El Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein cazaron en Botswana un elefante de cinco toneladas

LOS DETALLES DE LA CACERÍA

El Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein cazaron en Botswana un elefante de cinco toneladas

El diario El Mundo publica el parte de caza del polémico viaje del Rey a Botswana junto a Corinna y el empresario Mohamed Eyad Kayali. Cazaron tres elefantes en total, uno de ellos abatido por siete disparos por el Rey.

Un cazador profesional puede abatir un elefante de este tipo con un único disparo en las dos zonas vitales del animal: entre el ojo y la oreja o en la tercera raya que se le forma entre la cabeza y la trompa. El rey de España, sin embargo, necesitó hasta siete disparos para acabar con el animal en tandas dobles: disparo, disparo, recarga del rifle, disparo, disparo, recarga del rifle, disparo, disparo, recarga y un último disparo que terminó por abatir al elefante.

El parte de caza del Rey Juan CarlosEl parte de caza del Rey Juan Carlos en Botswana

El mayor peligro de este tipo de cacerías es que tras el primer disparo el elefante corra en dirección de los cazadores y los embista. Por eso, el Rey Juan Carlos estaba acompañado por Terry Palmer, un cazador profesional que es capaz de acabar con el animal de un disparo en caso de producirse un ataque.

Fuentes de la reserva indican que la pieza del Rey es "el mayor elefante que se ha cazado desde el comienzo de la temporada cinegética". Tras la cacería, el Rey y sus acompañantes regresaron a su alojamiento a descansar. Los restos mortales del elefante son trasladados a una aldea cercana, donde sus habitantes se lo comen. Los colmillos, en cambio, son para el Gobierno de Botswana que se los entrega al cazador a cambio del pago de una tasa. Tras la polémica, don Juan Carlos no ha reclamado todavía los colmillos de su pieza de caza, según la reserva.

Con Corinna zu Sayn-Wittgenstein y Mohamed Eyad Kayali

El domingo 8 de abril el Rey asistía junto a la Familia Real a la tradicional misa de Pascua. Horas más tarde, el monarca embarcaba en un vuelo charter con destino a Botswana junto al empresario saudí Mohamed Eyad Kayali, que supuestamente costeó la cacería, y la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga íntima del Rey y algo más que eso para muchos medios y periodistas especializados.

Lugar de la cacería del Rey Juan CarlosLocalización exacta de donde el Rey abatió a su elefante en Botswana

Los tres aterrizaron en Maun donde tomaron un helicóptero que les trasladó hasta Qorokwe, a unos quince minutos. Allí se hospedaron en un pequeño complejo que cuenta con cuatro lujosas cabañas, baño privado y agua caliente, y en cuyos porches se puede comer y descansar rodeado de animales, ya que no están cercadas.

Los partes de caza atestiguan que la comitiva tenía permiso para cazar tres elefantes. El segundo es abatido por Eyad Kayali el jueves, 12 de abril, también de siete disparos. El tercero sería de este modo para la Princesa Corinna que, sin embargo, pone rumbo de vuelta a España junto al Rey tras la caída el viernes 13 de abril. Los dos salen de la reserva en helicóptero y toman un vuelo chárter a las 13 horas rumbo a Madrid, donde el Rey es operado.

Sí se queda en la reserva Eyad Kayali que, el sábado, mientras España despertaba con la polémica, da caza al tercer elefante, con cinco disparos. Menos de una semana después el Rey era dado de alta y pedía públicamente perdón, aunque la Casa Real sigue sin ofrecer ningún detalle sobre su vida privada aunque, como ha sucedio en este caso, enfade considerablemente a los ciudadanos.

Te puede interesar