Ángel Garó muestra su ostentosa y palaciega casa en 'Ven a cenar conmigo: Summer Edition'

LUJO POR DOQUIER

Ángel Garó muestra su ostentosa y palaciega casa en 'Ven a cenar conmigo: Summer Edition'

El humorista puede presumir de vivir en una vivienda de aspecto señorial ubicada en una de las mejores zonas de Málaga.

Ángel Garó muestra su ostentosa y palaciega casa en 'Ven a cenar conmigo: Summer Edition'

Gracias a 'Ven a cenar conmigo: Summer Edition' los espectadores ya han podido colarse en las maravillosas casas de Rafael Amargo, Alonso Caparrós, Mónica Hoyos, Oriana Marzoli y Carmen Alcayde; pero después de que el bailaor se hiciera con la victoria y ganara los 3.000 euros de premio, ha llegado el turno de que otros nuevos concursantes demuestren que sus dotes culinarias están a la altura para convertirse en campeones de la nueva entrega del talent show.

Esta vez serán Ángel Garó, Raquel Bollo, Melody, Olivia Valère y Agustín Bravo los que se enfrentarán para declararse como los mejores anfitriones, y el primero en recibir a sus invitados en su casa de Málaga ha sido el humorista. Su vivienda, situada en pleno centro de la ciudad, ha dejado impresionados al resto de participantes por su aspecto fastuoso y palaciego. Lámparas de araña, esculturas, cuadros por doquier, ... Al palacio del cómico no le faltaba detalle, de hecho, parecía sobrarle algún que otro elemento en una decoración tan sobrecargada.

Melody, Raquel Bollo, Olivia Valère y Agustín Bravo cenando en casa de Ángel Garó / Cuatro.comMelody, Raquel Bollo, Olivia Valère y Agustín Bravo cenando en casa de Ángel Garó / Cuatro.com

La mesa en la que cenaron los comensales tampoco es que estuviera muy vacía, vestida con un enorme mantel blanco que llegaba hasta el suelo decorada con un centro floral que daba la sensación de que los invitados estaban asistiendo a una boda real en lugar de a una cena informal con amigos. "Aquí hay más cubiertos que el Titanic", dijo Melody al ver la vajilla estampada en la que Garó sirvió su menú, que no se le quemó por los pelos.

Vistas privilegiadas

Los 500 metros con los que cuenta la casa están llenos de obras de arte y de muchísimas fotografías (en serio, muchas) del humorista, pero lo mejor de la morada en la que Garó hace su vida es la terraza en la que decidió acabar la velada. Todos los invitados subieron a tomar unas copas bajo la luz de la luna de Málaga, y aunque el toldo impedía ver las estrellas, las vistas al Teatro Cervantes han sido más que suficientes para embelesar a los participantes de la nueva entrega del concurso, que ya lo tienen muy difícil para superar al primer anfitrión... La cosa se pone interesante.

Te puede interesar