Vladimir Putin, David Cameron, Barack Obama y Angela Merkel, muy cómplices de fiesta después de una tensa reunión del G-20

REUNIÓN G-20

Vladimir Putin, David Cameron, Barack Obama y Angela Merkel, muy cómplices de fiesta después de una tensa reunión del G-20

Los principales líderes mundiales se relajaron viendo una exhibición de agua y sonido en el Palacio de Peterhof después de debatir sobre el futuro de Siria.

Vladimir Putin cubriendo a Angela Merkel con una manta en San PetersburgoVladimir Putin cubriendo a Angela Merkel con una manta en San Petersburgo

Las reuniones sobre el G-20 están acaparando los titulares estos días, especialmente en lo que refiere a la posible intervención en Siria. El debate de este 6 de septiembre fue especialmente tenso, especialmente cuando un asesor ruso calificó a Reino Unido de "pequeña isla" pero consiguieron olvidar sus diferencias para disfrutar de una espectacular exhibición en el Palacio de Peterhof, San Petersburgo.

En el evento fueron fotografiadas personalidades como Barack Obama, Vladimir Putin, Angela Merkel o David Cameron. El presidente ruso se mostró realmente atento con la Canciller alemana ya que al percatarse de que esta tenía frío, le cubrió con una manta y le obsequió con una taza de té.

Espectáculo en el Palacio de Peterhof, San PetersburgoEspectáculo en el Palacio de Peterhof, San Petersburgo

Mientras, David Cameron charlaba animadamente con ambos líderes mientras esperaba al comienzo del show. Teniendo como escenario una Rusia opulenta y grandiosa que se dejaba entrever en el vestuario de los actores, el show incluyó un despliegue de luz y sonido impresionante que dieron magia y música a la noche.

El ojo del huracán

Las charlas previas al espectáculo sobre qué hacer con Siria no fueron tan amigables como la actitud de los políticos en el Palacio de Peterhof. El representante de Putin ofendió visiblemente a Cameron cuando calificó a Reino Unido de "pequeña isla", aunque pronto trató de enmendar el error recordando las buenas relaciones entre ambos países. Por otro lado, él y Francia trataron de presionar a Rusia para que reconociese que había utilizado armas químicas en el ataque a Siria, acentuando más las diferencias entre estas tres potencias.

Está claro que la complicidad existente entre Putin y Cameron durante el espectáculo es el ojo del huracán de estas negociaciones.

Te puede interesar