Alicia Senovilla: "En 'Espejo Público' no pretenden que sea como Susanna Griso"

ENTREVISTA BEKIA

Alicia Senovilla: "En 'Espejo Público' no pretenden que sea como Susanna Griso"

La presentadora madrileña afronta desde julio la conducción veraniega de 'Espejo Público' sustituyendo a Susanna Griso, reto que aceptó encantada al saber que Antena 3 quería fuera ella misma.

Alicia Senovilla: Alicia Senovilla presenta 'Espejo de Verano'

La presentadora Alicia Senovilla es una de las periodistas más conocidas y queridas de nuestro país. Tras varios años en autonómicas regresa a Antena 3, cadena en la que trabajó varios años y donde conserva muchos y buenos amigos. Simpatía, risueña y tan natural como frente a la cámara, la madrileña concedió una entrevista a Bekia en la que habló sobre su trayectoria profesional y confesó que presentar 'Espejo de verano' le dio vértigo al principio, aunque ahora se muestra encantada de quedarse sin vacaciones por vivir la magia de la televisión.

Bekia: ¿Cómo te está resultado la experiencia de presentar 'Espejo de verano'?

Alicia Senovilla: Está resultado fenomenal, es un poco volver a la nacional, volver a la adrenalina de un programa diario, directo, reencontrarme con compañeros... así que estoy feliz. Estoy como una niña con zapatos nuevos.

B: ¿Susanna Griso te dio algún consejo antes de empezar?

A.S: Que me lo pasara bien. "Disfrútalo y pásatelo bomba Senovilla" me dijo. Así que lo estoy llevando a gala, totalmente.

B: ¿Qué sentiste cuando te propusieron relevar a Susanna Griso en verano?

A.S: Pues mucho vértigo porque el programa de Susanna está muy asentado en la cadena, que evidentemente es un programa de corte informativo y yo soy un poco más de entretenimiento y es un programa que tiene una audiencia bárbara, lleva cuatro años muy consolidados; además Susanna es una periodista de raza, tiene una credibilidad impresionante y yo siempre he tocado un poco más el entretenimiento, yo en ese aspecto soy un poquito menos seria, un poco más gamberra y más gansa, entonces me dio algo de vértigo, pero cuando me dijo la cadena lo que pretendía de mí, que no pretendían en absoluto que yo fuera Susanna Griso, sino que yo le pusiera mi impronta, mi sello, mi tono, pues yo ya entendí perfectamente lo que ellos querían, que fuera yo; trabajar con eso te da mucha tranquilidad.

B: ¿Presentar 'Espejo de verano' compensa el hecho de quedarte sin vacaciones?

A.S: Yo creo que en los tiempos que corren tener trabajo compensa. Sobre todo a mí me compensa porque soy una persona comunicadora que me encanta estar donde está la noticia, que me encanta contarla, sea buena, sea mala o sea regular, entonces es un nuevo reto profesional, y todo lo que sea trabajo y en directo, porque yo siempre he defendido el trabajo de la televisión hecha en directo porque juegas un poco con el factor sorpresa, porque aunque todo se tenga muy atadito, muy hiladito y muy preparado pues siempre juegas con la noticia de último momento, las noticias que están preparadas que no llegan, los invitados que no sabes muchas veces cómo te van reaccionar y entonces eso te mantiene un poco alerta, y eso es lo que me gusta a mí de la televisión en directo; la adrenalina la tienes funcionando desde el minuto 1 hasta que acaba el programa y yo creo que a los que nos gusta hacer televisión, que es mi caso, disfruto por eso.

B: ¿Qué ofrece 'Espejo de verano' que no da la competencia?

A.S: Yo creo que 'Espejo de verano', de invierno y 'Espejo Público' en general ofrece información. Estamos al pie de la calle, estamos a la última noticia que sale y yo creo que en ese aspecto 'Espejo' tiene ventaja sobre los demás porque tiene a todos sus corresponsales pendientes de que haya una noticia y allí vamos a cubrirla. De hecho esas movilizaciones del 15-M las cubrió Susanna Griso a las mil maravillas con su 'Espejo' porque hay muy buena coordinación a nivel nacional con todas las corresponsalías y yo creo que esa es la ventaja del programa, que podemos estar donde está la noticia en el momento que está ocurriendo.

Alicia Senovilla: Alicia Senovilla junto a Romina Belluscio y Roberto Leal

B: ¿Cómo ves al equipo y a colaboradores como Roberto Leal y Romina Belluscio?

A.S: Estoy encantada; bueno yo es que soy una persona que estoy encantada de conocer gente nueva, de aprender de los que están y aprender de los que llegan. Yo creo que hemos hecho un equipo bueno, que hay mucho feeling entre todos y además yo procuro que haya buen rollo entre todo el mundo, me siento un poco como la gallina y todos sus polluelos. Creo que un poco está en mí esa parte del trabajo, hacer que en el plató reine la armonía, que no haya discusiones demasiado subidas de tono y que al fin y al cabo naveguemos todos en el mismo barco y sobre todo en la misma dirección. No había trabajado ni con Roberto ni con Romina. Con ella sí había coincidido, yo como personaje más conocido que ella en algunos eventos me ha tenido que hacer algún reportaje para el programa en el que antes trabajaba. A Roberto le he seguido por la tele, pero me ha dado mucha alegría, creo que son unas personas muy nobles, son muy trabajadores y tienen muchas ganas de aprender. Yo por supuesto que me voy a empapar de su frescura y de su inocencia todavía en este mundo de los medios, que algunas veces cuando llevas ya muchas horas de vuelo se nos olvida.

B: ¿Echabas de menos Antena 3?

A.S: Yo echo de menos la tele en general, el diario, el directo y al final somos un poco comunicadores que estamos donde nos reclaman. Es verdad que volver a Antena 3 para mí pues era importante porque era volver a reencontrarme con muchos compañeros y además con muchos amigos, es un poco donde la gente me empezó a conocer a nivel nacional, aunque yo empecé en televisión española allá por el año noventa, era muy jovencita todavía, y luego mi incursión a nivel nacional fue en Telecinco con las sustituciones de Ana García Lozano, después estuve haciendo programas propios también en Telecinco, pero es verdad que el público de calle me identifica un poco más con Antena 3 a lo mejor porque ha sido mi última etapa, ha sido durante más tiempo seguido, he tenido que competir con grandes de la comunicación como han sido María Teresa Campos. Lo último que haces es lo que queda en la memoria del público y del espectador. Tengo muy buenos amigos, muy buenos compañeros y para mí profesionalmente era importante volver a esta casa.

B: ¿Te quita el sueño la audiencia?

A.S: No, en absoluto. Lo que me quita el sueño son las poquitas horas que tengo para dormir, porque el despertador en este programa suena muy temprano; a las cinco menos cuarto cuando suena el despertador digo ¡Pero si esto es inhumano! ¡No están las calles ni puestas! (risas). Pero es verdad que cuando entras por la puerta de Antena 3 a las 05:50 de la mañana aproximadamente, porque la primera reunión del equipo es a las 6 de la mañana, y ves que todos están como tú con la boca abierta, porque parece que hacemos un concurso de 'a ver quién bosteza más en menos tiempo', pero ahí empieza ya el buen rollo y la coordinación y las noticias, y la redacción está efervescente como si fueran las 3 de la tarde, o sea que te das cuenta de que para trabajar no hay hora que valga; la noticia surge cuando menos te lo esperas.

B: ¿Te sientes más cómoda en televisión que en otros medios?

A.S: Yo empecé en radio y echo mucho de menos la radio, pero tuve aquella experiencia en radio durante tres años en Cádiz en Radio Nacional presentando el magacín de la mañana, y luego mi incursión en la tele me llevó a otra tele y a otra tele y no he vuelto a hacer radio, pero yo creo que la magia que tiene la radio no la tiene la tele y en honor a la verdad tengo que decir que si yo no hubiera tenido esa escuela de la radio pues no hubiera hecho la tele como la hago ahora. Yo aprendí mucho en radio, aprendes a hablar, a vocalizar, a modular la voz y yo no hubiera hecho televisión si no hubiera tenido esa escuela de aprendizaje que ha sido la radio. Me encantaría volver a la radio, pero bueno, eso tampoco depende de nosotros.

B: ¿Qué opinas de la televisión que se emite en España?

A.S: No sé qué decirte... yo creo que hay para todos los gustos, al final el que manda es el que está en casa y hay muchos canales, hay muchas ofertas y es lo que digo yo siempre cuando alguien protesta y critica algún programa, "pero si es muy fácil, lo tenemos a un dedo, y a un dedo es pulsando un botón y cambiando de canal". Yo creo que la tele que se hace es para todos los gustos y ahí está en el espectador el elegir lo que le apetece ver en ese momento. Es que es así de fácil, tan sencillo como que si no te gusta lo que ves cambias de canal.

B: ¿Crees que se puede hacer periodismo del corazón sin caer en el sensacionalismo?

A.S: Pues yo creo que sí. En la televisión se puede hablar de todo y de todos, lo que pasa es que hay matices; porque yo creo que se puede hablar de todo y de todos y no hace falta faltarle el respeto a nadie, ni insultar a nadie, ni utilizar vocabulario soez y ordinario, porque a mí me enseñaron una cosa cuando era pequeña. Mis padres son del medio, mis padres son de radio y lo han sido toda la vida; mi padre me enseñó a leer delante de un micrófono y con unos auriculares puestos para que yo me escuchara, a modular la voz... él ha sido uno de mis mejores maestros, y siempre me enseñó que la televisión está para entretener y para enseñar, y esos consejos los sigo manteniendo. Insisto en lo mismo, no hace falta un lenguaje soez, yo creo que hay veces que rozamos el ridículo y que pasamos la línea y que nos creemos un poco en poder de la verdad absoluta, que somos los que más sabemos los conductores de los programas y en eso estamos absolutamente equivocados. Tenemos que parar, escuchar y sobre todo descartar ese tipo de vocabulario, que ahora parece que estamos en ese momento de todo vale y no. Hay muchos niños viendo la televisión y aunque en la calle se hable de esa manera yo me niego y me resisto a que mis hijos se eduquen con ese tipo de vocabulario. Yo creo que hay que guardar las formas, las maneras, el tono y haciendo todo eso se puede hablar de todo y de todos.

Alicia Senovilla: Alicia Senovilla afronta con ilusión 'Espejo de Verano'

B: ¿Cuál es el momento más divertido que recuerdas haber vivido trabajando en televisión?

A.S: Es que he tenido muchos momentos muy divertidos. No hay un día que pase sin que no haya un momento divertido en mi vida. Soy una persona muy positiva, muy optimista y muy gansa en ese sentido, me encanta hacer reír a la gente que está a mi alrededor, dentro o fuera de la pantalla. Soy un poco la chistosa, porque yo pienso que hay que trabajar con sentido del humor, que hay que ser positivo, que hay que ver siempre la luz al final del túnel, que cuando uno se levanta con el día nublado al final el sol siempre sale, y me gusta sonreír y que la gente sea feliz y transmitir buen rollo a mi alrededor, entonces en mi vida todos los días hay un momento divertido.

B: ¿Y recuerdas el momento más amargo?

A.S: He tenido muchos también. Esos temas que te tocan un poco la fibra sensible, como cuando hablas de mujeres y niños maltratados, de niños de los que han abusado... esas historias que te enternecen y te conmueven y que además te indignan por dentro porque te sientes impotente... pero los temas sobre todo de los niños me superan. En ese sentido todos tendríamos que poner de nuestra parte y procurar que los niños vivan como niños y dejar los problemas de los mayores a un lado y mantenerlos al margen. Es verdad que me posiciono mucho cuando hay historias de niños porque saco un poco el genio de madre, el genio de tenerlos protegidos, y yo creo que cuando un niño está indefenso en algo nos estamos equivocando todos, porque al final todos tenemos la culpa. Todo eso me remueve mucho por dentro y me emociono.

B: Hablando de niños, tienes dos hijos pequeños, ¿Compaginas bien tu carrera profesional con tu vida familiar?

A.S: La compagino estupendamente porque además tengo una familia maravillosa, tengo un marido estupendo que jamás me ha dejado de lado y ha sido él un poco amo de casa como yo digo, porque desde que nacieron mis hijos he estado trabajando y yo he sido la figura en casa que sale, entra, coge la maleta, sale de viaje, ahora está aquí, ahora está allá... y el que nunca ha faltado del lado de mis hijos ha sido su padre; es él el que se ha preocupado siempre de estar con ellos, el que controla un poco los horarios de todo, porque nosotros decidimos que queríamos ser padres nosotros, entonces a nuestros hijos los educamos nosotros, y cuando no podemos están mis padres, porque mis hijos tienen unos abuelos a los que adoran y es recíproco. En este momento una de las cosas que me planteé al aceptar 'Espejo' fue que me quedaba sin verano, pero no me importa porque mis padres disfrutan de los niños y los niños de sus abuelos así que salimos ganando todos; yo estoy contenta porque estoy trabajando, mis hijos se van a la playa con sus abuelos, los abuelos están encantados porque se llevan a los niños. Somos una familia muy piña y cuando uno está contento nos repercute a todos.

B: ¿Qué te gustaría hacer en el periodismo que no hayas hecho ya?

A.S: He hecho de todo, me falta retransmitir la Misa del Gallo y un informativo, pero creo que no me veo ni para una cosa ni para otra (risas). No me vería yo nunca presentando un informativo, pero yo soy muy expresiva, muy emocional, muy pasional y entonces hay veces que no me puedo reprimir y me tengo que morder la lengua, y hay veces que no me la muerdo porque quiero dar mi opinión, porque me siento como un ciudadano de a pie y como un espectador que tiene derecho a opinar; además necesito al público, el público para mí es como un poco el referente del que nos está siguiendo desde casa. Si yo veo al público que está a dos metros de mí que se está aburriendo pienso que cómo estará el de casa sentado en un sillón cómodo, ¡tiene que estar durmiendo desde hace 10 minutos!. Yo necesito esa referencia, ese tomarle el pulso al público, ver la reacción de la gente, necesito sentirme acompañada, que haya mucha participación en el programa, que sea un programa abierto y eso yo no lo tendría en un informativo. Además no me veo capaz, me daría la risa seguramente con cualquier cosa y entonces directamente me echarían, así que antes de llegar a ese momento diré que no, que no me veo yo como presentadora de informativos (risas).

B: ¿Te arrepientes de haber hecho o de no haber hecho algo en tu carrera?

A.S: No, no me arrepiento de nada. Haría lo mismo para llegar a donde he llegado porque me lo he currado; unas veces me ha salido mejor y otras peor, lo he hecho con la misma ilusión y con el mismo entusiasmo siempre y en cualquiera de los trabajos para mí es un reto importantísimo, ya sea en una nacional, en una local, en una autonómica, y sobre todo tengo la conciencia tranquila de que lo que he hecho me lo he currado yo sola, que no le debo nada a nadie y que nadie me podrá acusar nunca con el dedo de que he hecho cosas que no se deben hacer. ¡Duermo muy tranquila!

Te puede interesar