Alessandro Livi, Belén Rodríguez y Kiko Hernández disfrutando de una cena en Madrid

Kiko Hernández, el colaborador más temible