Nicolas Sarkozy recibe un roble de regalo para su hija

Carla Bruni y Nicolas Sarkozy, un amor presidencial