Visita de Estado a Cuba: El discurso sobre derechos humanos y democracia del Rey Felipe y la discreción de la Reina Letizia

SEGUNDA JORNADA

Visita de Estado a Cuba: El discurso sobre derechos humanos y democracia del Rey Felipe y la discreción de la Reina Letizia

Los Reyes han tenido una segunda jornada llena de actos marcada por la cena en la que Felipe VI habló sobre derechos humanos y democracia.

Visita de Estado a Cuba: El discurso sobre derechos humanos y democracia del Rey Felipe y la discreción de la Reina Letizia

Sin lugar a dudas, el momento más importante llegó con el discurso del Rey, unas palabras cuyo contenido era desconocido por el Presidente de Cuba. Felipe VI habló de derechos humanos y de Democracia: "Los cambios en un país no pueden ser impuestos, tienen que nacer de dinámicas internas, pero, de la misma manera que no puede tener éxito un cambio que no emane del interior de las fuerzas sociales y políticas de un país, es igualmente cierto que el cambio no traerá consenso y bienestar si no representa la voluntad ciudadana.

Es necesaria la existencia de instituciones que representen a toda la realidad diversa y plural que existe de los ciudadanos, y que estos puedan expresar por sí mismos sus preferencias y encontrar, en esas instituciones, el adecuado respeto a la integralidad de sus derechos incluyendo, entre ellos, la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o de reunión".

El Rey Felipe dando un discurso en la cena en honor al Presidente de Cuba en su Visita de Estado a CubaEl Rey Felipe dando un discurso en la cena en honor al Presidente de Cuba en su Visita de Estado a Cuba

"En ese proceso de cambio en el que está inmersa Cuba, nosotros, queremos acompañarles. España supo dotarse, en 1978, de una Constitución basada en el pacto, la negociación, e inspirada en el consenso y la reconciliación. Y al amparo de ese marco constitucional, refrendado por el pueblo español en el ejercicio de su soberanía, los españoles hemos vivido nuestros mejores años como un país plenamente democrático. De esa Constitución y de nuestra propia historia, los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas, y los intereses de nuestros ciudadanos. Y que la fortaleza que la democracia otorga a sus instituciones es la que permite el progreso y el bienestar de los pueblos y hacer frente a los riesgos y desafíos que inevitablemente surgirán en el camino."

Sin lugar a dudas, el momento más importante llegó con el discurso del Rey, unas palabras cuyo contenido era desconocido por el Presidente de Cuba. Felipe VI habló de derechos humanos y de Democracia: "Los cambios en un país no pueden ser impuestos, tienen que nacer de dinámicas internas, pero, de la misma manera que no puede tener éxito un cambio que no emane del interior de las fuerzas sociales y políticas de un país, es igualmente cierto que el cambio no traerá consenso y bienestar si no representa la voluntad ciudadana.

Es necesaria la existencia de instituciones que representen a toda la realidad diversa y plural que existe de los ciudadanos, y que estos puedan expresar por sí mismos sus preferencias y encontrar, en esas instituciones, el adecuado respeto a la integralidad de sus derechos incluyendo, entre ellos, la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o de reunión".

El Rey Felipe dando un discurso en la cena en honor al Presidente de Cuba en su Visita de Estado a CubaEl Rey Felipe dando un discurso en la cena en honor al Presidente de Cuba en su Visita de Estado a Cuba

"En ese proceso de cambio en el que está inmersa Cuba, nosotros, queremos acompañarles. España supo dotarse, en 1978, de una Constitución basada en el pacto, la negociación, e inspirada en el consenso y la reconciliación. Y al amparo de ese marco constitucional, refrendado por el pueblo español en el ejercicio de su soberanía, los españoles hemos vivido nuestros mejores años como un país plenamente democrático. De esa Constitución y de nuestra propia historia, los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas, y los intereses de nuestros ciudadanos. Y que la fortaleza que la democracia otorga a sus instituciones es la que permite el progreso y el bienestar de los pueblos y hacer frente a los riesgos y desafíos que inevitablemente surgirán en el camino."

Te puede interesar