Isabel II, la reina incombustible que conduce, monta a caballo y viaja con casi 90 años

VEJEZ DORADA

Isabel II, la reina incombustible que conduce, monta a caballo y viaja con casi 90 años

La Reina de Inglaterra supera a su tatarabuela Victoria I como la monarca más longeva en la historia de Reino Unido. Además, cumple este hito con 89 años y una salud de hierro que le permiten seguir ejerciendo su labor como Jefa del Estado.

La Reina Isabel en la Copa de la Reina de PoloLa Reina Isabel en la Copa de la Reina de Polo

Cuando se llega a cierta edad, las personas sienten deseos de que llegue el momento de jubilación para dejar su trabajo, poder descansar y dedicarse a otros asuntos lejos del estrés del día a día cuando se tiene una carrera profesional. Luego están los que se encuentran muy bien de salud, sienten demasiado apego a su labor o consideran que deben estar al pie del cañón hasta el final de su vida. En este lugar está la Reina Isabel II, que a sus 89 años es incombustible.

Nacida el 21 de abril de 1926 en Londres, vino al mundo como Princesa de York, y no estaba destinada a reinar. La renuncia al trono británico de su tío el Rey Eduardo VIII en 1936 provocó que su padre fuera coronado Monarca, y ella pasó a ser Princesa de Gales. La temprana muerte de su antecesor, Jorge VI, en febrero de 1952, provocó que se convirtiera en Reina de Inglaterra con 25 años, mostrando desde entonces una fuerza y un vigor que no le han abandonado 63 años después.

Isabel II de Inglaterra en su visita a AustraliaIsabel II de Inglaterra en su visita a Australia

La Monarca hace récord al superar a su tatarabuela, la Reina Victoria, que se mantuvo en el trono durante 63 años, seis meses y dos días, y consigue entrar un poco más en la historia con un largo reinado en el que ha vivido inmurables avatares. Pese a su avanzada edad, 89 años cumplidos en abril, Isabel II no ha tenido nunca intención de abdicar, quizás queriendo jugar a superar a su antepasada, aunque también por la insistencia de la Monarca en permanecer como Jefa del Estado hasta el día de su muerte.

Una Reina longeva, viajera y atrevida

De todos modos, la razón principal por la que Isabel II ha conseguido sumar 63 años y 7 meses es su excelente salud. La genética parece haber jugado un papel fundamental, ya que no hay que olvidar que su progenitora, la Reina Madre, vivió 101 años y se mantuvo en activo en la medida de lo posible. Sin embargo, no todos los Windsor han corrido la misma suerte; su padre murió joven, a lo 56 años, y su hermana, la Princesa Margarita, falleció a los 71 años.

La Reina Isabel conduciendoLa Reina Isabel conduciendo

A sus casi 90 años tiene los achaques propios de la edad, y sus actos oficiales se han adecuado a su edad. La Reina no cumple con compromisos en los que tenga que subir o bajar escaleras para evitar tropiezos como los que ha sufrido, y caídas que podrían ser fatales. Además, no acude a eventos con demasiado ruido ni que sean muy estresantes para una mujer tan anciana como ella.

En el caso de los viajes, los sigue manteniendo, pero nunca fuera de Europa, por lo que sus estancias en América, Asia, África u Oceanía ya son solo un recuerdo. A los destinos nacionales y europeos sigue acudiendo sin problemas, pero con estancias más cortas para que no se fatiguen ni ella ni el Príncipe Felipe, que a sus 94 años también tiene una salud de hierro. Eso sí, todavía se recuerda su viaje oficial a Australia en 2011 con el Duque de Edimburgo, donde contaba ella con 85 años y él con 89, sin lugar a dudas toda una proeza.

La Reina Isabel montando a caballo con sus nietos WessexLa Reina Isabel montando a caballo con sus nietos Wessex | Foto: Daily Mail

No contenta con seguir viajando, manteniendo su agenda, aunque más reducida que en el pasado, y con cumplir al dedillo con las tareas e innumerables obligaciones que implica ser Jefa del Estado, la Reina presume de un vigor físico y una energía que ya quisieran muchos jóvenes. Al borde de ser nonagenaria, Elizabeth Windsor monta a caballo con agilidad y sin miedo a una caída que a su edad podría ser mortal o dejarle muy debilitada. Además de eso, es habitual ver a la Monarca conducir su propio coche, una decisión personal de Isabel II, ya que cuenta con chóferes suficientes para viajar a donde quiera. Eso sí, la Reina solo lleva su vehículo en sus recintos palaciegos. Con todo, la Reina Isabel II no solo hace récord como Monarca de 16 Estados, sino que puede presumir de haber llegado a este momento con gran plenitud.

Te puede interesar