• News
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
En directo 'Ni que fuéramos Shhh': la resaca de la misa de las Campos y Marta Riesco se estrena como colaboradora
TRISTE FINAL

El trágico final de los Romanov: una historia de deslealtades, infortunios y crueldad

El trágico final de los Romanov: una historia de deslealtades, infortunios y crueldad
Juan Salgado
Publicado el Domingo 22 julio 2018 10:00 Última actualización: Miércoles 15 agosto 2018 11:27
¡Comenta!
El brutal asesinato de la Familia Imperial Rusa sigue arrojando muchas incógnitas: ¿qué papel jugaron las monarquías europeas para salvarles?

En 1917 estallaba en Rusia una revolución que cambiaría para siempre el devenir de la Historia a nivel mundial y que sobre todo marcó el final de una de las dinastías más antiguas de Europa : los Romanov. Desde los tiempos de Miguel I (s. XVII), esta poderosa familia emparentada con el resto de monarquías europeas había dirigido con mano de hierro el destino del vasto territorio ruso, hasta que una serie de circunstancias a principios del siglo XX confluyeron e hicieron que el pueblo se levantara contra ellos.

Todo comenzó con el " Domingo Sangriento " de 1905, cuando miles de trabajadores se manifestaron ante el Palacio Real reclamando mejores condiciones laborales y fueron acribillados a tiros por los soldados imperiales. Esto no fue más que la mecha encargada de prender la ira del pueblo y desencadenar la Revolución de Febrero de 1917. La inestabilidad política del país obligó al Zar Nicolás II a abdicar y el nuevo gobierno bolchevique les apresó a él y a su familia.

Jorge V, el rey que dejó caer a su primo

Todos estos hechos tenían lugar con el telón de fondo de la Primera Guerra Mundial, en la que Rusia estaba inmersa y en la que también Reino Unido era contendiente. Precisamente en este último país el conflicto estaba generando un gran malestar social, hasta el punto de que para los británicos la caída del Zar supuso incluso una alegría. En este sentido, el historiador Theo Aronson afirma que "para la mayoría de la población, el Zar era visto como un tirano sangriento".

Lo cierto es que a pesar de esto, los Gobiernos de ambos países mantuvieron durante esos meses unas arduas negociaciones con un único objetivo: la huida de la Familia Imperial Rusa a Reino Unido. Los lazos que los unían eran muy intensos, puesto que el Zar Nicolás II era primo-hermano del Rey Jorge V y la Zarina Alejandra, a su vez, era nieta de la Reina Victoria. De hecho, el Monarca británico no dudó en mostrar su apoyo incondicional a su primo cuando tuvo conocimiento de su abdicación a través de un telegrama en el que decía: " Lo ocurrido la semana pasada me ha afectado mucho, tienes mi apoyo. Siempre seré tu verdadero y fiel amigo ".

El Zar Nicolás II junto a su primo, el Rey Jorge V de Reino UnidoEl Zar Nicolás II junto a su primo, el Rey Jorge V de Reino Unido

Las negociaciones avanzaban y parecían llegar a buen puerto hasta que en el mes de abril se produjo un cambio en los acontecimientos. Viendo el clima de malestar de la población, el secretario personal del Rey Jorge V decidió aconsejarle que retirase su ofrecimiento de asilo a sus parientes rusos apelando a las posibles consecuencias negativas que eso podría conllevar para la propia Familia Real Británica.

Finalmente, tanto el Monarca como el Gobierno encabezado por Lloyd George deciden cambiar de opinión y negarles al Zar y su familia la posibilidad de huir de su trágico destino. Durante años, el papel de Lord Stanfordham (secretario del rey) se mantuvo oculto y la idea que pasó a la Historia fue la de que el Gobierno fue quien tomó la decisión, cuando en realidad vino desde la propia Casa de Windsor. La conclusión que de todo ello saca el historiador Piers Brendon es muy clara: "Jorge V condenó a la Casa de los Romanov a la desaparición y dejó a su primo en manos del pelotón de fusilamiento para que la Casa de Windsor pudiese sobrevivir".

Alfonso XIII, el gran benefactor olvidado

A diferencia del Reino Unido, España consiguió mantener su neutralidad durante la Primera Guerra Mundial. Esto se debió en gran parte a la complicada situación de la Familia Real Española: la Reina María Cristina era austriaca y su nuera, la Reina Victoria Eugenia, era inglesa. Además, la esposa de Alfonso XIII era prima-hermana de la Zarina Alejandra.

Alfonso XIIIAlfonso XIII

Precisamente este último dato es de vital importancia para entender el interés con el que el Monarca español siguió desde Madrid todos los acontecimientos que estaban teniendo lugar en Rusia. Unos acontecimientos que a medida que pasaba el tiempo se complicaban cada vez más hasta el punto de que Alfonso XIII decidió encabezar una misión destinada a liberar a la Familia Imperial Rusa de su cautiverio.

Para ello intentó lograr el apoyo del resto de Monarcas europeos, que aunque veían bien que el Zar y su familia se refugiasen en España, no estaban muy por la labor de facilitar los medios para que esto ocurriese. Ni Jorge V de Reino Unido, ni Gustavo V de Suecia, ni Haakon VII de Noruega. Nadie quiso contribuir a la causa, pero el Rey de España no cesó y siguió adelante hasta que estuvo casi a punto de conseguir su objetivo. No obstante, lo que él desconocía era que mientras sus ministros y él mismo negociaban la liberación con el gobierno bolchevique, éste a su vez ya tenía una decisión tomada y no pensaba cambiarla. Es más, mantuvo un juego a dos bandas durante meses con el único objetivo de sacar beneficios políticos de la situación.

En septiembre de 1918 las noticias que circulaban por Europa ya apuntaban a un trágico desenlace, pero Alfonso XIII mantuvo la esperanza hasta el final. El historiador César Vidal lo tiene claro: " Si las negociaciones fracasaron fue porque los bolcheviques actuaron deslealmente con el Gobierno español. De ellos había partido la orden de asesinar a los Romanov pero, aún así, no solo ocultaron el hecho, sino que además pretendieron usarlo para obtener concesiones de España".

Un desenlace cruel y sangriento

Sin la ayuda de sus países vecinos y ni siquiera de sus parientes, la Familia Imperial Rusa quedó a merced de los revolucionarios bolcheviques. En un primer momento, el gobierno provisional de Kerenski intentó mantenerlos bajo protección y los trasladaron a un palacio a las afueras de Petrogrado. Sin embargo, ante la inseguridad creciente en agosto de 1917, los Romanov tuvieron que cambiar de residencia de nuevo. En esta ocasión fue Tobolsk (Siberia), aunque este no sería su último destino.

Cuando cayó el gobierno de Kerenski, los radicales se hicieron con el poder y ellos no pensaban ser tan benévolos con el Zar y su familia. Fue por ello que en abril de 1918 fueron nuevamente trasladados a Ekaterimburgo, a la que con el paso del tiempo se conocería como " casa del propósito especial ". Se trataba de poco menos que una prisión donde durante meses permanecieron confinados.

Ante el avance de las fuerzas anticomunistas y prozaristas, temiendo que la Familia Imperial pudiese ser rescatada, el gobierno de Moscú tomó una drástica decisión: había que acabar con ellos. Todo lo que ocurrió después fue digno de una película de terror.

Imagen tomada después del asesinato de la Familia Imperial Rusa en la Casa Ipátiev (Ekaterimburgo)Imagen tomada después del asesinato de la Familia Imperial Rusa en la Casa Ipátiev (Ekaterimburgo)

La noche del 16 al 17 de julio de 1918, el soldado que estaba al frente de la casa ordenó a la familia que se despertase y les ordenaron bajar al sótano. Allí se llevó a cabo la brutal masacre: los soldados comenzaron a disparar indiscriminadamente contra el Zar y su familia hasta que los cuerpos cayeron al suelo. Las jóvenes princesas fueron quienes más sufrieron, debido a que las joyas que tenían incrustadas en sus corsés esquivaron en cierto modo las balas y tuvieron que ser rematadas a bayonetazos.

Los cuerpos fueron enterrados al día siguiente en una fosa y cubiertos de ácido. Nada se volvió a saber de ellos hasta finales de siglo: fueron encontrados en 1979, pero la exhumación no se produjo hasta 1991, una vez caído el sistema comunista que había puesto fin a sus vidas. Desde entonces reposan en la Catedral de San Pedro y San Pablo de San Petesburgo. Sin embargo, ese no fue el final de su historia, puesto que los Romanov siguen, más de un siglo después, protagonizando numerosas leyendas y descabellados descubrimientos.

Artículos recomendados