María Teresa Campos, Belén Rodríguez y Kiko Hernández

Kiko Hernández, el colaborador más temible