Carlota Corredera visita a las hijas de Kiko Hernández

Kiko Hernández, el colaborador más temible