La Baronesa Thyssen, protagonista de una vida de escándalo entre arte, maridos y polémicas

GRAN DAMA DEL ARTE

La Baronesa Thyssen, protagonista de una vida de escándalo entre arte, maridos y polémicas

Es una de las mujeres más famosas de España y gran parte de su vida ha estado expuesta en los medios de comunicación. Sin embargo, hay muchos episodios desconocidos y dignos de ser recordados.

La Baronesa Thyssen, protagonista de una vida de escándalo entre arte, maridos y polémicas

Tras unos años de viudedad, Carmen Cervera conoció al productor venezolano Espartaco Santoni. Juntos vivieron un tórrido y apasionado romance que culminó en boda el 28 de febrero de 1975. Sin embargo, este matrimonio sería invalidado posteriormente debido a que él estaba casado al mismo tiempo con otra mujer. Al margen de esto, el venezolano cumplió los deseos de convertirse en actriz de Tita, aunque lo máximo que llegó a rodar fueron películas de 'Serie B'.

Santoni era un vividor empedernido y acabó detenido por presunta estafa y falsedad documental. En 1976 llegó a ingresar en la cárcel de Carabanchel, donde pasó 35 días hasta que Tita pagó sus deudas. De hecho, esto casi la lleva a la ruina y sirvió para que se decidiese a acabar con una relación tóxica que no hacía más que perjudicarla.

Carmen Cervera y Espartaco Santoni en una fiestaCarmen Cervera y Espartaco Santoni en una fiesta

Fueron años difíciles para Carmen Cervera, pero al menos conoció al publicista Manuel Segura. Su relación estuvo marcada por la inestabilidad y por el embarazo de Tita. De hecho, ese sería el motivo de su ruptura definitiva, ya que el publicista se negó a aceptar la paternidad de ese niño llamado Borja, que nació el 24 de julio de 1980; de hecho, la paternidad que no sería reconocida oficialmente hasta 2009. En la actualidad, tanto Tita como su hijo mantienen una excelente relación con Manolo Segura.

El Barón Thyssen: su gran amor

En 1981, deprimida por el abandono de Manolo Segura y afrontando la maternidad en solitario, Carmen Cervera fue invitada por unos amigos a pasar unos días en Cerdeña. Aunque ella en un primer momento se mostró reticente a aceptar la invitación, fue su madre la que la convenció de que acudiese a esa cita que marcaría un antes y un después en su vida. Fue allí donde conoció al Barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza, uno de los hombres más ricos de Europa y el dueño de la colección de arte más importante del mundo.

El aristócrata alemán se encontraba en esos momentos casado con la modelo brasileña Denise Shorto, la última de sus cuatro esposas. Sin embargo, en cuanto vio a Tita se quedó prendado de ella y la invitó a comer juntos al día siguiente. Se inició así un cortejo que estaría marcado por las dificultades del Barón para obtener el divorcio de su esposa. Finalmente, y tras varios años de relación, la pareja contrajo matrimonio el 16 de agosto de 1985 y la ex Miss España pasó a ser Baronesa Thyssen.

El Barón Thyssen y Carmen CerveraEl Barón Thyssen y Carmen Cervera

Heini Thyssen inculcó a Tita su pasión por el arte y juntos ampliaron la colección de la familia. De hecho, los Barones Thyssen se propusieron crear un museo para albergar sus piezas de arte. Fue ahí donde se inició una tumultuosa etapa en la que los hijos del Barón se mostraban reacios a la idea (ellos preferían la venta) y numerosos países se rifaban albergar tan importante colección. El papel de Carmen Cervera durante esta etapa fue determinante y finalmente consiguió que el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid se hiciese realidad el 8 de octubre de 1992.

Carmen Cervera y el Barón Thyssen en el Museo Thyssen de MadridCarmen Cervera y el Barón Thyssen en el Museo Thyssen de Madrid

Pese a gran diferencia de edad que había entre ambos, eso no fue impedimento para que disfrutasen de más de 20 años de amor. Un matrimonio feliz y en el que el alemán tuvo la generosidad de afrontar la paternidad del hijo que Tita había tenido con Manolo Segura dándole sus apellidos. Finalmente, el 27 de abril de 2002 los problemas de salud que arrastraba desde hacía tiempo provocaron que Heidi Thyssen falleciese en su casa de Sant Feliu de Guíxols. Tita volvía a quedarse viuda y ya nunca volvería a enamorarse.

Nueva maternidad a los 64 años

Si bien es cierto que Carmen Cervera ha renunciado al amor, no lo es que haya disminuido su instinto maternal. Es más, durante su matrimonio con el Barón intentaron tener descendencia en varias ocasiones, pero no conseguían que cuajase. En 2006 Tita tomó la decisión de tener hijos a través de la gestación subrogada en Estados Unidos. Fruto de ello nacieron las mellizas María del Carmen y Guadalupe Sabina.

Tita Cervera con sus hijas Carmen y Sabina en una playa de IbizaTita Cervera con sus hijas Carmen y Sabina en una playa de Ibiza

Si esta nueva maternidad fue sorprendente por la avanzada edad de la Baronesa, la verdadera polémica vino por la paternidad de las pequeñas. Ella nunca ha querido revelar la identidad del padre que donó su esperma para realizar el tratamiento de fecundación in vitro, pero durante muchos años se difundió el rumor de que había sido su propio hijo, Borja Thyssen. Esta hipótesis nunca ha sido confirmada, pero de ser cierta supondría un embrollo familiar sin precedentes: Tita sería al mismo tiempo madre y abuela de las niñas, mientras que Borja sería padre y hermano.

Relación con su hijo y con su nuera

Carmen Cervera había planeado desde siempre un futuro muy prometedor para su hijo, pero todo se truncó cuando Blanca Cuesta apareció en escena. Se trataba de una joven modelo 17 años mayor que Borja Thyssen, por la que el heredero se volvió loco y con la que inició una vida muy alejada de los planes de su madre: fiestas, tatuajes, coches de lujo... Tita no estaba para nada conforme con esta relación, y aunque hizo la vista gorda al principio, cuando se enteró de los planes de boda marcó un punto y final.

La pareja se casó en octubre de 2007 sin contar con la aprobación (ni la presencia) de la Baronesa. A partir de ese momento la relación maternofilial no haría más que empeorar: denuncias de robo, amenazas de extorsión, pruebas de paternidad... Una relación más que deteriorada que tendría que esperar hasta 2012 para atisbar un inicio de reconciliación.

Tita Cervera con Borja Thyssen y Blanca Cuesta en la presentación de las memorias del Barón ThyssenTita Cervera con Borja Thyssen y Blanca Cuesta en la presentación de las memorias del Barón Thyssen

Fue en 2012, con motivo del nacimiento del tercer hijo de la pareja. Carmen Cervera decidió acudir al hospital para conocer a su nuevo nieto y un año más tarde, tras un encuentro casual en plena calle, las relaciones familiares retomaron la senda de la concordia. Habría que esperar hasta julio de 2014 para poder ver una imagen de los tres juntos.

Desde entonces, al menos de cara a la galería, las relaciones entre la Baronesa, su hijo y su nuera vuelven a ser buenas. Sin embargo, cada cierto tiempo vuelven a aparecer rumores de un nuevo distanciamiento. La realidad es que la familia suele compartir eventos, vacaciones y actos diversos donde aparecen con sus mejores caras y como si nunca nada hubiese pasado entre ellos.

Coleccionista de arte polémica

Más allá de todas estas controvertidas cuestiones familiares, si hay algo de lo que Carmen Cervera puede presumir es de ser la única persona en el mundo que posee tres museos con su nombre: en Málaga, Andorra y el que se inaugurará en Sant Feliu de Guíxols en 2020. A esto hay que añadir la colección que tiene cedida al Museo Thyssen de Madrid. Una colección no exenta de polémica.

Tita Cervera, Íñigo Méndez de Vigo, Manuela Carmena y Soraya Sáenz de Santamaría en el 25 aniversario del Museo ThyssenTita Cervera, Íñigo Méndez de Vigo, Manuela Carmena y Soraya Sáenz de Santamaría en el 25 aniversario del Museo Thyssen

En 2004, la Baronesa cedió 200 cuadros de su colección para ampliar el museo que albergaba las obras de su marido. El préstamo fue gratuito y con una fecha límite de 10 años. Sin embargo, pasado ese tiempo, los diferentes gobiernos fueron prorrogando el acuerdo de forma anual hasta que en 2016 las cosas comenzaron a torcerse y todo parecía indicar que la colección comenzaba a peligrar.

El motivo de los desencuentros que se iniciaron en ese momento entre Carmen Thyssen y el Gobierno español fue la 'persecución fiscal' a la que la Baronesa se siente sometida por parte de Hacienda, que la acusa de evadir sus impuestos y que incluso ha imputado a su hijo por esa misma razón. Desde entonces, el mundo de la cultura está pendiente de las idas y venidas en esta relación.

Te puede interesar