Kiko Matamoros sobre su relación con su hija Anita: "No voy a ser yo quien se ponga de rodillas"

MUY DISTANCIADOS

Kiko Matamoros sobre su relación con su hija Anita: "No voy a ser yo quien se ponga de rodillas"

El colaborador de 'Sálvame' tiene claro que la mala actitud de su hija con Marta López es por la manipulación de Makoke.

Kiko Matamoros sobre su relación con su hija Anita: "No voy a ser yo quien se ponga de rodillas"

Kiko Matamoros están pasando uno de sus peores momentos. Varias infecciones tras una operación vesicular le mantienen ingresado en el hospital a la espera de un alta que nunca llega. Pero más allá de esto, ha salido a la luz la relación inexistente que tiene con su hija Anita Matamoros y los trapos sucios de la familia no dejan de airearse. El colaborador, que ha hablado ya en reiteradas ocasiones desde el hospital, tiene claro que su apoyo lo tiene todo su novia, Marta López Álamo, y la mala actitud de su hija es consecuencia de la influencia de su madre, Makoke.

"¿Quién es mi hija para vetar a Marta o cualquiera?", se pregunta indignado el colaborador durante la entrevista para la revista Lecturas. Matamoros asegura que ha intentado por todas las vías posibles "hacer ver a mi hija que está equivocada" y, pese a que no ha conseguido su cometido, también tiene muy claro que "no le voy a consentir esas gilipolleces".

"¿Quién es mi hija para vetar a Marta o cualquiera?"

Pero el origen de esta actitud parece tener un claro culpable: Makoke. "Ella dejó de ir a la Clínica Bruselas cuando Marta empezó a ir conmigo", confiesa. Una actitud que parece haber copiado de principio a fin la hija que tienen en común. "Que su madre permita y aplauda eso me parece la peor educación que se le puede dar a un hijo, es muy mala educadora", dice el televisivo sin pelos en la lengua. Una actitud que él no comparte y que mucho menos va a permitir: "No quiero criar tiranos, me parece una falta de respeto ir por la vida poniendo condiciones a tus padres". Kiko Matamoros tiene muy claro, le guste a Anita Matamoros su nueva pareja o no, "no me vas a decir dónde voy o no voy a ir", sentencia.

Kiko Matamoros con su novia Marta López y su hija Anita matamoros en el hospitalKiko Matamoros con su novia Marta López y su hija Anita matamoros en el hospital

Además, Kiko Matamoros fue testigo de un tiempo en el que su hija pequeña y su novia se llevaron bien. "Cuando estuve en el hospital el año pasado, Marta y mi hija coincidieron y la relación fue estupenda, cenaron juntas", confiesa: "¡Te juro por mi vida que no ha habido un gesto feo de Marta hacia mi hija! Nada que se pueda entender como un desprecio". Por ese mismo motivo "no sé ni cuando ni por qué empezó el conflicto" pero el punto de inflexión fue cuando el pasado mes de noviembre de 2019 recibió un mensaje de Anita Matamoros diciéndole que dejasen de ir a la peluquería a la que va ella y su madre: "Cómo si ella o la otra se sintieran acosadas".

"No tengo que pedir perdón a nadie"

Desde ese mismo momento, Matamoros fue tajante: "Hablé con ella por WhatsApp y le dije que no iba a permitir una cosa así. ¿Cómo se puede defender que yo tenga que plegarme a esa petición delirante de una niña posiblemente manipulada por su madre?". Un mes más tarde, en diciembre, el colaborador quiso limar asperezas con la pequeña: "Escribí yo por Navidades para felicitarla. Me acerqué haciendo de tripas corazón", asegura. El buen rollo duró hasta que, en junio de 2020, "el día que me intervinieron de la obstrucción por el cálculo biliar", recibió una llamada que volvía a poner sobre la mesa el problema que había solventado meses atrás: "Me llamó Lorena, la peluquera, porque me hija vio salir a Marta de la peluquería y montó en cólera". Ante estas palabras, el televisivo volvió a enfadarse mucho y sintió "una impotencia de cojones" al ver que no era capaz de hacerle entender a su hija lo absurdo de todo esto.

Kiko Matamoros junto a su novia Marta saliendo del hospital tras extirparle la vesículaKiko Matamoros junto a su novia Marta saliendo del hospital tras extirparle la vesícula

Pero Kiko Matamoros tiene claro que, si no consigue hacer entrar en razón a su hija, no va a pasar por el aro de nuevo doblegándose ante una actitud como esa. "No tengo que ceder", asegura: "No voy a ser yo quien se ponga de rodillas". El colaborador tiene claro que "no tengo pedir perdón a nadie". Y no habla solo por sí mismo, sino que tiene claro que su pareja mucho menos tiene que tomar parte de este conflicto y ni platearse pedir perdón a su hija Anita Matamoros.

Te puede interesar