Los abanicos rojos, los otros protagonistas de los Premios Goya: más mujeres en el cine español

MÁS MUJERES

Los abanicos rojos, los otros protagonistas de los Premios Goya: más mujeres en el cine español

Muchos de los asistentes a la gala llevaron consigo un abanico rojo, iniciativa de la CIMA, como abanderamiento del movimiento feminista.

Los abanicos rojos, los otros protagonistas de los Premios Goya: más mujeres en el cine español

En unos Premios Goya que intentaron, sin mucho éxito, venderse como los del "año de las mujeres", destacó un singular complemento que muchos artistas del panorama nacional no dudaron en compartir. Se trata de los abanicos rojos repartidos por la CIMA, la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales, que quiso destacar la problemática de la desigualdad entre hombres y mujeres en el sector.

Carla Simón en la alfombra roja de los Premios Goya 2018Carla Simón en la alfombra roja de los Premios Goya 2018

Bajo el lema #MASMUJERES, la asociación pretendió denunciar, por ejemplo, que en esta 32 edición de los Goya no existiera ninguna mujer candidata en ocho categorías. La idea era que los 1.800 abanicos rojos se exhibieran antes y durante la ceremonia para llamar la atención sobre otras cuestiones, como los 'looks' elegidos, pero lo cierto es que tardaron en salir.

Aunque algunos actores e incluso líderes políticos, como Pablo Iglesias o Pedro Sánchez, portaron el abanico en la alfombra roja, su presencia se hizo más destacada en la propia ceremonia. Las directoras Isabel Coixet, Carla Simón y Paula Ortiz fueron algunas de las encargadas de reivindicar el feminismo sobre el escenario. "A todas esas mujeres que todavía van al cine, compran entradas y hacen que todos estemos aquí", decía Coixet al recibir su goya al mejor guion adaptado. Por su parte, Simón cerraba su discurso con un "y por supuesto, más mujeres haciendo cine".

Isabel Coixet en la alfombra roja de los Premios Goya 2018Isabel Coixet en la alfombra roja de los Premios Goya 2018

Leticia Dolera fue otra de las más contundentes. "Nosotras somos la otra mitad, la mitad del mundo", afirmó sobre el escenario tras recitar a Lorca. También quiso opinar sobre el hecho de que la gala fuera guionizada y presentada por hombres: "Te ha quedado un campo de nabos feminista precioso", le dijo a Joaquín Reyes.

Otras actrices españolas, como Penélope Cruz, una de las primeras en lucir el abanico, también quisieron aportar su granito de arena y reivindicar la figura de la mujer en el cine, desde el firme "¡Que vivan las mujeres!" de Belén Rueda, hasta la petición de Marta Etura: "Tenemos que trabajar todos los días para que las mujeres lleguen a todos los trabajos. Y tiene que haber más mujeres protagonistas, porque el protagonista de una película es el que cuenta la historia, el que da su mirada".

Pedro Sánchez y Begoña Gómez en la alfombra roja de los Premios Goya 2018Pedro Sánchez y Begoña Gómez en la alfombra roja de los Premios Goya 2018

Palabras desafortunadas

Por su parte, entre los protagonistas masculinos hubo alguno que consideró que no era la noche para reivindicar la igualdad. Arturo Valls fue muy criticado por sus palabras: "Me gustaría que en la gala se hablase más de cine, o por lo menos de los problemas que tiene el cine, no marear con otros temas". Otros, como Antonio de la Torre, se mostraban más cautos. "Es un debate demasiado profundo como para soltar algo rápido en la tele. Pero estamos por la igualdad, por la defensa de las débiles, de las víctimas, pero también hay que observar la presunción de inocencia", señaló el actor.

Te puede interesar