Vladimir Putin cubriendo a Angela Merkel con una manta en San Petersburgo