Kim Kardashian y Kanye West llevarían un año viviendo separados en medio de una fuerte crisis matrimonial

FUERTE CRISIS

Kim Kardashian y Kanye West llevarían un año viviendo separados en medio de una fuerte crisis matrimonial

En plena carrera hacia la Casa Blanca por parte del rapero, la pareja tuvo una bronca que acabó con la empresaria entre lágrimas.

Kim Kardashian y Kanye West llevarían un año viviendo separados en medio de una fuerte crisis matrimonial

Una fuerte crisis de pareja de una de las integrantes del clan Kardashian-Jenner hace que, de nuevo, se tambaleen por completo los cimientos de la familia. El anuncio de Kanye West postulándose a Presidente de los Estados Unidos para las próximas elecciones de 2020 ha sacado a la luz un distanciamiento de su mujer, Kim Kardashian, dando lugar a un sinfín de especulaciones.

Tal y como ha informado una fuente cercana a la familia al medio UsWeekly, el rapero lleva viviendo en el rancho que tienen en Wyoming "desde hace un año" porque es lo mejor "para su creatividad" y solo vería a su esposa y a sus cuatro hijos (North, Saint, Chicago y Psalm) "cada cinco semanas" ya que ellos siguiendo viviendo en Los Ángeles, donde los pequeños van al colegio y cerca del resto de la familia.

"Kim se siente atrapada y no sabe qué hacer"

Otra fuente dijo a People que la empresaria reconoce que "necesitan estar separados" ya que "sabe que no es saludable para ellos estar juntos y que, honestamente, tampoco lo es para los niños". Una tercera fuente aseguró a People que "Kim se siente atrapada" ya que "ama a Kanye y piensa que es el amor de su vida" pero que "no sabe qué hacer".

Y es que las cosas se han puesto realmente feas para el matrimonio con el inicio de campaña de Kanye West para postularse a la Casa Blanca en la que llegó a reconocer públicamente que cuando Kim Kardashian se quedó embarazada de North, su primera hija, ambos se habían planteado abortar. Una información hasta ahora totalmente desconocida a pesar del gran perfil público que tiene su vida personal a través del reality familia 'Keeping Up With The Kardashians'.

Esto precisamente podría ser también otro de los problemas en la pareja. Tanto la empresaria como el resto de su familia saltó a la fama gracias a este programa de televisión, pero Kanye West siempre se mantuvo al margen de las grabaciones. O al menos así era hasta que finalmente se unió al elenco como un personaje más en la temporada 16. Pero los constantes problemas del rapero con su bipolaridad hicieron que apareciera y desapareciera mientras que su esposa mostraba públicamente el sufrimiento que esta enfermedad causa en la familia y, especialmente, en ella.

Durante una de las crisis, el propio West empezó a tuitear algunas cosas como que su familia "debe vivir a su lado" y que él "no depende ya E! o NBC", cadena que precisamente emite el reality familiar que este mismo mes de julio de 2020 retomaba las grabaciones tras el confinamiento por el coronavirus. Acto seguido, el propio rapero volvía a escribir un tuit pidiendo disculpas públicamente a su esposa "por hacer público algo que debería de ser privado", no cubriéndola "como ella me cubre a mí". También la popia Kim Kardashian publicaba en su Instagram una pequeña carta en la que explicaba lo complicado que era lidiar con una persona con un trastorno bipolar pero que amaba y respetaba a su marido. "Sus palabras a veces no se corresponden con sus intenciones", y que entendía que "Kanye está expuesto a las críticas por ser un personaje público y que sus acciones puede generar a veces fuertes opiniones y emociones" pero que ella, que lo conoce realmente, sabe que es "una persona brillante pero complicada".

Justin Bieber, mediador en el matrimonio

Y aunque todavía no se ha hablado públicamente sobre si la relación entre la pareja se encuentra tan mal como apuntan muchos medios, bien es cierto que unas imágenes publicadas recientemente parecen ser la evidencia necesaria. Tras una visita de Justin Bieber a Kanye West en el rancho en el que ahora vive, el rapero accedió a tener una reunión con su esposa ya que llevaba un tiempo desconectado de todo el mundo. Fue entonces cuando Kim Kardashian viajó hasta allí para hacerle una petición a su marido: que abandone la idea de ser Presidente de los Estados Unidos. No se sabe todavía si consiguió o no su cometido pero unas imágenes de la empresaria siendo un mar de lágrimas mientras habla con su marido han hecho que la idea de un divorcio sea cada vez mayor.

Te puede interesar