Carmen Borrego y Kiko Hernández haciéndo un selfie

Kiko Hernández, el colaborador más temible