Rocío Carrasco recuerda la muerte de Rocío Jurado y revela qué fue lo último que le dijo

'ELLA NO QUERÍA IRSE'

Rocío Carrasco recuerda la muerte de Rocío Jurado y revela qué fue lo último que le dijo

La hija de 'la más grande' no ha podido contener las lágrimas al recordar cómo fueron los últimos días de la cantante en su casa de La Moraleja, reconociendo que se fue en paz.

Rocío Carrasco recuerda la muerte de Rocío Jurado y revela qué fue lo último que le dijo

El capítulo 9 de 'En el nombre de Rocío', estrenado por Mitele Plus el viernes 12 de agosto de 2022, abarcó los últimos días de la vida de Rocío Jurado, relatados por su propia hija mayor. Bajo el título de 'Ella no quería irse', en este nuevo episodio se pudo ver a una Rocío Carrasco puramente emocionada debido a la regresión que tuvo que llevar a cabo para recordar cómo fueron los últimos días de su madre, con la que estaba profundamente unida, a pesar de lo que muchas veces algunos de sus familiares más mediáticos no han mantenido.

La protagonista de la serie documental de La Fábrica de la Tele confesó que su madre sabía cuál era su situación física y que, inevitablemente, la recuperación del cáncer que padecía era muy difícil. "Ella quería venirse para España, no se quería morir fuera de su casa", ha desvelado la propia Rocío Carrasco en el noveno capítulo de 'En el nombre de Rocío'. Fue entonces cuando, a finales de marzo de 2006, tuvo lugar el regreso de 'la más grande' a su país natal, gracias a la ayuda de Paco Hernando 'El Pocero' y de Ángel Nieto, que facilitaron a la cantante y su familia los traslados necesarios.

Los últimos días de Rocío Jurado en Montealto

Como bien saben todos los espectadores de las docuseries de Rocío Carrasco, Montealto era la casa familiar de Rocío Jurado en La Moraleja. Fue allí donde la cantante quería disfrutar de sus últimos días de vida cuando regresó a España desde Houston, y lo pudo hacer gracias a que su habitación fue medicalizada por intercesión del propio Paco Hernando. Tal y como ella deseaba, estuvo rodeada en todo momento de sus más allegados, algo que su hija mayor, aunque respetó, parecía no compartir.

Rocío Carrasco recuerda el regreso de su madre a España | mitele.esRocío Carrasco recuerda el regreso de su madre a España | mitele.es

"En esa casa estaba la familia de Gloria y de José Antonio, es decir, ellos, sus tres hijas y el novio de su hija mayor; estaba también mi tío Juan, Amador, Rosa y sus cuatro hijos; en esa casa había fans de mi madre, y estaba su enfermera, Aída, que se portó con ella maravillosamente bien y le estoy eternamente agradecida", detalló Rocío Carrasco al respecto de todos los que acompañaban a su madre en Montealto, además de ella y su entonces novio, Fidel Albiac. No obstante, quiso apostillar que "había demasiada gente, pero no lo quiero calificar a pesar de tener una opinión", aunque no duda en reconocer que "allí estaban todos con su mejor intención, y llenos de dolor, porque se les iba también una hermana, una tía, una esposa".

Los últimos días de Rocío Jurado

Una vez que Rocío Jurado regresó a España, antes de poder instalarse en su casa de la urbanización madrileña de La Moraleja tuvo que estar unos días ingresada en el Hospital Montepríncipe, para posteriormente ser traslada hasta su domicilio, de donde no volvió a salir. "Mi madre había días que estaba muy bien, estaba contenta porque a ella le daba alegría tenerlos a todos juntos. Había días que estaba derrotada y muy cansada, emocional y físicamente, y había días en los que no podía más". La agonía de la intérprete de 'Como una ola' fue larga, teniendo que acudir en alguna ocasión una UVI móvil hasta la residencia para suministrarle ciertos tratamientos, que no evitaron que su corazón se apagase el 1 de junio de 2006. Algo que no duda tampoco la heredera universal de la cantante es que "se fue en paz, no creo que se fuera con dudas, se fue en paz y tranquila, sabiendo que había hecho lo mejor que podía hacer".

Rocío Carrasco en el entierro de su madre Rocío JuradoRocío Carrasco en el entierro de su madre Rocío Jurado

Una vez que falleció la que es considerada como la voz del milenio, se procedió a dar comienzo a la despedida final. Rocío Jurado fue velada en la capital de España, en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, hasta donde se desplazaron miles de personas, incluyendo centenares de rostros conocidos, para darle su último adiós, antes de ser traslada a Chipiona para su inhumación. "Fue un día que a ella le hubiese hecho feliz, porque estaba todo el mundo en la calle mostrándole su respeto y su cariño", reconoce Carrasco. Previamente, ella y Rosa Benito habían preparado a la cantante, desvelando que ella misma le quitó el anillo y pulsera que llevaba. "Le pusimos, creo recordar, un escapulario o un trozo del manto de la Macarena metido por dentro", una confesión inédita que hasta entonces no se sabía.

La última conversación entre madre e hija

Tal y como tiene acostumbrados a los espectadores, Rocío Carrasco ha abierto su corazón en el capítulo 9 de 'En el nombre de Rocío' y ha revelado cómo fue la despedida con su madre. "Sí me pude despedir de ella, pero no era una despedida, no me hacía falta el hecho de despedida como tal, eso era algo innecesario entre nosotras. Hablé con ella en vida todo lo que tuve que hablar y le dije todo lo que tenía que decirle, mi mente estaba en paz con la suya", ha confesado al respecto y con emoción contenida. No obstante, ha querido dar un detalle de cómo fueron las últimas palabras entre madre e hija.

Rocío se emociona al recordar las últimas palabras que le dijo a su amdre | mitele.esRocío se emociona al recordar las últimas palabras que le dijo a su madre | mitele.es

"Hubo un momento en el que esa madrugada en que se fue, la habitación estaba llena de gente y yo me salí un momento a fumar, y entonces entré y pedí que se saliera todo el mundo y me tiré al lado de ella en la cama. Le dije al oído muy bajito 'todo está bien, no te preocupes, los niños están bien, yo estoy bien, yo me quedo bien, estoy con Fidel, vete tranquila'", fueron las últimas palabras que Rocío Carrasco le dijo a su madre, dos horas antes de que tuviera lugar su fallecimiento. Además, confiesa que el corazón le latía muy rápido, notando que, tras estas confesiones, comenzó a relajarse. Tras ello, salió de la habitación porque "no quería estar en el momento en que ella dejase de respirar, no quería vivirlo".

Te puede interesar