Belén Rodríguez y Kiko Hernández llegan a la capilla ardiente de Mila Ximénez

Kiko Hernández, el colaborador más temible