conoce al personaje de Edward Norton durante un vuelo. Tras encontrar su casa destrozada por una explosión, el personaje de Norton llama a Tyler Durden para tomar algo. Al salir del bar, Durden le ofrece su casa con la condición de que se peleen. Comienza así una aventura que les llevará por un camino insospechado que cambiará sus vidas para siempre.

Con este título, está claro que el personaje de Brad Pitt tenía que ser un tipo duro ¡y vaya si lo es! Tyler Durden se convierte en todo un ídolo gracias a un club de la lucha en el que deja claro que no hay quien pueda con él, y que detrás de su cara de bueno se esconde un hombre con muchas agallas. Pero, ¿quién es realmente Tyler Durden?

2 'Snatch: Cerdos y diamantes' (2000)

Quizás el siempre impecable Guy Ritchie (salvo en la terrible 'Barridos por la marea') se fijó en las cualidades para pelear de Brad Pitt cuando le vio en 'El club de la lucha'. Por otro lado, Brad Pitt admiraba profundamente al director desde que vio 'Lock & Stock', por lo que le pidió un papel, y aunque su personaje tenía parecido con el de la cinta de Fincher, no dudó en aceptar. El cineasta estaba tan contento de tener a sus órdenes a Pitt que cambió todo lo que hizo falta de Mickey O'Neil para que cuadrara. Finalmente surgió este gitano a quien no hay quien entienda y que provocaba bastante risa al hablar.

La cinta está situada en Londres y cuenta dos historias que se entrecruzan. Por un lado, la búsqueda de un diamante robado, mientras que por otro, cuenta la presión que un mafioso sin escrúpulos ejerce sobre un promotor de boxeo llamado Turco y su socio Tommy. Son precisamente estos dos últimos quienes localizan a un gitano llamado Mickey O'Neil y le convencen para que luche en sus combates. Mickey resulta ser campeón gitano de boxeo sin guantes, por lo que parece el blanco perfecto. Parece que se trata de un papel menor, pero el gitano termina siendo una pieza clave en la historia, y de tipo duro tiene un rato.

3 'Ocean's Eleven' (2001)

Si ya es bueno hacer una película que pinta que va a ser un taquillazo, es todavía mejor rodarla con amigos. Eso es lo que debió pensar Brad Pitt cuando aceptó interpretar a Rusty Ryan en 'Ocean's Eleven' junto a George Clooney y Matt Damon. Steven Soderbergh logró reunir a estos actorazos y a unos cuantos más en 2001 con este remake de la cinta homónina que en 1960 dirigió Lewis Milestone. Tuvo tanto éxito que contó con dos secuelas con nombre tan 'originales' como 'Ocean's Twelve' (2004) y 'Ocean's Thirteen' (2007).

En esta película, Danny Ocean (George Clooney) se traslada a Los Angeles tras salir de la cárcel con el objetivo de reunirse con su exsocio Rusty Ryan (Brad Pitt), al que quiere convencer para robar los casinos Bellagio, Mirage y MGM Grand de Las Vegas al mismo tiempo. Todo podría salir muy bien, o muy mal, y Rusty Ryan muestra que puede ser un chico malo y un tipo duro, pero también un tanto cómico. Lo cierto es que no lo hace mal, aunque ni es su mejor película ni fue el papel de su vida.

4'Sr. y Sra. Smith' (2005)

Cuando Brad Pitt aceptó coprotagonizar 'Sr. y Sra. Smith' junto a Angelina Jolie, no se imaginaba que su vida iba a cambiar tanto. Corría el año 2004, él estaba felizmente casado con Jennifer Aniston, y lo que ocurrió... por todo el mundo es conocido. En esta cinta en la que ambos actores se pusieron a las órdenes de Doug Liman, Brad Pitt y Angelina Jolie interpretaban a un matrimonio típico que pasa por un mal momento por el aburrimiento de sus vidas. Lo que en realidad escondían es que eran asesinos profesionales que trabajaban en empresas distintas. La pareja logra esconder su coartada hasta que por un fracaso se descubre quiénes son, recibiendo el encargo mutuo de eliminarse.

En 'Sr. y Sra. Smith', Brad Pitt saca su lado más sexy para interpretar a un refinado sicario dotado de gran belleza y elegancia. Conjuga su atractivo con unas maneras de tipo duro necesarias para sobrevivir no solo a su trabajo anterior, sino a la ardua tarea que es eliminar a su mujer y no morir en el intento. Memorable es la escena en la que destrozan la casa a tiros, eso sí, con mucho amor.

5 'Malditos bastardos' (2009)

Para rodar con Quentin Tarantino tienes que o bien ser un tipo duro, o bien parecerlo. Brad Pitt sabía perfectamente lo que quería el cineasta para la que fue su décima película y supo exprimirse al máximo para no quedarse atrás. Tenía que competir con grandes intérpretes como Christoph Waltz o Michael Fassbender, y supo mostrar todo su potencial de tipo duro, más que nada porque en esta película, su personaje no se andaba con chiquitas.

Durante la ocupación alemana acaecida en la II Guerra Mundial, una familia judía es asesinada por el coronel Hans Landa. Tan solo escapa un miembro de la familia, Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent), que escapa a París y cambia de identidad para salvar su vida y preparar su venganza. En la lucha contra los nazis se encuentra precisamente el teniente Aldo Raine (Brad Pitt), que lidera un comando de soldados judios llamados 'The Basterds' que buscan ser lo más sanguinarios posibles contra el enemigo. Legendario es el discurso que suelta a sus 'chicos' para arengarles: "Seremos crueles con los alemanes, seremos conocidos por nuestra crueldad, y encontraran pruebas de esa crueldad en los desmembrados, destripados que dejemos atrás. Los alemanes tendrán miedo de nosotros". Si Aldo Raine no es un tipo duro es que nadie lo es.

Te puede interesar