Unas chanclas personalizadas y mucho secretismo: Así ha sido la íntima boda de Elena Tablada y Javier Ungría

POCOS DETALLES

Unas chanclas personalizadas y mucho secretismo: Así ha sido la íntima boda de Elena Tablada y Javier Ungría

La diseñadora y el empresario han tenido un detalle muy original con sus invitados en forma de cómodas chanclas.

Unas chanclas personalizadas y mucho secretismo: Así ha sido la íntima boda de Elena Tablada y Javier Ungría

Elena Tablada y Javier Ungría ya están 'requetecasados', porque después de haberse casado en agosto en Miami por lo civil, han vuelto a hacerlo en La Habana, Cuba, pero esta vez por la iglesia. La pareja se ha trasladado hasta el precioso país, y con ellos han estado algunos buenos amigos que no han querido perderse este momento tan especial para ellos.

Las chanclas con una ilustración de los novios/ Foto: InstagramLas chanclas con una ilustración de los novios/ Foto: Instagram
Esta boda ha estado marcada por grandes ausencias, en concreto las de sus amigas Eva González, María José Suárez y Raquel Rodríguez, aunque ha estado acompañada de otras muchas amistades, como Cristo Báñez o Madame de Rosa, que no quisieron perderse una ceremonia tan emotiva. Poco a poco, aunque no haya fotos del enlace, poco a poco se van descubriendo más detalles de la ceremonia y de los detalles que tuvieron con los invitados.

La noche anterior a la boda hicieron una gran fiesta donde hubo bailes, cócteles y estuvieron rodeados de sus mejores amigos. El lugar donde celebraron el banquete tuvo lugar en el restaurante La Divina Pastora de la capital cubana donde se reunieron cerca de 200 invitados. Anteriormente había tenido lugar el enlace en la iglesia de San Juan de Letrán del barrio de El Vedado, el convento de los padres dominicos, donde se casaron los abuelos maternos de la novia.

Pocos detalles

Lejos de las imágenes del banquete, la ceremonia o la mismísima novia, se sabe que el regalo que hicieron a los invitados fueron unas chanclas para que estuviesen mucho más cómodos, pero no tenían un diseño cualquiera, sino que eran especiales para el momento con una ilustración plasmada de los rostros de los dos.

Te puede interesar