La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, felices y unidos en un partido de balonmano en Suiza

PAREJA SÓLIDA

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, felices y unidos en un partido de balonmano en Suiza

La pareja, fuerte como una roca, se ha dejado ver a pocas semanas de la vista en la que se podría decidir la entrada en prisión de Iñaki Urdangarin.

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, felices y unidos en un partido de balonmano en Suiza

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin afrontan las semanas más tensas de su vida. El 21 de marzo, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo celebrará una vista pública en la que la Fiscalía y la defensa del exjugador de balonmano presentarán sus respectivos argumentos. Es por eso que la entrada en prisión del cuñado del Rey puede ser inminente si el Supremo falla en contra de la absolución, que es lo que solicita su defensa.

Mientras llega el momento, la pareja afronta su día a día con entereza y más unida que nunca. Ambos siguen teniendo el convencimiento de que son inocentes, y aunque Cristina de Borbón fue absuelta, el que fuera Duque de Palma ha sido condenado, por lo que se sienten injustamente tratados. Pase lo que pase están unidos, y así lo han vuelto a demostrar.

Apariciones infrecuentes

No es habitual que se les vea haciendo vida fuera de su casa de Ginebra, donde residen con sus 4 hijos, pero han hecho una excepción para disfrutar del deporte que practicó como profesional Iñaki Urdangarin y gracias al cual se conocieron en Atlanta 96: el balonmano.

Como ha dejado ver El Nou, la pareja acudió al partido que enfrentó al Wacker Thun con el BM Granollers. La Infanta de España y su marido charlaron con Pep Blanchart, gerente del BM Granollers, y posaron para una imagen que sabían que podría viralizarse. No quieren esconderse, y menos en un partido de balonmano, la pasión de Urdangarin.

Mientras, es posible que la imagen haya escocido en La Zarzuela, donde se pide sin éxito a los Urdangarin de Borbón que mantengan un perfil bajo y que se hable de ellos lo menos posible. Cada vez que hay alguna aparición de ambos, suele haber más críticas que alabanzas, y aunque ya no tienen nada que ver con la Casa Real, los fantasmas del pasado no hacen más que daño a una Institución que lucha día tras día por alejarse de los errores del reinado de Juan Carlos I. Ya lo dijo Felipe VI en su discurso de proclamación: "Monarquía renovada para un tiempo nuevo".

Te puede interesar