Mikel Erentxun recibe el alta hospitalaria cinco días después de ser operado del corazón

SE RECUPERA EN CASA

Mikel Erentxun recibe el alta hospitalaria cinco días después de ser operado del corazón

El cantante ha vuelto a casa una semana después de ser ingresado por dolores en el pecho que le obligaron a pasar por quirófano. "GRACIAS a todos por vuestro apoyo constante".

Mikel ErentxunMikel Erentxun
Mikel Erentxun ha recibido el alta hospitalaria y ya se recupera en casa de la operación de corazón a la que fue sometido el pasado el pasado miércoles 6 de marzo para solucionar una dolencia cardíaca leve que arrastraba desde hace algunas semanas.

"YA ESTOY EN CASA !!!! Una vez más, GRACIAS a todos por vuestro apoyo constante. Espero nos veamos pronto en algun escenario!", decía el donostiarra en su cuenta personal de Twitter, el mismo medio a través del que ha ido informando de su positiva evolución todos estos días.

Por su parte, la promotora Get-In que representa al músico ha asegurado a través de la agencia EFE que Erentxun se encuentra muy animado y que si su evolución sigue según lo previsto comenzará "a trabajar cuanto antes".

Por el momento tendrá que guardar algo de reposo en su casa de San Sebastián antes de retomar su gira de conciertos que tuvo que suspender para que le implataran un 'stent' en la arteria afectada. Un momento muy delicado que el propio Mikel Erentxun ha relatado con un post en su blog.

Mikel Erentxun explica lo vivido en el hospital

"Estas cosas pasan. Supongo.

Un día, en un salto te encuentras en el borde de la vida, con los pies colgando.

El mundo gira y tu te sientes al otro lado. Sin preguntar ni pedir permiso.

Y ya nada es igual.

El futuro pasa a toda velocidad entre sueños y pesadillas.

Y ahí estoy yo, contando los pasos por el pasillo de la unidad de cardiología, con un camisón blanco y el culo al aire.

83 pasos dan para mucho cuando has estado en la UVI atado a maquinas y sensores.

Una semana ha durado todo.

Una pequeña larga pesadilla.

Ahora viene lo mas difícil: toda una vida por delante .

Me llevo a casa un intruso metalico llamado Stent, un susto de cojones, y el cariño de demasiada gente, dentro y fuera del hospital.

Gracias infinitas".

Te puede interesar