Las 20 frases más divertidas e incómodas del Duque de Edimburgo que pasarán a la historia

HOMBRE ÚNICO

Las 20 frases más divertidas e incómodas del Duque de Edimburgo que pasarán a la historia

El Príncipe Felipe tiene merecida fama de deslenguado y metepatas. En más de una ocasión ha querido ser tan mordaz que ha quedado en ridículo, otras ha resultado gracioso.

Las 20 frases más divertidas e incómodas del Duque de Edimburgo que pasarán a la historia

2 "Vamos a entrar en números rojos el año que viene, probablemente tendré que renunciar a polo". En 1981 la crisis económica de Reino Unido afectó a todo el mundo. Está claro que a unos más que a otros, aunque el Príncipe Felipe parecía sentirse muy perjudicado.

3 Por si fuera poco ironizar con la crisis económica, el Duque de Edimburgo se atrevió a criticar a los parados: "Todo el mundo estaba diciendo que debemos tener más tiempo libre. Ahora se quejan de que están en el paro".

El Duque de EdimburgoEl Duque de Edimburgo

4 "Parece que vaya usted en pijama para irse a dormir", espetó Felipe de Edimburgo al presidente de Nigeria en 2003. El mandatario llevaba el traje nacional, compuesto por toga y chilaba.

5 En una visita a Gales, al Duque de Edimburgo no se le ocurrió otra cosa que señalar a unos niños sordos que estaban junto a una banda caribeña: "Si habéis estado cerca de esta música, no hay duda de por qué os habéis quedado sordos".

6 "¿Has logrado que no te comieran?", le soltó en una audiencia a un británico que había viajado Papua Nueva Guinea.

7 En 2002, iba a estar presente para escuchar cantar a Madonna 'Die another day'. Lejos de estar contento, comentó: "¿Vamos a necesitar tapones en las orejas?".

El Duque de Edimburgo pescandoEl Duque de Edimburgo pescando

8 En 1995, le dijo a un profesor de autoescuela en Escocia cuál era su secreto para mantener a los alumnos lejos del alcohol: "¿Cómo haces para mantener a los alumnos sobrios el tiempo suficiente para que aprueben el examen?"

9 En febrero de 2013, el consorte visitó el Hospital Universitario Dunstable en Luton, al norte de Londres. Al saludar a una enfemera filipina no se le ocurrió otra cosa que decir: "Filipinas debe de estar medio vacío porque estáis todos aquí trabajando".

10 Durante un viaje a Kenia en 1984, una mujer le entregó una estatuilla. Su Alteza Real no debía tener claro ante la persona que se encontraba, así que tuvo la desfachatez de preguntarle: "Eres una mujer ¿no?".

11 No es una frase en sí, pero merece la pena entrar en esta lista. Cuando tuvo a tiro a la actriz Cate Blanchett en 2008 le pidió si podía arreglarle el DVD. Le hizo tamaña pregunta al saber que "trabajaba en la industria del cine".

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo con sus cuatro hijosLa Reina Isabel y el Duque de Edimburgo con sus cuatro hijos

12 También ha dejado frases para la historia hablando de sí mismo. Al griego nunca se le dio título de rey consorte, y para ser príncipe consorte y primer caballero del reino tuvo que esperar a 1957, cuando la Reina Isabel llevaba 5 años reinando. Cansado de estar en un segundo plano y de que sus hijos no llevaran su apellido Mountbatten, espetó: "No soy más que una maldita ameba, soy el único hombre en este país que no puede dar sus apellidos a sus hijos".

13 En 1994 se encontraba en las islas Caimán, y no se le ocurrió decirle a un nativo: "¿No descienden la mayoría de ustedes de piratas?".

14 "No creo que una prostituta tenga más moral que una ama de casa; por hacer, hacen lo mismo", soltó en 1988 sin pensar en las consecuencias de sus palabras.

15 Pese a que el mestizaje es habitual en Reino Unido, el Príncipe Felipe no parece darse cuenta. Así, en una fiesta que había dado la oficina de la Commonwealth en Londres, se dirigió a un invitado negro y le dijo: "¿De qué exótico lugar del mundo es usted?". El sorprendido caballero, que era Lord Taylor de Warwick, le respondió: "Soy de Birmingham" (Inglaterra).

El Duque de Edimburgo bebiendo de un cocoEl Duque de Edimburgo bebiendo de un coco
16 Con mala baba, visitando un transbordador espacial en un encuentro con niños, uno le comentó que quería ser astronauta: "Bueno, nunca viajarás en él, estás demasiado gordo para ser un astronauta". Y así rompió los sueños de una pobre criatura.

17 En 1965 visitó una exposición de arte etíope que no debió satisfacerle, ya que al salir soltó: "Esto parece el tipo de cosa que mi hijo trae de la clase de manualidades".

18 El Duque de Edimburgo no distingue entre plebeyos, royals o mandatarios. Se encontraba en una recepción en el Palacio de Holyroodhouse de Edimburgo para agasajar al Papa Benedicto XVI cuando vio que el líder escocés del Partido Laborista, Iain Gray, llevaba una corbata de cuadros escoceses. Al marido de la Reina de Inglaterra no se le ocurrió otra cosa que preguntarla a la política tory escocesa Annabel Goldie: "¿Tú también llevas bragas hechas de eso?". Ella contestó como pudo: "No puedo hacer comentarios. Y si las llevara, no podría enseñarlas de ninguna manera".

La Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en la Gran Muralla ChinaLa Reina Isabel y el Duque de Edimburgo en la Gran Muralla China

19 Durante una visita oficial a China en 1986, se reunió con un grupo de británicos que estudiaban en el gigante asiático. Ni corto ni perezoso les soltó: "Si seguís aquí mucho tiempo, se os van a quedar los ojos rasgados". A los estudiantes les hizo gracia, a los chinos, ni pizca.

20 En un encuentro con mutilados de guerra el 11 de noviembre de 2013 (el 11 de noviembre es el Día del Recuerdo), el Príncipe Felipe charló con Cayle Royce, un soldado que perdió las piernas en la guerra de Afganistán. Sin pensárselo dos veces le dijo que en vez de las piernas ortopédicas que llevaba: "¿Por qué no te pones unas ruedas?". Afortunadamente el veterano se lo tomó bien, ya sabe a qué se atenía con un señor que será genio y figura hasta la sepultura.

Te puede interesar