Iñaki Urdangarin habría movido algunos hilos desde prisión para que su hijo Pablo sea profesional de balonmano

AYUDA PATERNA

Iñaki Urdangarin habría movido algunos hilos desde prisión para que su hijo Pablo sea profesional de balonmano

El sobrino del Rey Felipe habría contado con la ayuda de su padre, que sigue teniendo muy buenos contactos fuera de la cárcel.

Iñaki Urdangarin habría movido algunos hilos desde prisión para que su hijo Pablo sea profesional de balonmano

Si hace unos días los socios de Barcelona de balonmano pedían que se retirara la camiseta con el número 7 en el Palau, camiseta que perteneció a Iñaki Urdangarin, ahora se refleja la increíble influencia que tiene en este deporte. Su hijo mediano, Pablo Urdangarin, ha decidido seguir sus pasos, es más, ha fichado por un equipo alemán para dedicarse de manera profesional a dicho deporte, y ahora todo parece indicar que su padre -a pesar de estar en prisión- ha tenido mucho que ver.

Según adelantaba la revista Semana, Pablo Urdangarin lleva jugando en el TSV Hannover-Burgdorf desde el verano de 2018. Se trata de un equipo modesto, aunque pertenece a una de las mejores ligas de balonmano del mundo. Según el portavoz del club, pasó las pruebas de admisión y ahora juega como lateral derecho.

Iñaki Urdangarín y sus hijos Juan, Pablo e Irene en la final del Mundial de BalonmanoIñaki Urdangarín y sus hijos Juan, Pablo e Irene en la final del Mundial de Balonmano

Pero muchos del equipo no están de acuerdo con esta teoría, puesto que hay quienes dicen -según informa El Mundo- que ha entrado 'a dedo'. A pesar de estar en prisión, Iñaki Urdangarin tiene los suficientes contactos para conseguir lo mejor para sus hijos. Antonio Carlos Ortega, entrenador del primer equipo del propio Hannover, es la persona con la que habría contactado para conseguir una plaza para su hijo. Todo parece indicar que fue el mismo entrenador el que aconsejó a Pablo Nicolás, ya que coincidió con Iñaki Urdangarin en la Selección y en el Barcelona entre 1994 y el año 2000. Por otro lado, tal es la amistad que les une -o al menos les unía- que acudió a la boda con la Infanta Cristina.

No está preparado

Además, parece que las condiciones físicas de Pablo Urdangarin no son las adecuadas, puesta que le falta músculo, y todo apunta a que no será una promesa del balonmano. Mientras tanto, para el joven está siendo todo un reto, está intentando integrarse y aprender el idioma, una dificultad añadida porque él había estudiado en Ginebra, Suiza, y no en Alemania.

Te puede interesar