Una embarazadísima Carla Bruni pasea por las calles de París

Carla Bruni y Nicolas Sarkozy, un amor presidencial