El primer photocall de Kiko Matamoros y Cristina Pujol: amor, dardos a Makoke y a Diego Matamoros

ENAMORADOS

El primer photocall de Kiko Matamoros y Cristina Pujol: amor, dardos a Makoke y a Diego Matamoros

La pareja ha realizado su primera aparición pública conjunta para hablar de boda, de hijos y de Makoke.

El primer photocall de Kiko Matamoros y Cristina Pujol: amor, dardos a Makoke y a Diego Matamoros

Hace ya mucho tiempo que Kiko Matamoros aprendió lo rentable que era sacar partido a su vida privada. Si otros iban a hablar y a lucrarse, él lo haría también y con más motivo. Así, después de varios platós y una exclusiva tocó un esperado photocall con gran afluencia de medios con ganas de satisfacer su curiosidad sobre esta pareja.

Kiko Matamoros y Cristina Pujol, muy acaramelados en su primer photocallKiko Matamoros y Cristina Pujol, muy acaramelados en su primer photocall

El colaborador televisivo y su pareja aparecieron en un conocido bingo madrileño muy enamorados. Ambos posaron muy acaramelados y entre besos y gestos de complicidad dejaron claro que lo suyo va en serio. Claro, al ver la estampa y después de contar que se querían casar el 21 de junio, las preguntas empezaron por la boda.

Matamoros comentó que como con Makoke estuvo casi 20 años de noviazgo y tras casarse no duraron nada, ahora quiere darse el 'sí, quiero' pronto para que le dure el matrimonio. Por otro lado, en referencias a las palabras de su exmujer sobre que "los hombres como Kiko no cambian. Se lo regalo a Cristina", Matamoros respondió tajante: "No es nadie para regalarme a nadie porque no soy suyo", una buena contestación ante esa tóxica visión de ver a la pareja como una propiedad.

Kiko Matamoros y Cristina Pujol en su primer photocall como parejaKiko Matamoros y Cristina Pujol en su primer photocall como pareja

Y Makoke siguió siendo el eje de la conversación. Al recordarle que la exmodelo había comentado que no se creía que Matamoros estuviera enamorado, señaló que le parece respetable su opinión, pero que a la que le tiene que importar es a Cristina, su pareja. Fue precisamente ella más beligerante y no dudó en decir lo que pensaba: "Pienso que Makoke está despechada y dice muchas tonterías. Tiene que asumir que su expareja está con otra persona", señalando también que no se aventura a afirmar si Makoke seguirá enamorada de Kiko Matamoros o no.

"Ni soy desleal por naturaleza y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Me queda cariño por ella, espero que no me obligue a perderlo. No se puede perder el respeto y menos públicamente", manifestó el colaborador, que le deseó lo mejor a su ex con Tony Spina si es que esta con él: "Lo de Tony Spina no lo sé, unos me dicen que sí, otros que no, me da igual. Yo quiero que sea feliz y que esté bien y si está bien con él, estupendo".

Nada de niños... por el momento

A la hora de hablar de su anunciada boda con Cristina Pujol, ha dicho que espera que sea la mujer de su vida y que lo que quiere es formalizar su relación y hacer una fiesta para los amigos. También ha desmentido que estén buscado ser padres por ahora: "Si tiene que venir el niño, vendrá. Hay las mismas posibilidades de que lo tenga que de que me toque la Lotería, pero de momento no tengo billete. Para mí un hijo es algo serio y hay que tenerlo de forma responsable. No hemos tomado la decisión de tener hijos. No lo descarto, pero de momento no", palabras suscritas también por ella.

Kiko Matamoros y Cristina Pujol dándose un besoKiko Matamoros y Cristina Pujol dándose un beso

"Mis hijas no me han felicitado. Laura se ha cabreado con razón, me dice que es eso de que lo diga en la tele y no se lo haya dicho a ella antes... He estado con ella, hemos comido, con Laura estoy estupendamente. Lo mío con Diego no se va a arreglar nunca, somos mayorcitos para saber lo que hemos hecho cada uno. No tengo capacidad para perdonar determinadas cosas", comentó Matamoros.

Hablando de hijos, salió el de Pujol, con el que no se habla: "Con mi hijo no tengo relación. No quiero ni hablar del tema. Estoy sorprendida con la actitud que ha tomado". Matamoros quiso ser cauto, aunque terminó hablando y de paso mandando un recado indirecto a su único vástago varón, Diego: "Yo ahí no tengo que entrar, son cosas personales. Yo quiero que Cristina sea feliz. Muchas veces los agravios de los hijos se perdonan, pero depende de la colección de agravios. Un hijo no es darle a nadie una patente de coros, ese respeto y ese cariño que la gente exige para un padre, tendría que ser igual para un hijo, o más. Cuando recibes determinado pago es desagradable y es traumático de verdad".

Te puede interesar