La crisis en Argentina salva el negocio de Antonella Roccuzzo y Sofia Balbi

POR LOS PELOS

La crisis en Argentina salva el negocio de Antonella Roccuzzo y Sofia Balbi

La pareja de los jugadores del Barça Leo Messi y Luis Suárez iniciaron su camino en el mundo de los negocios en mayo de 2017.

La crisis en Argentina salva el negocio de Antonella Roccuzzo y Sofia Balbi

Antonella Roccuzzo y Sofía Balbi abrieron su primer negocio en mayo de 2017 en Barcelona. La pareja de los futbolistas, Messi y Suárez, abrieron la primera tienda europea de la marca argentina Sarkany, especializada en moda y calzado. Inauguraron la tienda con un evento en el que también contó con la presencia del diseñador y emperador de la firma, Ricky Sarkany.

Leo Messi, Antonella Roccuzzo, Luis Suárez y Sofía Balbi en la inauguración de su tiendaLeo Messi, Antonella Roccuzzo, Luis Suárez y Sofía Balbi en la inauguración de su tienda

El problema llegó a sus vidas apenas dos meses después de abrir la tienda. Aunque tuvieron un comienzo más que prometedor, dos episodios complicaron la supervivencia del negocio: los atentados de Barcelona y Cambrils, y el proceso independentista. "El arranque fue muy difícil para nosotros, porque sufrimos las consecuencias de estas dos situaciones", ha admitido a ABC el empresario argentino Sarkany.

Pero el 2018 ha traído mejor suerte para Roccuzzo y Balbi, ya que la fuerte crisis que se está viviendo en Argentina ha provocado que se derrumbe el peso argentino, por lo que se están abaratando los costes de producción. Esto está permitiendo que no solo se obtenga una mayor ganancia, sino también se ha conseguido bajar los precios de ciertos productos para incrementar las ventas en la ciudad catalana. "En Argentina en este tiempo cambiaron las condiciones económicas y la devaluación nos ha dado un escenario de negocio diferente", aseguró el diseñador.

Un gran cambio en el negocio

En la tienda que gestionan Antonella Roccuzzo y Sofia Balbi en Barcelona se han incrementado las ventas en más de un 100%. "El calzado que vendemos era caro para nuestro comprador español, ya que su valor linda los 250 euros y la marca no era tan conocida en este mercado", ha afirmado Sarkany. Además, la colaboración con influencers en las redes sociales también ha ayudado a dar un giro total al rumbo de la tienda en Cataluña.

Te puede interesar