Mireia Canalda y Felipe López se casan en una mágica boda ibicenca

¡VIVAN LOS NOVIOS!

Mireia Canalda y Felipe López se casan en una mágica boda ibicenca

La pareja se dio el sí quiero unos días antes en una sala del ayuntamiento de Montgat, en Barcelona.

Mireia Canalda y Felipe López se casan en una mágica boda ibicenca

Mireia Canalda y Felipe López ya son, definitivamente, marido y mujer. La pareja, siete días antes de la ceremonia, se había dado el 'sí quiero' en el ayuntamiento de Montgat, en Barcelona. Sin embargo, allí no hubo anillos ni palabras bonitas, solo documentos y firmas. La boda, "la buena, la de verdad", según ha dicho Canalda, ha tenido lugar el pasado 23 de junio, en Ibiza.

Mireia Canalda y Felipe López durante la boda / Fuente: InstagramMireia Canalda y Felipe López durante la boda / Fuente: Instagram

La celebración fue mágica, y es que ni el lugar ni la fecha fueron escogidos al azar. Se han casado en una explanada frente a Cala Bassa, sitio desde el cual se puede contemplar una de las mejores y más espectaculares puestas de sol de la isla. En cuanto a la fecha, el 23 de junio, además de ser la noche más corta del año, es la noche de San Juan, ese momento mágico en el que se encienden hogueras para quemar todo lo malo y empezar una vida nueva, lo cual es muy simbólico para los recién casados.

Una fusión de los estilos que más gustan a la pareja

En la boda se mezcló México, la Andalucía más profunda y la Ibiza hippie, una fusión de los estilos favoritos de Mireia Canalda y Felipe López. La ceremonia fue sencilla y muy emotiva y tuvo lugar a última hora de la tarde para coincidir con el sol casi a punto de esconderse por el horizonte. Entre los invitados, dos buenas amigas de Canalda, Elsa Anka y Lara Dibildos, la cual fue novia de Felipe López. Nadie quiso perderse el enlace, ni si quiera Max, el perro de la pareja.

Los recién casados junto a sus hijos, Inés y Nuno / Fuente: InstagramLos recién casados junto a sus hijos, Inés y Nuno / Fuente: Instagram

En un homenaje a Ibiza, el novio apareció en la boda montado en un Mehari verde, un coche de lo más simbólico. En este fue también en el que se marchó toda la familia, tanto los recién casados, como sus hijos Inés y Nuno y su perro Max. La fiesta posterior tuvo lugar en el Cala Bassa Beach Club, no muy lejos de donde se celebró la ceremonia. Mireia se cambió entonces el vestido por uno de flecos, inspirado en un mantón de Manila. Los recién casados brindaron por su nueva vida con un exclusivo champán que llevaba en su interior virutas de oro de 24 kilates. Ahora sí que se se ha cumplido el sueño de la presentadora, pues como aseguró a la revista ¡Hola!: "Mi sueño es casarme, sé que Felipe es el hombre de mi vida".

Te puede interesar