Cómo se gestó la abdicación del Rey Juan Carlos

LABORIOSO PROCESO

Cómo se gestó la abdicación del Rey Juan Carlos

Conoce los motivos y cómo se llevó a cabo la cesión de la Jefetura del Estado del Rey al Príncipe Felipe.

El Rey Juan Carlos firmando su abdicación como Jefe del EstadoEl Rey Juan Carlos firmando su abdicación como Jefe del Estado

La abdicación del Rey Juan Carlos en favor de su hijo, el Príncipe Felipe, sorprendía a todos los españoles a principios de esta semana. Desde aquel momento, la Red se ha llenado de un montón de especulaciones sobre los diferentes motivos que han podido llevar al monarca a ceder antes de tiempo la Jefatura del Estado al príncipe heredero. Pero también se ha hablado mucho sobre cómo se gestó todo el proceso en la sombra hasta que se hizo de dominio público.

Victoria Prego en LOC del Mundo ha tenido acceso a algunas fuentes que ayudan a hacerse una idea sobre este complicado y premeditado proceso. Según la periodista, aunque el Rey había manifestado en reiteradas ocasiones que no tenía pensado retirarse, en realidad, había "manejado muchas veces antes de ahora la posibilidad de abdicar". Los problemas de salud y el desgaste físico también han sido detonantes de la abdicación, pues sufrió mucho dolor antes de la última operación.

En otoño del año pasado el monarca comienza a barajar la posibilidad de pasar el testigo, pero la situación política y social le hace dudar. Una fuerte crisis económica azota al país y el proceso soberanista va cogiendo cada vez más fuerza en Cataluña, por lo que piensa que es mejor dejar pasar el tiempo a ver si se solucionan estos problemas. Sin embargo, a partir de enero, el Rey Juan Carlos decide firmemente que se empiece a estudiar cómo se debe llevar a cabo el traspaso de poderes.

El Rey Juan Carlos entregando a Mariano Rajoy su abdicaciónEl Rey Juan Carlos entregando a Mariano Rajoy su abdicación

Estas fuentes aseguran que ni el caso Nóos ni su desastrosa actuación a la hora de leer el discurso del Día de la Pascua Militar han influido en su decisión. Lo que sí ha sido decisivo es que el Príncipe Felipe es el miembro mejor valorado de la Casa Real, por lo que la sucesión ayudaría a mejorar la imagen que se tiene de la monarquía española.

"Créeme, dijo, ha llegado el momento de dar un impulso, porque lo que hagamos nosotros va a contribuir a la renovación de España en muchos aspectos. Si se renueva la cúpula, se renovarán otras cosas después. Si nosotros damos un escopetazo... ayudaremos al país. Lo difícil es encontrar el momento porque, si se te pasa el arroz, no habrá servido para nada", dice una persona cercana a Juan Carlos.

A partir de este momento, Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real, comienza a trabajar en cómo se debe llevar a cabo la abdicación. Ante los escasos precedentes y las diferencias significativas con la actualidad, Spottorno parte de cero y elabora un documento en el que analiza todos los aspectos concernientes al rey tras la abdicación. Todo ello bajo el mayor secretismo, sin poder consultarlo con algún experto por el temor de que se produjera alguna filtración. En febrero, los antiguos Jefes de la Casa del Rey y el Príncipe Felipe revisan el texto y le dan el visto bueno.

El Rey Juan Carlos agradece los aplausos en la Corrida de la Beneficencia 2014El Rey Juan Carlos agradece los aplausos en la Corrida de la Beneficencia 2014

Cuadrando agendas

Mariano Rajoy se entera de la sorprendente decisión el día del funeral en memoria de Adolfo Suárez y decide que Soraya Sáenz de Santamaría ayude en el trabajo que realizaban las personas cercanas al monarca. Poco después, el rey habla con el líder de la oposición, quien decide apoyar al Rey y cumplir con el pacto constitucional que establece que España es una monarquía parlamentaria. Por último, la fecha del anuncio público se escogió teniendo en cuenta las agendas de todos los miembros de la Familia Real, para que tanto la Reina Sofía, el Príncipe Felipe y la Princesa Letizia estuvieran en España.

Te puede interesar