Maribel Verdú, Concha Velasco, Ana Belén y Pastora Vega visitan la capilla ardiente de Amparo Rivelles

ÚLTIMO ADIÓS

Maribel Verdú, Concha Velasco, Ana Belén y Pastora Vega visitan la capilla ardiente de Amparo Rivelles

Amigos y familiares acudieron a la capilla ardiente de la actriz para rendirle un homenaje y darle el último adiós.

Concha Velasco en la capilla ardiente de Amparo RivellesConcha Velasco en la capilla ardiente de Amparo Rivelles

El Teatro Alcázar de Madrid acogió la capilla ardiente de la actriz Amparo Rivelles, fallecida este viernes a los 88 años. De este modo, familiares y amigos, muchos de ellos caras conocidas, acudieron hasta este emblemático escenario para dar el último adiós a la estrella.

Sobre las tablas del teatro se encontraban los restos mortales de Amparo Rivelles, además de un retrato de la artista. Además, para recordar sus años dorados se proyectaban escenas de sus películas y obras de teatro en el recinto.

Maribel Verdú en la capilla ardiente de Amparo RivellesMaribel Verdú en la capilla ardiente de Amparo Rivelles

Hasta allí acudieron la actriz Maribel Verdú y el productor Pedro Larrañaga. El matrimonio saludó a las personas que acudieron a despedir a Rivelles, tía paterna de Pedro por ser la hermana mayor del fallecido Carlos Larrañaga.

Otros de los presentes fueron estrellas veteranas como Nuria Espert, Asunción Balaguer, Pilar Bardem, Julia Gutiérrez Caba y Concha Velasco, muy emocionada por la pérdida de su amiga Amparo. Tampoco faltó María Luisa Merlo, excuñada de Amparo Rivelles, a la que quería mucho.

Ana Belén y Pastora Vega en la capilla ardiente de Amparo RivellesAna Belén y Pastora Vega en la capilla ardiente de Amparo Rivelles

Otros de los actores que se despidieron de la actriz en el Teatro Alcázar fueron Pastora Vega, Ana Belén, Carmen Conesa, Silvia Marsó, María Casal y Carlos Hipólito. Destacó también la presencia del ministro de Cultura, José Ignacio Wert, de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y de la periodista y aristócrata Natalia Figueroa.

La intensa vida de Amparo Rivelles

Amparo Rivelles nació en Madrid el 11 de febrero de 1925 en el seno de una familia de artistas. Hija de los actores Rafael Rivelles y María Fernanda Ladrón de Guevara, comenzó a trabajar en el mundo de la actuación desde muy joven. Al principio de los años 40, firmó un contrato en exclusiva con Cifesa, potente productora de los años de posguerra que le proporcionaría muchos de sus grandes éxitos como 'Alma de Dios', 'Eloísa está debajo de un almendro' 'El clavo' o 'Alba de América'.

Nuria Espert arropa a Amparo Rivelles en su homenaje en el CervantesNuria Espert arropa a Amparo Rivelles en su homenaje en el Cervantes

Vivió un exilio voluntario en México entre 1957 y 1979, donde participó en muchas telenovelas ('Pensión de mujeres', 'La Leona' o 'Anita de Montemar') y películas en el país azteca.

A su regreso a España intentó potenciar su presencia sobre las tablas, pero sus contadas incursiones en el Séptimo Arte le proporcionaron grandes elogios por parte de la crítica. Fue la ganadora del Goya a la Mejor Actriz en la primera edición de estos premios, por su papel en la película de José Luis García Sánchez 'Hay que deshacer la casa'. Dos años más tarde obtendría una nominación como mejor actriz de reparto por su papel de Isabel de Farnesio en 'Esquilache', de Josefina Molina.

Amparo Rivelles en su homenaje en el Instituto CervantesAmparo Rivelles en su homenaje en el Instituto Cervantes

En teatro tuvo una actividad muy intensa, hasta su retiro en 2006, interviniendo en obras de reputados actores como Jacinto Benavente, Miguel Mihura, Jean Cocteau, Oscar Wilde, David Hare o Enrique Jardiel Poncela. El Premio Nacional de Teatro le fue concedido en 1996.

En televisión participó en las exitosas adaptaciones en formato de miniserie de 'Los gozos y las sombras' y 'La Regenta'. Gran amiga de Lina Morgan, también trabajó a finales de los noventa en la fallida serie para Televisión Española 'Una de dos'.

Te puede interesar